Bella y Genial
Bella y Genial

12 Técnicas de maquillaje que pueden favorecer o arruinar tu rostro

Ahora está muy de moda mirar videos de auto-maquillaje en nuestras redes sociales. A simple vista, parecen fáciles de seguir, pero puede ocurrirnos que al intentar una técnica, no nos quede igual que a la influencer. Es que cada rostro tiene sus líneas y formas únicas y no todos los diseños de maquillaje funcionan igual. Por eso, es importante que nos conozcamos para resaltar lo mejor de nosotras con los cosméticos que tengamos en casa.

1. Es muy importante conocer la forma de nuestro rostro para poder contornearlo de manera favorecedora

Nuestro rostro puede ser ovalado, redondo, cuadrado o triangular, entre otros. Lo que se busca con el contouring es darle proporción a través del juego de luces y sombras. El color oscuro reduce y “desinfla”, mientras que las zonas claras destacan y adquieren volumen.

Por ejemplo, si tenemos la nariz ancha, oscureciendo las aletas y delineando con líneas verticales oscuras sus laterales, a la vez que iluminamos su centro, conseguiremos que luzca más fina y respingona. Por eso es tan importante que conozcamos qué tipo de rostro tenemos para poder saber cuál es la forma correcta de aplicar el maquillaje de contorneado.

2. Es imprescindible limpiar la piel antes de aplicar el maquillaje

Es muy importante preparar adecuadamente la piel antes de comenzar con el maquillado. Los pasos correctos son: limpiar, hidratar, tonificar y, en caso de estar expuestas al sol, aplicar protección solar. Aunque la piel luzca limpia, puede presentar sebo, células muertas u otras impurezas no visibles a nuestros ojos. Lavándola con agua tibia y un limpiador facial, podremos eliminar todos esos residuos por completo.

Luego, tras la hidratación y la tonificación, la piel estará óptima para poder empezar con el maquillaje. Esta sencilla rutina, además de ayudarnos a conseguir un mejor acabado, mantendrá nuestra piel más saludable y libre de impurezas.

3. Siempre debemos escoger colores que contrasten bien con nuestro tono de piel

Existen diversos tipos de piel: cálidas, frías y neutras, y no toda la paleta de colores funciona bien en todas. De lo que se trata siempre es de buscar contraste y equilibrio. Empezando por la base, para escoger el color ideal, es de vital importancia que analices de qué color es tu piel y su subtonalidad.

Lo mismo sucede con los demás colores de maquillaje. Incluso sin saber esto que acabamos contarte, seguro que alguna vez has notado que hay colores que te sientan bien y otros que no; ahora ya sabes por qué. Un tip extra: por norma general, el rojo en los labios funciona bien en todos los tonos de piel

4. El colorete es nuestro mejor aliado para hacernos ver más saludables y jóvenes

Uno de los errores principales que se suelen cometer con el colorete, además de no aplicarlo bien o aplicarlo en sitios donde no corresponde, como la frente o la nariz, es el no difuminarlo lo suficiente. Ese contraste tan notorio entre el color natural de nuestra piel y el rosa o rojo del colorete puede arruinarnos todo el maquillaje, dándonos un aspecto tosco y vulgar, cuando justamente su función es darnos un aspecto fresco y juvenil casi natural.

5. Los labios definidos y carnosos no son imposibles de conseguir, todo es cuestión de práctica

La magia del maquillaje nos permite poder jugar con las formas y alterarlas levemente o corregirlas. No hay las facciones perfectas, y un claro ejemplo de ello son los labios. Hay personas con los labios más gruesos, más finos, más o menos definidos, incluso con sus curvas desproporcionadas entre sí. Delinearlos teniendo en cuenta su forma y cómo queremos que luzcan nos permitirá corregir esas pequeñas imperfecciones haciendo que queden como nos gustaría que fueran.

6. El delineador bien aplicado puede hacer ver tus ojos más grandes y almendrados

Lo mismo sucede en el sentido contrario, un delineado no adecuado hará ver nuestros ojos más pequeños o achinados, e incluso más “caídos”. Estudia bien la forma de tus ojos y las opciones de delineado que hay para encontrar la más adecuada y favorecedora para ti. Como consejo básico, podemos decirte que cuanto más pequeño sea el ojo, más finas deben ser las líneas de delineado para darles efecto de amplitud.

7. También es importante encontrar un diseño de sombras que se adapte a la forma de nuestros ojos

No nos cansaremos de repetir que la función del maquillaje es dar armonía a nuestro rostro. Esto significa, que no hay formas perfectas. Nuestros ojos pueden ser más o menos redondos, hundidos, caídos, alargados, pero no significa que unos u otros sean mejores o peores, o más o menos bellos. Simplemente, se trata de descubrir cuáles son los nuestros y maquillarlos de una forma que los potencie y los haga destacar de forma natural y equilibrada.

8. Aunque se ha hecho desde siempre, delinear el interior del parpado inferior en negro no es válido para todas

Si tus ojos son pequeños, mantén este tipo de delineado lejos de tu maquillaje. Delinear el contorno interior de tus ojos hará que luzcan aún más pequeños. En su lugar, delinea con sombras el contorno exterior del ojo usando tonos marrones o difuminando el lápiz negro con un pincel. De esta manera, les darás a tus ojos un efecto visual de amplitud y, si quieres potenciar este efecto aún más, puedes también delinear el interior del ojo con un lápiz blanco.

9. En cuanto a colores, menos siempre es más

El maquillaje perfecto, además de buscar favorecer las facciones, busca también un efecto visual de armonía. Por eso siempre es bueno jugar con la intensidad de los tonos, de modo que si llevamos una combinación de ojos muy intensa o llamativa, los labios sean más neutrales y viceversa. Por más bonito que haya quedado nuestro difuminado o el rojo pasión de nuestros labios, si vamos muy sobrecargadas, corremos el riesgo de acabar luciendo como payasos.

10. A la hora de perfilar las cejas, siempre serán mejores los marrones oscuros que el negro

Digamos que nuestras cejas vendrían a ser como el marco de un cuadro, tiene que ser hermoso y elegante, pero sin llegar a robarle la atención a la obra de arte que enmarca, que en este caso sería nuestra mirada. Hacerse un maquillaje de rostro completo y no maquillar las cejas es un error, al igual que utilizar colores o productos inadecuados, como sombras de ojo o eyeliner o alterar su forma demasiado. Lo mejor es que, con un tono similar al de su color, definas su contorno y las oscurezcas un poco; con eso será más que suficiente.

11. Las pestañas postizas, ¿son realmente necesarias?

En los últimos años, se han puesto muy de moda las pestañas postizas. Realmente, no son imprescindibles y no a todas las mujeres les resultan cómodas. Pero es verdad que ayudan a agrandar y levantar los ojos. Ponérselas no es complicado, pero sí requiere un poco de práctica y un tiempo extra en tu rutina de maquillaje. También tienes la opción de las extensiones de pestañas, que son como las postizas, pero de larga duración. Si las cuidas adecuadamente, durarán alrededor de un mes.

12. Atraer la atención con puntos de luz estratégicos

Los PAL, o puntos de activación de luz, son pequeñas zonas iluminadas en tonos claros, satinados y brillantes, que pueden ayudar a refrescar y rejuvenecer nuestra apariencia. Nos permiten destacar ciertas zonas y atraer la atención hacia ellas ayudándonos al mismo tiempo a disimular y a apartar las miradas de otras. Añadirlos no tiene mayor dificultad, puedes hacerlo tras realizar tu maquillaje habitual como último toque y notarás inmediatamente la diferencia.

¿Qué parte de tu rostro te gusta destacar más cuando te maquillas? ¿Cuáles son esos tips de maquillaje de las redes que sí te han funcionado?

Bella y Genial/Belleza/12 Técnicas de maquillaje que pueden favorecer o arruinar tu rostro
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos