Bella y Genial
Bella y Genial

12 Zapatos de alta demanda que solo producen un montón de problemas

Estar a la moda significa estar ad hoc con todo tu outfit, incluyendo los zapatos. Podemos encontrar variedad de ellos con diseños y materiales diversos que complementan al 100 nuestro look. Y sí, puede que a veces olvidemos un poco detalles como su durabilidad, su comodidad y si son amables con los pies. Pero quizá adquirirlos sin pensar en lo anterior, a la larga, puede afectar nuestra salud y nuestro bolsillo.

En temporada de calor

1. Sandalias al estilo minimalista

Es verdad que las sandalias con correas minimalistas se ven muy elegantes. Sin embargo, es difícil caminar con ellas. En general, los tacones hacen que el pie se encuentre en una posición “incómoda”, aunque el zapato esté por completo cubierto y proporcione un apoyo. Los modelos abiertos no poseen tales propiedades en absoluto. Como resultado, el caminar se vuelve inestable y los pies se deslizan hacia adelante, lo que crea una tensión innecesaria en las almohadillas de los pies. Al mismo tiempo, las correas aprietan los pies causando problemas con la circulación.

2. Zapatos zuecos con tacón

En general, los zuecos de tacón son un gran problema, ya que poseen las desventajas inherentes tanto para los tacones como para las chanclas. El problema de las chanclas consiste en no tener una correa en la parte de que sujete bien los pies. Por esta razón, la persona comienza a apretar los dedos de forma involuntaria.

A su vez, los tacones altos ponen el pie en una posición antinatural y se vuelve inestable. Es fácil darse cuenta de que la combinación de tales factores, que incluso por separado conducen a un exceso de esfuerzo de los pies, aumenta el riesgo de sufrir consecuencias indeseables.

3. Sneaker

El problema de este tipo de tenis hechos con tela consiste en el mismo tejido, en especial de color claro, el cual necesita un cuidado constante y minucioso, porque suele atraer todo tipo de suciedad. Por lo general, el material de algodón se considera el más difícil en cuestiones de cuidado.

Otro problema es la suela plana no ergonómica. Según los expertos, el uso constante de este tipo de zapatos está relacionado con graves riesgos para la salud y puede conducir al desarrollo de diversas patologías del pie y las articulaciones.

4. Zapatos con material perforado

Es bien sabido que la superficie hecha con cuero artificial y otros materiales sintéticos tiende a deshojarse y descamarse. Por consiguiente, incluso un material liso sin nada de perforado puede deformarse con el paso de tiempo y perder rápidamente su aspecto presentable debido a la humedad y la acción mecánica. En este caso, la desventaja de los modelos con la superficie perforada consiste en que la humedad que entra a través de estos agujeros y costuras hace que la capa superior se hinche aún más rápido.

5. Zapatos con suela plana y correas

Puede parecer que este tipo de zapatos es una versión mejorada de las chanclas y son más seguros de usar debido a algo que cubre la parte posterior o las correas que sujetan bien los pies y les brindan algo de apoyo. Por desgracia, no es suficiente, porque sigue existiendo un grave problema en la forma de la suela absolutamente plana, que no garantiza la posición correcta del arco del pie al caminar. Además, estos zapatos suelen ser puntiagudos, lo que conlleva el riesgo de obtener una inflamación y el pinchazo de los nervios.

6. Flats

Cuando se usa constantemente este tipo de zapatos bajos pueden ser perjudiciales porque no ofrecen un buen apoyo para el arco del pie ni para el talón. Entonces, estos pueden generar dolor en tendones, pantorrilla y talones, así como afectar al arco del pie, que también tendrá repercusiones en tobillos, espalda y cadera. Además, son un poco peligrosos por su poca protección al pie y no se recomienda su uso si las personas caminan distancias largas o recorren terrenos disparejos.

7. Botas altas al estilo militar

Las botas al estilo militar con agujetas y una suela grande se ven bastante audaces y parecen cómodas. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Una suela pesada hace que los músculos se esfuercen de más, lo que puede provocar esguinces. Además, nos vemos obligadas a atarlas de forma más apretada de lo habitual debido a su peso. Por ello, impide el movimiento natural y flexible de los pies y las piernas, lo que puede provocar dolor.

Al final, al apretarlas demasiado con agujetas puede hacer que el material se desprenda con rapidez en los modelos de piel sintética.

8. Los zapatos con suela blanda y flexible


Al elegir zapatos, las personas con problemas en los pies prestan una especial atención a la amortiguación. Pero, por muy extraño que parezca, a veces elegir un modelo con una suela flexible y blanda puede hacer más un daño que un bien. Los zapatos con relleno efecto memoria, que evocan la sensación tan agradable al probar los zapatos por primera vez, son capaces de “recordar” el estilo incorrecto de caminar, lo que solo agravará el dolor. Lo mismo ocurre con la suela ultra blanda y flexible.

Es mejor consultar a un especialista por cualquier enfermedad para no agravar la situación. Así, por ejemplo, un ortopedista, después de escuchar tus inconvenientes, podrá recomendarte usar zapatos más rígidos o plantillas estabilizadoras.

En temporada de frío

1. Botas claras de gamuza

A la hora buscar unos zapatos cómodos y de alta calidad para la temporada fría, los compradores optan más por la gamuza. Posiblemente, debido a su aspecto visual, material transpirable y agradable al tacto. Sin embargo, al mismo tiempo nos olvidamos de que este material requiere mucho cuidado debido a las condiciones climáticas, en especial si es de tonos claros. La gamuza se ensucia fácilmente, absorbe la humedad y se llena de manchas, por lo que es bastante difícil deshacerse de ellas.

2. Botas tipo moon boots

Se cree que las moon boots son más resistentes debido a que están hechas de nailon y se distinguen por una mejor resistencia al agua. Sin embargo, no todo es tan simple.

En primer lugar, debido a su tamaño, son incómodas para usar en la ciudad y para caminar. Más bien, es una variante perfecta para una estación de esquí. En segundo lugar, el aislamiento interior de poliéster no es transpirable y los pies comienzan a sudar y tener frío rápidamente. En tercer lugar, la impermeabilización deja mucho que desear, ya que las botas absorben la humedad, pero de forma más lenta.

3. Botas altas de gamuza

Además de los problemas mencionados anteriormente con respecto al cuidado de este tipo de material, en este caso, el problema se encuentra en el diseño de estos zapatos. Por supuesto, las botas largas y ajustadas se ven muy impresionantes en la foto y pueden complementar el look.

Sin embargo, a la hora de hablar de zapatos casuales, este modelo es poco práctico, ya que combina solo con un conjunto bastante limitado de prendas. En general, solo con vestidos y faldas. Y si tu estilo y preferencias son diferentes, entonces existe un alto riesgo de quedar muy decepcionada con la compra.

4. Uggs

Este tipo de botas pachoncitas parecen ser perfectas para el frío por su look acogedor y moderno. Sin embargo, su diseño plano puede traernos consecuencias graves para los pies, como dolor en las articulaciones y deformación del arco. Se recomienda que estos zapatos se usen solo por cortos periodos de tiempo y en lugares uniformes como en casa, pues están diseñados para un rendimiento bajo, no para uno normal o alto.

Desde tu propia experiencia, ¿qué otro calzado también es perjudicial para los pies?

Bella y Genial/Bienestar/12 Zapatos de alta demanda que solo producen un montón de problemas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos