Bella y Genial
Bella y Genial

La mamá de Hugh Jackman lo abandonó siendo un niño, pero más de 30 años después él logró perdonarla

En la actualidad, Hugh Jackman es reconocido mundialmente por su papel en la exitosa franquicia de los X-Men, donde interpretó a Wolverine, un superhéroe mutante cuya ira característica sorprendió a los fans. Pero lo que de verdad nos dejó boquiabiertas, fue cuando reveló que se sintió como un “niño temeroso e impotente” después de que su madre abandonara a su familia.

En Bella y Genial nos emocionamos tanto al saber que el actor y su madre se han reencontrado, que quisimos compartir su historia con todos los detalles.

Hugh Jackman se sincera

Hugh tenía solo 8 años cuando su madre, Grace McNeil, se fue de Australia, dejando atrás a su familia. En una entrevista de 2015, se sinceró al respecto y confesó que solía ser el primero en llegar a casa después del colegio y que sentía miedo al entrar solo a la casa. Ese miedo se convirtió en rabia a medida que crecía, incluso le ayudó a construir el personaje de Wolverine, según el actor.

Aunque, como adulto, Hugh Jackman asumió que había encontrado la paz con sus padres hace muchos años, el joven Hugh pasó por muchas cosas.

Los motivos que orillaron a su madre a irse

“La abuela Agnes y el pequeño Hugh el día de su bautismo: 2 de febrero de 1969”

Su padre, Christopher, y su madre, Grace, habían emigrado a Australia para formar su familia. Después de haber tenido algunos desacuerdos, las diferencias entre la pareja se intensificaron y acabaron divorciándose. Además, Grace había pasado por otros problemas.

Al tener 5 hijos, luchó contra la depresión posparto y, al estar en un país extranjero, decidió volver a su casa en Inglaterra para tener una comunidad de apoyo. Otra razón importante para su partida, como se señaló en una entrevista, había sido el hecho de que su propia madre, la abuela de Hugh, estaba muy enferma en Inglaterra.

El día en que ella decidió irse

En diciembre de 2012, Hugh confesó en el programa 60 Minutes de Australia que aún recordaba vívidamente la mañana en que su madre se fue: “Recuerdo que tenía una toalla alrededor de la cabeza y que dijo adiós. Debe haber sido la forma en que se despidió. Cuando me fui a la escuela, al volver, no había nadie en la casa. Al día siguiente llegó un telegrama de Inglaterra. Mamá estaba allí. Y eso fue todo. Papá rezaba todas las noches para que mamá volviera”.

Una familia dividida

Al marcharse, se llevó a las dos hermanas mayores de Hugh, dejándolos a él y a sus dos hermanos con su padre. Durante muchos años, Hugh creyó que sus padres volverían a estar juntos y que ella regresaría a casa. Cuando tenía 12 o 13 años, darse cuenta de que eso no sucedería realmente lo hirió profundamente.

Entonces, utilizaba el rugby para dejar salir toda su ira y admitió tener muchos miedos limitantes, como el miedo a la oscuridad o a las alturas, que lo hacían sentir impotente. Su ira era la consecuencia de lidiar con eso. De hecho, utilizó ese sentimiento de rabia durante las grabaciones para conectar profundamente con su personaje mutante Wolverine, un solitario con muy mal carácter.

Poco a poco logró sanar su corazón

Hugh declaró en una entrevista que, a pesar de su tristeza, sus miedos o su ira, siempre se sintió querido: “Lo que nunca sentí, y sé que puede sonar extraño, es que nunca sentí que mi madre no me quisiera”. El actor admite que “siempre estuvo muy conectado” con ella, manteniendo una buena relación.

Eso, junto con haber tenido un padre cariñoso al que considera un “hombre extraordinariamente abnegado y asombroso” y, ahora, con sus propios hijos y una familia estable, añadió otro nivel de empatía hacia su madre.

Tras 43 años finalmente llegó el perdón

Habiendo mantenido una relación con su madre, no fue sino hasta 2012, compartió Hugh, que eligió el camino del perdón. El actor dijo en una entrevista que uno no puede “ir por la vida obsesionado con lo que podría haber sido”, y que hablaron largamente sobre sus luchas. A los 43 años, aceptó que habían encontrado su paz.

Sin embargo, y a pesar de verse entre 3 y 4 veces al año y de haber aparecido juntos en algunas ocasiones, fue hasta 2021 que el actor compartió en su perfil una enternecedora foto de ambos, dulcemente abrazados, con el simple y claro título autoexplicativo: “Mamá”.

Una abuela que disfruta de su hermosa familia

Al haber perdonado a su madre, se convirtió en una parte importante de su vida y de la de su familia. Eso significa que ahora puede compartir tiempo con su hijo, y también formar parte de la vida de sus nietos. Hugh Jackman y su esposa, Deborra-Lee Furness, tienen dos hijos, Oscar y Ava.

A veces comparte una foto de ellos cocinando juntos, o simplemente riendo. En 2021, para el Día de la Madre, Hugh le deseó un feliz Día de la Madre compartiendo en Twitter un libro de recetas escritas a mano que ella le regaló. Y el 12 de noviembre, para su cumpleaños, compartió en Instagram fotos de ellos riendo y abrazados, con el subtítulo “¡Feliz cumpleaños mamá!”.

A lo largo de los años, Hugh se aferró a algunas cosas preciosas que su madre compartió con él, como: “Siempre la recuerdo diciendo: ’Todo el mundo necesita sentirse apreciado. No importa lo que hagan, no importa quiénes sean, esa es una necesidad de todos’”.

“Feliz Día de la Madre a mi mamá y a todas ustedes en el mundo. P. D.: ¡Perdón que hable tan bajo! Tratando de no despertar a la madre de mis hijos... ¡o a Dalí!”.

¿Qué ha sido lo más difícil que has tenido que perdonar alguna vez?

Bella y Genial/Familia/La mamá de Hugh Jackman lo abandonó siendo un niño, pero más de 30 años después él logró perdonarla
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos