Bella y Genial
Bella y Genial

10 Prendas básicas que la mayoría tenemos en el clóset y cómo se han transformado a lo largo del tiempo

Lo único constante en esta vida es el cambio y en la moda esto no es una excepción. Los años modifican las tendencias, las prendas y los accesorios. Creemos que es genial echar un vistazo a la historia y transformación de lo que utilizamos.

En Bella y Genial hicimos nuestra tarea: investigamos cómo ha cambiado la ropa que venimos utilizando hace 100 años y como fueron cambiando en las últimas décadas.

1. El traje sastre

East News, Mary Evans / AF Archive / East News

El traje de pantalón fue durante mucho tiempo prerrogativa de los hombres, pero en la década de 1930 lo usaron actrices tan famosas como Marlene Dietrich, Joan Crawford y Katharine Hepburn. La sociedad de mentalidad conservadora no aprobaba este estilo, pero muchas mujeres cansadas de los estereotipos tomaron el ejemplo de las ídolos.

En los años 50, la feminidad se elevaba a lo absoluto y solo unas pocas mujeres usaban trajes de pantalón. Sin embargo, a partir de esta década existían unos pantalones acortados para las mujeres. Unos así fueron usados ​​por Marilyn Monroe en La comezón del séptimo año. Desde los años 60, el traje de pantalón comenzó a ganar popularidad como un atuendo elegante para una mujer trabajadora, y en los 80 ya estaba fuertemente asociado con una llamativa mujer de negocios.

© Sex and the City / Darren Star Productions and co-producers, Bertrand-Hillion Marie-Paola / ABACA / Abaca / East News

A lo largo de las dos décadas del siglo XXI pudimos observar una tendencia opuesta. De los favorecedores trajes sofisticados, la atención se está desplazando hacia los conjuntos de uso diario, que consisten en pantalones anchos y chaquetas masivas.

Los diseñadores modernos han presentado muchas opciones para trajes de pantalón de todo tipo de tonos. Marlene Dietrich claramente habría estado encantada con tanta variedad.

2. El corsé

El corsé, con la ayuda del cual las mujeres lograban una cintura de avispa y una postura orgullosa, fue una parte integral del vestuario desde la Edad Media. Sin embargo, llevarlo causaba múltiples molestias. Y a principios del siglo XX, las mujeres de la moda comenzaron a apretar aún más firmemente el cordón para que el torso sobresaliera significativamente hacia adelante en relación con las caderas. Así obtenían una silueta en forma de S.

En la década de 1920, se puso de moda la ropa de corte recto y la necesidad de usar corsé desapareció por un tiempo. Las mujeres llevaban sujetador y cinturón modelador. En la década de 1950, sin embargo, hubo un regreso inesperado de este atributo a la lista de ropa interior imprescindible.

La principal diferencia entre los nuevos corsés y los antiguos era que, ahora, en lugar de incómodos cordones, la función de fijación se realizaba por unos ganchos. Este modelo se llamó “La viuda alegre”. Entre tanto, la actriz Lana Turner dijo: “Solo un hombre podría haber inventado esto. Una mujer nunca le haría esto a otra mujer”.

Robert Hepler / Everett Collection / East News, MEGA / Mega Agency / East News

En la década de 1960, el corsé finalmente cedió sus posiciones y durante algún tiempo desapareció de las estanterías de las tiendas de moda. Regresó, pero ya no como ropa interior. A finales de la segunda mitad del siglo pasado, esta prenda podía utilizarse en vestidos de noche y de novia.

A principios de la década del 2000, el corsé como parte superior del look se convirtió en tendencia de moda. Por supuesto que había cambiado y ya no apretaba tanto el torso femenino. Y lo combinaban con cosas cotidianas: pantalones de mezclilla, faldas, shorts. En 2021, los expertos en moda anunciaron que el corsé estaba una vez más en su apogeo. Sin embargo, ha disminuido de tamaño, haciéndose un poco más corto. Recomiendan usarlo sobre una camisa, cuello de tortuga o camiseta.

3. El brasier

En la década de 1920, cuando las mujeres finalmente pudieron deshacerse de los corsés, surgió la necesidad de usar un sostén. El brasier de esa época era una pieza rectangular de tela y se parecía más a un top corto moderno. También había modelos con ensamblajes en el centro, que formaban las copas.

A mediados del siglo XX, la fijación de la ropa interior se volvió más confiable, pero aún estaba lejos de ser ideal debido a la frágil banda elástica. Apareció un bra con una forma cónica puntiaguda de las copas, que se llamó “bala”.

En la década de 2000 llegó una moda generalizada para la ropa interior translúcida, por lo que un sostén translúcido correspondía al concepto de glamur. Los sujetadores con efecto push-up también fueron muy populares.

Es de destacar que los brasieres de moda en 2021 se asemejan a la ropa interior de principios del siglo pasado. Los sostenes ligeros, lacónicos y sin soporte firme ocupan una posición sólida en la cima de la popularidad.

4. Los lentes de sol

Courtesy Everett Collection / East News, © Leave Her to Heaven / Twentieth Century Fox

Los primeros lentes cuyos cristales protegían de la radiación ultravioleta vieron la luz en 1913. Desde la década de 1920 comenzaron a ganar popularidad y las primeras personas en usarlos ​​fueron las estrellas de cine. Los lentes se promocionaron haciendo un énfasis en la protección no solo del sol, sino también del resplandor de la nieve en el invierno. El marco era redondeado y se mantuvo igual en los años 30.

En los años 40 apareció el modelo “ojo de gato”, que tuvo un gran éxito entre las mujeres. En la década siguiente, la montura adquirió una forma más afilada y se utilizó tanto para anteojos correctivos como para lentes de sol.

BIGPICTURESPHOTO.COM: 001A / MRM / East News, Ik Aldama / DPA / East News

Luego, la forma y los tonos de los lentes de sol evolucionaron rápidamente: en los años 60 aparecieron los cuadrados; en los 70, los de los grandes cristales translúcidos. En los 90, las fashionistas usaban monturas finas y estaban tan hartas de ellas que en los 2000 se pusieron masivamente lentes con cristales gigantes de diferentes tonos.

Podría parecer que en la década de 2020 los diseñadores ya no tienen nada con que sorprendernos. Pero no es así. En uno de los desfiles de la Semana de la Moda de París se pudieron ver unos lentes de sol con una sola lente alargada. Y, quizás, pronto todas nos pondremos unos iguales.

5. Las bufandas o chales de seda

LFI / Photoshot / East News, Mary Evans / AF Archive. / East News

Una bufanda fina es un accesorio bastante común para las mujeres. Y aunque a lo largo de un siglo casi no ha sufrido cambios, merece una mención aparte. Porque la forma de llevarlo correspondía a la época. Por ejemplo, en la década de 1920, las mujeres se la ataban sobre la cabeza como un pañuelo, asegurándolo en la nuca. Los extremos se dejaban colgando libremente a lo largo de la espalda o se echaban sobre un hombro.

A mediados del siglo pasado, las mujeres seguidoras de la moda se ataban un chal debajo de la barbilla a la manera de las ancianas, o, si era lo suficientemente grande, cruzaban sus extremos por delante y se los echaban hacia atrás. Esta forma de vestir era la preferida por las mujeres de la alta sociedad. De esta manera protegían el peinado recién hecho cuando viajaban en automóvil.

© rachspeed / YouTube, Bertrand-Hillion Marie-Paola / ABACA / Abaca / East News

En la década del 2000, una bufanda de seda no solo se usaba como accesorio alrededor del cuello, sino que también se hacían blusas completas a partir de ella, siguiendo el ejemplo de Beyoncé y de Christina Aguilera. Así es como las celebridades y los diseñadores usan pañuelos hasta el día de hoy.

En el 2022, se recomienda usar este accesorio al elaborar un peinado: con él se decora una cola de caballo o un moño, y también lo entretejen en una trenza. Pero también sigue siendo popular un pañuelo o chal simplemente atado en la cabeza.

6. Las medias y pantimedias

akg-images / East News, Twentieth Century Fox Film Corporation / Collection Christophel / East News

Hasta la década de 1920, las medias solo estaban destinadas a abrigar las piernas de las mujeres. Sin embargo, las faldas se acortaron y las pantorrillas quedaron a la vista. Por tanto, por primera vez en la historia, las mujeres quedaron preocupadas por la belleza de las medias y la demanda siempre da lugar a la oferta. Aparecieron productos hechos de seda, lana, algodón y viscosa sintética. Eran muy brillantes y las mujeres les ponían polvos para hacerlas mate.

En los años 50 ya se había inventado el nailon, con el cual se fabricaban medias y pantimedias de varios grosores. Su característica distintiva era una costura notable a lo largo de la parte posterior de la pierna. A las mujeres les encantó tanto este sencillo patrón que, cuando apareció la nueva tecnología de medias sin costuras, fueron ignoradas durante mucho tiempo.

© Gossip Girl / 17th Street Productions and co-producers, Bertrand-Hillion Marie-Paola / ABACA / Abaca / East News

En la década de 1960-1970, las pantimedias adquirieron una variedad de patrones. Podían ser de encaje, de red o tener patrones diagonales. La paleta también se adaptaba a todos los gustos: blanco, morado, naranja, etc. Y en los años 80 las mujeres se pasaron a los tonos beige.

A mediados de la década de 2000, las medias de colores volvieron por un tiempo y... desaparecieron. Pero no por mucho. Las revistas de 2021 hablaban de la moda de calcetería colorida. No solo están en tendencia los colores brillantes, sino también patrones originales.

7. El vestido de novia

akg-images / East News, Mary Evans / AF Archive / Cinetext Bildarchiv / East News

En la década de 1920, el llamado vestido tubo, decorado con encaje, entró en la moda nupcial. Cansadas de las reglas remilgadas de la era victoriana, las novias querían bailar el fogoso charlestón, por lo que preferían un vestido de novia más corto.

En los años 50, las chicas se ponían vestidos de novia con una falda voluminosa, enfatizando la cintura estrecha. Los vestidos de encaje eran especialmente populares. En aquellos días ya se fabricaban a máquina y eran accesibles. En los años 60, la falda del vestido de novia comenzó a acortarse, pero luego el vestido largo y con capas volvió a estar de moda. Y en los 90, las novias ni siquiera podían imaginar un vestido sin mangas voluminosas.

BLAWICKI PIOTR / East News, Marechal Aurore / ABACA / Abaca / East News

Los hombros abiertos se convirtieron en una característica distintiva del look nupcial de la década de 2000. Esta tendencia está asociada con el hecho de que el número de parejas que desean casarse en la iglesia ha disminuido drásticamente, lo que significa que la novia podía permitirse un atuendo más revelador. Pero las chicas todavía querían lucir como una princesa el día de su boda, por lo que preferían las faldas mullidas.

Actualmente están de moda los vestidos de novia más lacónicos. Los diseñadores sugieren a las novias evitar las faldas en capas voluminosas y optar por líneas simples y limpias. Y, como era de esperar debido a la naturaleza cíclica de la moda, los vestidos de novia al estilo de los años 20 del siglo pasado están nuevamente en la cima de la popularidad.

8. El traje de baño

akg-images / East News, Underwood Archives / East News

Por extraño que pueda parecer, las mujeres comenzaron a tener la posibilidad de nadar abiertamente en el mar recién en los años 20 del siglo pasado. En la época victoriana anterior, solo podían nadar alejándose de los ojos de la multitud y con una camisa ancha. Por lo tanto, el primer traje de baño de mujer correspondía al concepto de un traje de baño práctico: estaba hecho de lana y se parecía a un overol.

Pero en los años 50, la imaginación de los diseñadores de moda comenzó a activarse intensamente. Su objetivo era hacer que los trajes de baño no solo fueran cómodos, sino también femeninos. La variedad de modelos de trajes de baño de aquellos tiempos es impresionante aún hoy: “princesa”, “baby doll”, “burbuja”, “bailarina”. Una persona moderna podría confundir un bañador de los años 50 con un traje de verano o con un elegante vestido corto. También, a mediados del siglo XX, en Francia aparecieron los bikinis: trajes de baño separados, que han cambiado poco en nuestro tiempo.

© Baywatch / GTG Entertainment and co-producers, Columbia Pictures / Courtesy Everett Collection / East News, PASCAL POCHARD-CASABIANCA/AFP/East News

A fines del siglo XX se estrenó la serie Guardianes de la bahía y todos estaban encantados con los personajes femeninos sensuales que vestían trajes de baño de color rojo brillante. Gracias al programa de televisión se pusieron de moda los trajes de baño de una sola pieza con cortes altos en los muslos. En los años 2000, los bikinis volvieron a estar en la cima de la moda.

Actualmente, puedes ver trajes de baño separados y de una sola pieza en la misma playa. Los expertos dicen que los bikinis con muchas cintas y los trajes de baño de una pieza con cintos y amarres permitirán a las mujeres lucir a la moda en la temporada de verano de 2022.

9. El abrigo

Album / Documenta / East News, Jose Perez / Bauergriffin.com / MEGA / Mega Agency / East News

En la década de 1920, las mujeres usaban abrigos anchos con manguitos voluminosos y un cuello que a menudo estaba adornado con piel. El color de esta prenda exterior era, por regla general, oscuro y discreto: azul, marrón o bordó. Debido al hecho de que el abrigo se ensanchaba en la parte de abajo, la mujer que lo vestía parecía pequeña y frágil.

En los años 50 apareció una variedad de colores y estilos, pero todos ellos también eran diseñados para enfatizar la feminidad de una dama. El abrigo podía ser ajustado o suelto. La segunda opción era más común, porque esa clase de ropa de abrigo se combinaba mejor con faldas mullidas que estaban de moda en ese momento. Además, la popularidad del corte ancho se asocia con un auge de partos, ya que la silueta suelta ayudaba a ocultar el embarazo de miradas indiscretas.

East News, MEGA / Mega Agency / East News

Rastreando las tendencias de las últimas décadas, podemos concluir que los abrigos ajustados y anchos se reemplazan alternadamente en el pedestal de la moda. Si en la década de 1960-1970 las mujeres de la moda enfatizaban la cintura, en los años 80-90 usaban prendas de abrigo voluminosas.

En la década de 2000 y principios de la de 2010, volvimos a ver en las calles a mujeres con abrigos ajustados al cuerpo. Y a partir de 2020, está de moda la ropa de abrigo oversize con un diseño minimalista. Pero los expertos en moda dicen que podemos esperar una tendencia hacia las chaquetas de material inflable.

10. Los pantalones de mezclilla

East News, Courtesy Everett Collection / East News

Los pantalones de mezclilla gruesa con remaches distintivos se remontan al siglo XIX. Su durabilidad fue apreciada por los trabajadores, que se convirtieron en el principal público objetivo de los fabricantes de mezclilla. Un poco más tarde, los militares también comenzaron a usar jeans.

Este artículo de vestuario llegó al consumo masivo gracias a Hollywood. En la década de 1920, aparecieron películas con valientes vaqueros vestidos de mezclilla, y en la década de 1950, los héroes de los chicos eran los rebeldes interpretados por James Dean y Marlon Brando. La costumbre de vestir a una ídolo femenina con jeans tampoco se hizo esperar. Una de las actrices más bellas de su tiempo, Marilyn Monroe, mostró un vívido look en la película Los inadaptados (1961). Desde entonces, las jóvenes no pararon de usar esta clase de pantalones.

Courtesy Everett Collection / East News, BIGPICTURESPHOTO.COM: 001A / MRM / East News, TOMASZ URBANEK / Dzien Dobry TVN / East News

Desde su debut en el cine hasta la actualidad, los jeans se han mantenido en la cima de la popularidad, solo ha cambiado el estilo. Durante las últimas décadas, las versiones acampanadas, skinny, slim fit, boyfriend y otras se han convertido en el último hito de la moda y luego han vuelto a pasar a un segundo plano una y otra vez.

En la década del 2000, la moda de los pantalones skinny de tiro bajo capturó al mundo entero. No solo resultaron ser poco prácticos en la estación fría, sino que también podían mostrar de manera desfavorable una tira de piel encima el cinturón si una persona se sentaba sin gracia. Por lo tanto, los fashionistas respiraron con alivio cuando los tiros altos regresaron a las pasarelas. Por el momento, los más populares son los jeans holgados.

¿En qué época te hubiera gustado vivir solo por su moda? ¿Cuál de las prendas que ya no se usan disfrutarías tener en tu clóset?

Imagen de portada akg-images / East News, PASCAL POCHARD-CASABIANCA/AFP/East News
Bella y Genial/Estilo/10 Prendas básicas que la mayoría tenemos en el clóset y cómo se han transformado a lo largo del tiempo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos