Bella y Genial
Bella y Genial

10 Detalles pequeños que le dan un aspecto sucio y descuidado a nuestras casas

Todas sabemos que la limpieza del hogar es un cuento de nunca acabar: podemos hacerlo diario y, aun así, siempre habrá cosas pendientes. Sin embargo, hay ciertos detalles que podemos cuidar y harán que nuestro hogar luzca más limpio y arreglado, incluso sin necesidad de asearlo todos los días, así que es bueno poner especial atención en ellos.

En Bella y Genial hicimos una lista de esas pequeñas cosas que podemos cambiar y que crearán una sensación de pulcritud y orden que todas deseamos en nuestras viviendas.

1. Dejar que las fracturas del piso estén a la vista

No siempre tenemos tiempo para realizar reparaciones profundas en nuestro hogar. En el caso de los pisos, la falta de mantenimiento puede provocar un efecto de descuido permanente por más que se mantenga limpio dicho espacio. Un truco sencillo para evitar esto es ocultar las grietas bajo un bonito tapete, que además de darle una mayor personalidad a la habitación, previene daños adicionales en la zona afectada.

2. Tener las paredes manchadas, dañadas o agrietadas

Tu pared está descuidada, el papel tapiz se rompió o la pintura se comienza a caer, y cada vez que observas esta parte de la casa, da la impresión de que algo anda mal aunque acabes de limpiar. Para evitar reemplazar toda la superficie, un secreto que además le aportará vida a la habitación es utilizar una planta que oculte el desperfecto. Hay muchas que pueden ser convenientes y de fácil mantenimiento.

3. Tener los espacios poco iluminados

La iluminación natural ha sido parte importante de la arquitectura desde antes de la aparición de la primera bombilla. Sin embargo, en ocasiones tendemos a olvidar que algunos espacios (sobre todo en las ciudades) pueden carecer de este importante beneficio. Por esa razón es importante aprovechar cada espacio de luz al máximo. Trucos simples como un cambio de cortinas por tonos más ligeros o plantas dispuestas en lugares estratégicos pueden marcar una gran diferencia.

4. Dejar manchas de agua y óxido en el lavamanos

Cuando se hace la limpieza del baño, pocas personas se detienen a secar esos pequeños y a veces imperceptibles lugares que, horas después, tienen marcas de agua y jabón que delatan la falta de mantenimiento. La solución para esto es secar bien estas zonas, seleccionar el producto adecuado para las superficies metálicas y otro distinto para mantener el brillo de la porcelana. Esto evitará también que, a la larga, aparezca óxido en las partes metálicas.

5. Dejar las ventanas empañadas o empolvadas

A veces limpiamos las ventanas y los espejos, pero quedan empañados o más sucios si no lo hacemos de la forma correcta. Para evitar esto, hay que procurar dedicarles tiempo adicional a estas superficies. Limpieza en seco, productos adecuados y nunca olvidar limpiar de ambos lados son los secretos para mantener estas zonas relucientes.

6. Tener objetos desordenados en las habitaciones

Si contamos con muchos objetos o decoraciones a la altura del piso, generarán una sensación de ruido y desorden. Lo más recomendable para estos casos es optar por alternativas de exhibición elevada: repisas o muebles que permitan liberar el suelo para mantener la vista siempre al frente. De esta forma es más sencillo el mantenimiento (como quitar el polvo) y se evitarán problemas de acumulación que pueden llegar a ser nocivos para la salud.

7. Olvidar limpiar las manchas diminutas de la estufa

Cuando hacemos una limpieza general, la estufa puede resultar un auténtico problema. Las manchas de comida y la basura son fáciles de retirar, pero el cochambre y el aceite quemado pueden permanecer por mucho tiempo. Para removerlos es necesario utilizar productos especiales, que son más abrasivos, así que te recomendamos usar guantes y leer bien las instrucciones.

8. Descuidar la suciedad de las alfombras

Cuando la tapicería se ensucia, pasar la aspiradora no es suficiente. Porque por más que se mantenga la sala, la carpeta o la alfombra libre de polvo, siempre va a existir esa pequeña zona de un color distinto que pide una limpieza profunda con urgencia. Actualmente, hay métodos y productos bastante accesibles, como la limpieza con agua tibia o el lavado en seco, que te pueden ayudar a liberar ese pendiente.

9. Acumular suciedad en los interruptores y enchufes

Durante este año aprendimos como nunca antes la importancia del mantenimiento de los tomacorrientes e interruptores de nuestro hogar. No obstante, la sensación de suciedad se puede deber al desgaste natural de los materiales. Un truco sencillo es darles una pequeña mano de pintura para hacerlos brillar, pero recuerda que en el caso de los multicontactos, se deben reemplazar a menudo.

10. Mantener los trastes, ya sea limpios o sucios, desordenados

La acumulación de trastes, estén limpios o sucios, le resta mucho valor a la limpieza general. Un truco para que esta parte de la casa brille y se destaque por su orden es guardar los platos tan pronto como estén secos. Pero evita almacenarlos húmedos o limpiarlos con toallas sucias porque podrían acumular bacterias.

¿Cuál es la actividad de limpieza que más detestas? ¿Y la que más disfrutas?

Bella y Genial/Hogar/10 Detalles pequeños que le dan un aspecto sucio y descuidado a nuestras casas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos