Bella y Genial
Bella y Genial

11 Razas de perros populares por su ternura pero que terminan siendo una pesadilla para sus dueños

Los cachorros de cualquier especie animal suelen ser muy tiernos, pero cuando se trata de perritos, esa lindura parece multiplicarse por mil. Su esponjoso pelaje, sus ojitos traviesos y esas pancitas gorditas que tanto gusto da rascar pueden derretir incluso al más serio de la familia. Pero los perros, como cualquier otra mascota, son una gran responsabilidad y no deberían ser vistos como juguetes. Aunque muchas razas son populares gracias a las películas o la publicidad, lo cierto es que al convertirse en perros adultos, el panorama cambia por completo.

En Bella y Genial sabemos que, así como los humanos tenemos diferentes personalidades, los perros de ciertas razas podrían no ser tal y como nos los han pintado. Lamentablemente, cuando los dueños se topan de frente con la realidad, muchas veces no pueden hacerle frente y deciden dar en adopción o, lo que es peor, abandonar a sus mascotas.

1. Husky

  • Los cachorritos de husky son adorables lobatos de ojos azules y pelaje esponjoso a los que nadie puede resistirse. Pero con cada mes que pasa, se vuelven más activos y juguetones, y ante la falta de actividad física, comienzan a estropear todo en la casa. Además, en las redes abundan las quejas sobre el apetito desenfrenado y la pérdida activa de pelo de este animal, que, si no se cuida adecuadamente, conduce a toneladas de lana por toda la casa. Puedes limpiar todos los días, pero será inútil: más pelo seguirá cayendo del perro.
  • “No sucumbas al encanto de esos ojos azules. El lugar de un husky está en el arnés junto a sus consanguíneos. Cuando Runa apareció en nuestra casa, tuve que dejar de trabajar por un tiempo, porque si nuestra niña se quedaba sola, podía destruir el departamento. Toda la familia dejó de caminar en pantuflas, porque Runa se las comió. Solo puedes pasearla con una correa: desafía a otros canes, se lanza sobre los gatos, le encanta tumbarse en la basura y se esfuerza constantemente por huir. Por la noche, nuestra pequeña aúlla. Y también le encanta ’esconder’ cosas: puedes tropezar con huesos sin terminar en un armario o debajo de la almohada”, compartió la dueña de un husky.

2. Rottweiler

  • Se trata de un perro visto como poderoso y leal, que puede ser tanto un guardián como un miembro cariñoso de la familia. Y es precisamente por ese motivo que necesita a una persona fuerte cerca. A veces, las mujeres y los niños no pueden hacerle frente a un rottweiler, por lo que también hay quejas por su agresión e incontrolabilidad. Generalmente todo esto sucede debido a la falta de una educación adecuada, pero cuando un rottweiler comienza a parecer peligroso, muchos propietarios no pueden controlar sus emociones y buscan un nuevo hogar para la mascota.
  • “Empecé a vivir con un chico, y él inmediatamente quiso sellar la relación para que nos convirtiéramos en una gran familia. Y como los niños aún no estaban incluidos en los planes, soñaba con un cachorro de rottweiler. No fue un problema conseguirla y comprarla, sino criarla, cuidarla, educarla... todo eso lleva mucho tiempo, esfuerzo y dinero. Intentamos sinceramente hacerlo entre los dos. Pero nadie le llamaba la atención por las cosas mordidas o el piso ensuciado ’por ser cachorra’. Así, todo comenzó a acumularse. Paseos, entrenamiento, alimentación, todo eso poco a poco pasó a ser mi responsabilidad. Y luego mi novio comenzó a decir que la odiaba. La gota que derramó el vaso para él fue cuando ella salió de la jaula y rompió sus pantuflas, cuyo costo era de 3 USD. Encerré a la culpable en la habitación, me paré frente a la puerta y vi cómo el hombre que quería tanto un perro saltaba de ira por la casa. ¡Felicítenme! Ahora tengo un rottweiler bajo el brazo y a mis espaldas la frase ’Me cambiaste por un perro’”, contó una chica.

3. San Bernardo

  • Pocas personas no reconocerían a un San Bernardo al verlo pasear o en la televisión. Siendo una raza emblemática que nos recuerda al enorme perro con un barril colgando del collar, o el adorable Beethoven de la clásica película de Hollywood, los San Bernardo son enormes felpudos que dan ganas de abrazar con fuerza.
  • Y es precisamente ese detalle por el que se destacan: su colosal tamaño. Que sí, no vamos a negar que es adorable y tiene una expresión tan tierna que derrite témpanos de hielo, pero sus dimensiones no pueden tomarse tan a la ligera. Aunado a eso, y dado que la raza es originaria de climas fríos, el pelaje es abundante y espeso. Un internauta, respondiendo a otro acerca de consejos para tener un San Bernardo como mascota, le dijo: “Por favor, no consigas un San Bernardo como perro de exterior, especialmente si vives en un clima cálido. No soportan bien el calor. El mío empieza a sentirse incómodo una vez que la temperatura supera los 21 ºC, incluso en mi patio, que tiene una importante cobertura de árboles. Están muy unidos a los suyos y necesitan mucha atención; además, con su tamaño no son los mejores para alguien que por primera vez quiere un perro y que no está familiarizado con el entrenamiento”.

4. Bulldog inglés

  • La apariencia de un bulldog puede asustar a cualquier delincuente, incluso a uno potencial, pero eso es todo lo que puede hacer. Después de décadas de reproducción, gran parte de su agresión inicial ha desaparecido. Este perro depende mucho de los humanos, y su llegada a una casa es comparable con la de un niño. Por sus características fisiológicas, los bulldogs requieren de muchos cuidados, comenzando con un masaje regular (ya que ni siquiera pueden rascarse y mucho menos lamerse), y terminando con la limpieza de los pliegues de la cara y la cola.
  • El mantenimiento de un bulldog es bastante caro. Muchos tienen problemas de salud y también son intolerantes al esfuerzo intenso. A menudo requieren comidas especializadas y controles médicos frecuentes. “Si hubiera sabido cuánto gastaría en veterinarios, difícilmente habría elegido a un bulldog inglés. Durante 3 años hemos sobrevivido a una operación para extirpar un adenoma del párpado superior, varios episodios de cistitis crónica, una insolación y una cesárea: las hembras no pueden dar a luz solas a esos cachorros de cabezas enormes. Además, Samantha tiene displasia de las extremidades”, contó al compartir su experiencia el dueño de un bulldog.

5. Dachshund

  • Conocido como “perro salchicha”, esta raza es popular por su tamaño compacto, pero pocas personas esperan terminar con un verdadero cazador en la casa. El mal carácter del perro salchicha es el resultado de una insuficiente actividad física, sin la cual, estos animales cazadores y excavadores comienzan a “cavar” linóleo y zócalos. Entonces, los dueños, que pensaban que se habían llevado un perro tranquilo a casa, terminan decepcionados con su elección.
  • Aquí hay uno de los muchos comentarios similares sobre los perros salchicha: “En primavera decidimos tener un cachorro. En la tienda, la elección recayó en un perro salchicha de pelo liso. Al principio, todo iba más o menos bien: los intentos de morder los cables, el llanto y los charcos dejados por la noche se atribuían a la edad. Le enseñamos a ir al baño sobre un trapo, pero de todos modos había que vigilarlo, porque en cuanto veía la oportunidad, iba a otro lugar de inmediato. Con la edad, el amor por los cables llegó al extremo. Le comprábamos un montón de juguetes y huesos, y, por supuesto, también los mordía, pero no dejaba en paz los cables: el del módem de Internet, dos cargadores de mi celular, los audífonos de mi marido. Y el perro en sí era muy activo, simplemente resultó no ser para nosotros. Terminamos endemoniadamente agotados, pero nunca llegamos a nada. Tuvimos que darlo en adopción, dejándolo en buenas manos”.

6. Pastor alemán

  • Muchos perros de esta raza sirven toda su vida en la policía, el ejército y las empresas estatales de guardia, y, cuando se “retiran”, tienen que buscar una nueva familia. Además, la gente tiene pastores alemanes como acompañantes después de ver populares series de televisión policiacas. Como resultado, muchas personas no están preparadas para darle a su mascota un entrenamiento competente, o no pueden hacer frente a sus instintos.
  • “Mi amiga dio en adopción a su perro pastor por su naturaleza conflictiva. El animal comenzó a tratar agresivamente a su hermana menor e incluso la mordió varias veces. Intentaron corregir su comportamiento, pero fallaron. No tenían suficiente paciencia ni experiencia. Les resultó más fácil encontrarle otro dueño. Luego visitaban al perro. Por cierto, en la nueva familia, todo salió bien para el pastor”, comentó una joven en un foro.

7. Jack Russell Terrier

  • Parece un perro pequeño y “compacto”, conveniente para tener en un departamento. Pero, a pesar de toda su ternura externa, el carácter de un Jack Russell es bastante difícil. La raza fue criada para cazar. Todos los terriers aman las reglas y los rituales, y están dispuestos a cumplirlos, pero solo si el dueño no se contradice: hoy lo deja subirse al sofá, mañana no. Si está prohibido, está prohibido siempre. El animal es muy enérgico y no se calma con la edad. Los machos desafiarán constantemente su liderazgo en la “manada”.
  • Algunos dueños de esta raza de perro cuentan sus no tan afortunadas experiencias: “Mordió todo lo que estaba en el piso. Rompió el papel tapiz en dos habitaciones. Bueno, y se comporta como un niño. Hasta puede morderte un poco. En general, no es una raza que se quede tranquilamente en casa. También son amantes de cavar. Tenemos una casa particular, y hace los hoyos afuera, pero el de mis conocidas intentó abrir el laminado del piso. Por eso, piensa dos veces antes de elegir un Jack Russell Terrier”.

8. Pitbull

  • Estos animales se consideran perros de pelea, y por ello fueron increíblemente populares en los 90. Ahora, el interés en ellos se ha desvanecido un poco, pero muchos aún los tienen para aumentar la autoestima y aparecer ante los demás como el dueño de un perro serio.
  • Una gran cantidad de pitbulls se ven obligados a buscar nuevas familias debido a que sus dueños no tienen tiempo para ocuparse de ellos; y por la falta de educación correcta, la gente no puede lidiar con estos canes: “Quienes decidan tener un pitbull deberían pensarlo bien. Esta es una muy buena prueba para aquellos que aún no tienen hijos, ya que es un perro con el carácter de un niño. Puedes educarlo, pero necesitarás la misma fuerza de voluntad que para educar a un hijo. Y sobre el hecho de que son agresivos: pues también existen diferentes tipos de personas”.

“Este es Atlas. A la mayoría de la gente no le gusta porque es un pitbull, pero todo lo que quiere es amor y disfrazarse”.

  • También ocurre al revés, cuando el perro, que fue tomado como guardia, resulta demasiado cariñoso. Y el comentario de un joven confirma que, en ocasiones, esta raza solo parece intimidante: “Si te propones criar un monstruo agresivo, puedes hacerlo con cualquier perro faldero, ¿qué tiene que ver la raza con eso? Camino libremente con mi can sin correa, y él nunca muestra agresión. Si te gusta un pitbull como perro, llévatelo y no lo dudes. Será un amigo y protector confiable. Simplemente no necesitas cultivar la agresión en él. Y todas las cosas negativas que dicen sobre los pitbulls son por ignorancia de cómo es esta raza”.

“Quiero mostrarles esta foto a las personas que piensan que los pitbulls son desalmados y malos. Mi dulce chico el día que lo recogí del refugio donde pasó casi un año”.

9. Spaniel

  • A menudo, los dueños de estos peluditos no pueden hacerles frente a los instintos de caza del perro, que persigue gatos y ataca aves de corral si vive en una zona rural. La salud y la apariencia de cualquier spaniel requieren mucha atención: hay que cuidar el pelaje, los ojos y las orejas, que son propensos a las enfermedades. Para muchos, es un problema innecesario. La raza es de caza y requiere un gran esfuerzo para arreglar el pelaje y proporcionarle actividad física suficiente. Esto último es una necesidad para ellos.

Por causa de un spaniel, a menudo comienzan los problemas con los vecinos: “Nuestro perro es muy emocional. No, no es eso. ¡Es hiperemocional! Simplemente no puede soportar estar solo. Cuando lo dejamos solo en casa, al principio ladra constantemente. A veces durante media hora, y en ocasiones no se detiene hasta que regresamos. Ahora estoy de licencia por maternidad y paso la mayor parte de mi tiempo en casa. No sé qué pasará después, pero cuando no estoy durante un par de horas, los vecinos se quejan constantemente de los ladridos interminables”.

10. Labrador

  • El labrador retriever tiene una increíble popularidad como compañero ideal de familia y niñera de los pequeños. No es raro verlo en anuncios con la típica escena: una madre del tipo “ama de casa ideal”, con su bebé rosado y feliz, y un labrador al lado. La gente cree en la publicidad, consigue al perro, y luego resulta que no es un juguete: huele, pierde pelo, babea y, en general, causa muchos problemas que los anuncios no mencionan.

A esto es a lo que conduce la falta de tiempo para criar a un labrador: “Comenzó con el hecho de que no podíamos acostumbrarla a ir al baño (¡y nunca pudimos!). En la calle, la correa siempre estaba tensa. Parecía que no estabas paseando a la perra, sino que ella te paseaba a ti. En casa, además de las alfombras estropeadas, había muchas pantuflas mordidas. Luego comenzó a huir. Yo, embarazada, corría tras ella, preocupada. Lo que más me ofendía era el hecho de que, si la llamaba un extraño, ella se le acercaba, pero no hacía eso con nosotros. ¡Qué cansada estaba de todo entonces! Nacimiento prematuro, un niño pequeño, sin nadie alrededor. Mi paciencia se agotó al ver la lana por todas partes. Y en los pañales también. La dimos en adopción a un completo desconocido. Los primeros seis meses lloré todos los días, tal vez por eso la leche durante la lactancia se me terminó rápido. Pasó un año y medio, y todavía me reprocho haberla comprado. Quizá hubiera tenido mejores dueños que nosotros”.

11. Akita inu

  • Esa expresión sonriente es familiar para muchos por la película Siempre a tu lado, Hachiko. Sin embargo, en la vida real, los akita inu no son tan inofensivos. Tienen un carácter peculiar: son ingeniosos e inteligentes, aman a su dueño con intensidad, pero constantemente le dejan claro al humano que en realidad no lo necesitan tanto. Además, desconfían de los extraños y no les gustan los niños de otras personas. Y los representantes adultos de esta raza también suelen ser agresivos con otros animales, especialmente con sus pares, sobre los que pueden lanzarse sin previo aviso, independientemente de la diferencia de tamaño.

“El pelo está en todas partes. Cae sin cesar. Tú rascas y rascas con un rastrillo y ni siquiera parece posible que deje de salir”.

  • “Dimos al perro en adopción porque se portaba agresivamente con los niños. Lo admito, también hubo errores de nuestra parte, pero no esperaba que fuera tan diferente del famoso Hachiko. Es una pena, me enteré tarde de la verdadera razón de su ’increíble devoción’: Hachiko simplemente paseaba donde quería. Y en eso está la esencia misma del akita”, contó una exdueña de un perro de esta raza.

No existen como tal razas de perros “buenas o malas”. Lo cierto es que cada una tiene sus propias características, y quien esté considerando adoptar o comprar una mascota debería tener en cuenta todo eso por anticipado. Con los cuidados necesarios, el espacio adecuado y mucho amor y paciencia, cualquier peludo de cuatro patas podrá ser una excelente mascota y convertirse en un miembro más de la familia.

Eso sí, antes de darle la bienvenida a un perrito, debe sopesarse la decisión, pues son seres vivos que, además de la compañía y el cariño, también requieren cuidados. ¿Te ha pasado o conoces a alguien que haya tenido que dar en adopción a su mascota tras percatarse de todo lo que implicaba su cuidado?

Bella y Genial/Animales/11 Razas de perros populares por su ternura pero que terminan siendo una pesadilla para sus dueños
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos