Bella y Genial
Bella y Genial

12 Cosas que es mejor evitar guardar en tu dormitorio

Idealmente, nuestra habitación debería ser un espacio que nos haga sentir cómodas, relajadas y listas para el descanso. Pues, cuando llegamos del trabajo lo que buscamos es despejar la mente y dormir. Pero cuando el dormitorio tiene desorganización y recordatorios que pueden preocuparte es posible que afecten tu salud mental, entonces en vez de encontrar paz, te podrías estresar más y más.

En Bella y Genial queremos compartir contigo algunos objetos que podrías guardar en otros lugares más aptos que en tu habitación para no desequilibrar tu energía. No te pierdas el bono del final.

1. Tus fotos familiares

Todos tendemos a conservar fotos familiares en casa, pero es una mala idea dejarlas en el dormitorio, al menos según el feng shui. Esto se debe a que quedarse viendo imágenes de este tipo hasta altas horas de la noche puede causarte una gran ansiedad y un estrés no deseado. Empiezas a pensar en tus responsabilidades con respecto a estas personas y te preocupas por si están bien o no.

Las fotos de familiares fallecidos pueden crear un ambiente triste y negativo que podría mantenerte despierto toda la noche. Para decirlo más claramente, el dormitorio debe ser un lugar dedicado a ti y a tu pareja, y a nadie más.

2. Tu despertador o tu teléfono

La ansiedad por las alarmas es el miedo que experimentan las personas que no confían en que estas funcionen correctamente. También sienten temor de no haber dormido lo suficiente. Todo esto proviene del hecho de que muchos miran su despertador en medio de la noche, pensando en el poco tiempo que les queda para dormir. Esto puede solucionarse simplemente moviendo el teléfono a una habitación diferente que todavía esté lo suficientemente cerca para escuchar la alarma.

También puedes deshacerte de la alarma por completo asegurándote de dormir toda la noche. Así podrás crear un ciclo de sueño en el que comiences a despertarte por tu cuenta. Pero también debes mantener tu teléfono fuera del alcance por prácticamente las mismas razones. No querrás seguir revisando la hora, todos los mensajes y alarmas que aparecen en la pantalla.

3. Tus libros no leídos

Muchas personas consideran a los libros un miembro más de su familia. Algunas incluso son adictas a acumularlos en sus hogares, y es imposible leerlos todos. Si este es tu caso, la colección puede causar desorden . Además, los libros ocupan un montón de espacio en todas partes de tu casa, incluso en el dormitorio.

La solución al problema sería organizar tus libros no leídos en otra estantería. Puedes mantener el que estás leyendo junto a tu cama. De esta manera, no te sentirás estresado por todos los que aún no has leído, pero también tendrás más espacio para moverte, sin mencionar el hecho de que todo el desorden crea una tonelada de polvo que deberás limpiar una y otra vez.

4. Tu escritorio de trabajo

Separar tu trabajo de tu tiempo de relajación es crucial cuando trabajas desde casa. Esto se debe a que tu cerebro puede distraerte fácilmente con responsabilidades cuando solo quieres descansar. La solución fácil sería trasladar tu escritorio fuera de tu dormitorio. Pero, en ocasiones, eso no es posible, por ejemplo, cuando vives en un espacio pequeño o todas las demás habitaciones se utilizan para otros fines.

Si ese es tu caso, definitivamente debes evitar sentarte en la cama para hacer tu trabajo. No solo es malo para tu postura, sino que también puede distraerte y tentarte a dejar de trabajar antes. Puedes también girar el escritorio de manera que no quedes mirando hacia la cama, o incluso usar una cortina para crear una especie de división.

5. Un calentador de espacios o calefactor

Dejar la calefacción encendida toda la noche puede provocar sequedad e irritación en la piel, lo que también puede generar picazón. Las personas con problemas cardíacos y asma deben tener mucho cuidado con estos calentadores, ya que pueden aumentar los niveles de monóxido de carbono en el aire. Esto es especialmente cierto con los de gas, ya que incluso pueden causar asfixia. Lo más seguro es apagar la calefacción cuando vayas a dormir o cuando salgas del cuarto.

Incluso cuando estés en una habitación con la calefacción encendida, debes asegurarte de que no haya nada inflamable cerca. Evita colocar los calefactores sobre pisos alfombrados y opta por una superficie dura. Si comienzas a sentirte mareado o experimentas dolores de cabeza, podría ser una señal de que los niveles de monóxido de carbono han aumentado de forma peligrosa.

6. Golosinas

Si tienes algunas golosinas en tu habitación, es probable que comas más a menudo allí que en la cocina. Este hábito es muy insalubre, ya que todas las migas que quedan en el cuarto invitan a muchos gérmenes y bacterias. Además de esto, es probable que comas en exceso mientras miras algún programa en tu computadora portátil o en la televisión. Tu cerebro está tan distraído por el ambiente relajado que no te indica cuando el estómago está satisfecho.

Comer en la cama también puede interrumpir tu sueño. A tu cerebro se le enseña que la cama es un lugar donde comes y miras televisión. Entonces, cuando llega el momento de dormir, todavía está en modo de funcionamiento completo y no entiende que necesita apagar los motores.

7. Máquinas para realizar ejercicio

Estas máquinas ocupan espacio, por lo que, si no tienes una casa enorme, puede ser complicado almacenarlas. Sin embargo, no debes guardarlas en el dormitorio. Esto no solo causa desorden cuando el equipo ya no se usa, sino que tenerlo al lado de la cama tampoco es lo más higiénico.

Además, estos aparatos pueden causarte sentimientos de culpabilidad si quizá has dejado de lado tu rutina de ejercicios últimamente. Esa culpa puede mantenerte despierto por la noche, privándote de tu precioso sueño.

8. Tu pasaporte y otros documentos confidenciales

Conseguir una caja de seguridad en casa puede parecer una medida extrema para algunos, pero puede ser lo más inteligente. Si los ladrones ingresan, es probable que busquen dinero y joyas en tu habitación, pero también pueden tomar tus papeles confidenciales y venderlos en línea. Hablamos de documentos como tu pasaporte, declaración de impuestos, tarjeta de seguro social o tu certificado de nacimiento.

Asegúrate de que la caja fuerte que compres sea impermeable e ignífuga y que tenga un mecanismo de código de seguridad en lugar de una llave. Puedes colocarla en cualquier lugar que creas que es mejor y más fácil de alcanzar. No querrás tener que correr al sótano o al ático cada vez que necesites tomar tu pasaporte.

9. Tus zapatos

La principal razón por la que la gente se quita los zapatos antes de entrar en casa es la higiene. El calzado contiene muchas bacterias y suciedad, y todo esto puede quedar atrapado en tu hermosa alfombra y mancharla. Sin embargo, muchos no tienen un zapatero fuera de casa, por lo que dejan su calzado justo en la entrada, y a veces hasta en el dormitorio. Lo mejor que puedes hacer es simplemente quitártelo antes de cruzar la puerta y llevarlo a un lugar de almacenamiento establecido.

Evita poner tus zapatos en cualquier lugar cerca de la cama a toda costa. Este es un espacio que debe estar libre de gérmenes y completamente inodoro. Si no puedes acostumbrarte a quitarte el calzado mientras estás en la casa, al menos sigue esta regla para el dormitorio.

Bono

La TV

La mayoría de nosotras tenemos una televisión en nuestra habitación porque es cómodo ver nuestras pelis y series favoritas desde la cama. Sin embargo, es en la noche cuando casi siempre podemos encenderla y relajarnos. Esto podría ser perjudicial porque la luz que la TV emite de noche podría afecta nuestra vista y no permitirnos descansar como deberíamos. Lo mejor sería llevarla a la sala o al lugar donde nos reunimos con los demás en casa y alejar las distracciones del dormitorio.

Lo que queda debajo de tu cama

Si tu cama tiene compartimientos o un buen espacio debajo de ella, es probable que la uses de almacén pero que, con el tiempo, el orden se haya ido y parezca que solo es un tiradero de lo que ya no queremos ver más. Para mantener un ambiente limpio y relajante te recomendamos dejar esa parte de abajo vacía para que no tengas una vista desequilibrada. O en su caso, puedes guardar un mínimo de cosas de forma organizada y visible para que puedas tener armonía y tranquilidad.

Tu ropa

Cuando andamos con las prisas dejamos toda nuestra ropa por doquier, la sucia allá y la de planchar acá; al final, todo se hace un caos y para nada nos sentimos tranquilas en nuestra habitación. Para evitar el desorden y el estrés podemos darnos 5 minutos para guardar la ropa en el closet, sacar el cesto de la ropa sucia y preparar el cambio de mañana y dejarlo listo en una silla o en un lugar de fácil acceso. Así podremos sentirnos más relajadas y preparadas para seguir con nuestro día a día.

Y tú, ¿qué modificaciones harías en tu habitación para sentirte más relajada?

Bella y Genial/Hogar/12 Cosas que es mejor evitar guardar en tu dormitorio
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos