Bella y Genial
Bella y Genial

9 Errores al elegir bolsos que solemos cometer sin notarlo

¿Quién puede vivir sin bolsos? ¡Los necesitamos para todo! Es por esta razón que en la actualidad los hay de todos los estilos, tamaños y colores que podamos imaginar. Sin embargo, hay algunos que no son tan prácticos ni útiles como otros, o que simplemente no nos favorecen. Si eres de las que tiene problemas a la hora de elegir el “adecuado”, no te preocupes, hay algunos elementos importantes a conocer que te pueden salvar de apuros.

1. Bolsillos externos de fácil acceso

Un error que se suele cometer, se relaciona más con la seguridad que con la composición visual. Siempre que sea posible, evita colocar cosas de valor en los bolsillos externos. Mejor todavía si el bolso posee compartimientos ocultos. El consejo también vale para los modelos “de mano”: algunos son totalmente abiertos, dando acceso libre a las pertenencias que están dentro. Siempre opta por modelos con cierre.

2. Pagar menos por un bolso hecho de un material inferior

Los bolsos son accesorios que necesitan de una mayor inversión. Reflexiona con nosotros: ¿es mejor pagar más barato por un material de calidad inferior que en pocos meses estará arruinado? ¿O es mejor invertir en un producto de calidad, con una vida útil más larga?

Un bolso “en ruinas” da un aire de descuido. Y, a fin de cuentas, la inversión se paga, porque no tendrás que reponer esta prenda rápidamente. Esto no quiere decir que solo las marcas carísimas tengan productos de calidad, pero, dentro de tu presupuesto, vale la pena gastar un poco más para tener un bolso cuyo material sea más duradero.

3. Bolsos muy pesados

Más que echar a perder un look, cargar un bolso demasiado pesado puede afectar la salud de los hombros, el cuello y la columna. Y realizar actividades como lavarse el cabello, peinarse o simplemente levantar los brazos para tomar algo puede volverse una pesadilla. Además de intentar reducir el peso de lo que cargamos en el bolso, también debemos alternar el lado en que lo llevamos. Y si es necesario llevar todo ese peso, vale la pena invertir en una buena mochila para dividir la carga en los dos hombros.

4. Usar el bolso “inflado”

Es importante prestar atención al tamaño del bolso que escogemos y la cantidad de cosas que colocamos dentro. Optar por uno con capacidad menor de la necesaria puede ocasionar que el accesorio se “infle”. Elige uno que soporte todo lo que quieras llevar contigo durante el día y quita aquello que resulte innecesario.

5. Escoger bolsos con asas de cadenas

Usar bolsos con asas de cadena durante muchas horas puede causar bastante incomodidad en el hombro en que reposa. Además, es necesario tener cuidado con la tela de la ropa que estará en contacto directo con la cadena: es posible que los eslabones tiren de los hilos en los tejidos delicados, dañando una prenda de tu guardarropa. En caso de que desees mucho un bolso de este estilo, escoge uno que tenga una tira de cuero para apoyar en el hombro.

6. Bolsos blancos con ropa de jean

Usados de manera separada, un bolso blanco y una prenda de jean no causarán ningún problema. Este sucede cuando los dos ítems son empleados en conjunto. La fricción de la mezclilla con el cuero del bolso, en especial los modelos “bandolera” que rozan el cuerpo, causa una transferencia del pigmento de la ropa al blanco. Esto también puede suceder con otros tejidos de tonalidad oscura. Ante la duda, es mejor evitar esta combinación para no arruinar un buen bolso o utilizar uno que no se roce con la ropa.

7. Terciopelo

Los bolsos hechos de terciopelo son un espectáculo aparte en cuanto a belleza. Tal vez te preguntes: “Si son tan bonitos, ¿cómo pueden arruinar mi look?”. No te preocupes, porque te respondemos: una manchita en un bolso de este material no saldrá con nada, y si hay algo que echa a perder una apariencia bonita es la suciedad bien visible para los demás. En cambio, una bolsa de piel o de otro material, puede durar mucho más en buen estado.

8. Tamaño desproporcionado en relación con el cuerpo

Este error en especial suele suceder con las personas bajitas. Escoger un bolso muy grande y desproporcionado para nuestro tamaño hará que parezcamos aún más pequeñas de lo que realmente somos. Y uno enorme también puede causar el problema anterior. Más espacio = ¡mayor chance de cargar más peso!

9. Bolsos tan pequeños que no entra casi nada en ellos

Una y otra vez, los microbolsos regresan como tendencia. Pero seamos honestas: si en ellos no caben tus cosas personales básicas, como un celular, pierden su sentido. Pueden ser lindos, pero son inútiles si tienes que cargar tus pertenencias en la mano porque simplemente no entran en el bolsito.

Bella y Genial/Estilo/9 Errores al elegir bolsos que solemos cometer sin notarlo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos