Bella y Genial
Bella y Genial

11 Percances que las famosas tuvieron que soportar con tal de lucir fabulosas en la alfombra roja

Lucir regias en la alfombra roja es todo un desafío y las celebridades lo saben perfectamente. No solo elegir el mejor vestido toma su tiempo, adaptarlo al cuerpo de la famosa y combinarlo con los accesorios correctos es casi un arte que pocas dominan, y algunas han dado un par de tropiezos en el camino a lograrlo.

1. Debido al incómodo corte de su vestido, Selena Gomez no pudo ni comer

Invision / Invision / East News

En 2020, Selena Gomez asistió a los Hollywood Beauty Awards con un vestido rosa ligero de Patou. La imagen parecía bastante natural, pero el atuendo le jugó una broma cruel a la chica. El corte de las mangas le impedía mover las manos, así que la estrella de la serie Only murders in the building tuvo que privarse de las delicias que ofrecieron en el evento.

2. El vestido de Keira Knightley se partió por la mitad justo antes de pisar la alfombra roja

Keira Knightley le gusta sentirse segura, por eso prepara varios vestidos para los eventos. Y una vez, esta costumbre la salvó en una situación muy delicada. En 2005, justo antes de que Keira pisara una alfombra roja, su vestido se rompió. La estrella de Piratas del Caribe rápidamente se cambió a un atuendo que tenía de repuesto, evitando pasar vergüenza, y salió a posar para los fotógrafos como si nada hubiera pasado.

3. Anne Hathaway estornudó y rasgó su vestido mientras se dirigía a un evento

Gregorio T. Binuya / Everett Collection / East News, © Michael Stewart / WireImage / Getty Images

En 2014, Anne Hathaway deslumbró al público en la Gala del Met con un vestido ajustado de Calvin Klein. Unos años más tarde, estando en un show, la actriz reveló la historia detrás de su salida. A una cuadra de su destino, la estrella de El diablo viste a la moda estornudó y rasgó su vestido. Para arreglar el atuendo, Anne tuvo que detenerse en un hotel cercano y buscar una costurera. Afortunadamente, todo terminó bien: la actriz logró llegar al evento antes del cierre de la alfombra roja, y ahora recuerda lo sucedido con una sonrisa en el rostro.

4. Kim Kardashian tuvo que bajar 7 kg para poder usar un vestido

Invision / Invision / East News

Para visitar la Gala del Met de 2022, la estrella eligió un atuendo de la propia Marilyn Monroe: un vestido translúcido bordado con pedrería, en el que la actriz felicitó a John F. Kennedy por su cumpleaños. El artículo de culto, que cuesta varios millones de dólares, se guarda en el Museo de Ripley, y es casi imposible conseguirlo. Pero Kim logró hacerlo.

El atuendo fue enviado a la estrella en un avión privado, acompañado de seguridad. Y aunque la copia, entregada unos días antes, le quedaba bien a la celebridad, el vestido original era chico para ella. Solo había una salida: perder peso para el evento. En 3 semanas, Kardashian perdió 7 kg. Y todo para posar con el vestido de ensueño durante unos minutos: inmediatamente después de pasar por la alfombra roja, la estrella tuvo que ponerse la copia y devolver el atuendo original al museo.

5. Para que Cardi B pudiera caminar por la alfombra roja, la tuvieron que acompañar 10 personas

No es ningún secreto que 1 o 2 asistentes acompañan a las estrellas en los eventos ceremoniales. Pero Cardi B estableció un pequeño récord. Para que la cantante pudiera moverse por la alfombra roja de la Gala del Met en 2019, necesitó la ayuda de 10 asistentes, quienes pacientemente desdoblaban y volvían a doblar el fantástico dobladillo del atuendo de la estrella. No hace falta decir que esa salida de la cantante generó muchos memes en Internet.

6. Elle Fanning casi se desmayó debido a un corsé muy apretado

Invision / Invision / East News

Una de las invitadas más bellas del evento Trophée Chopard 2019 en Cannes, Elle Fanning, reveló más tarde que casi se desmayó debido al corsé demasiado ajustado del vestido vintage de Prada que lució.

7. Blake Lively contrató a un autobús para transportar su vestido

© Sky Cinema / Shutterstock.com, Patricia Schlein / WENN.com / agefotostock / East News

En 2018, Blake Lively cautivó a la audiencia cuando apareció en el Baile del Instituto del Vestido del Museo Metropolitano de Arte con un atuendo de Versace bordado a mano en colores burdeos y dorado, decorado con piedras semipreciosas. Se necesitaron más de 600 horas de arduo trabajo para bordar solo el corpiño del vestido. Y para llegar al evento, la actriz tuvo que contratar un autobús.

8. Kylie Jenner no pudo subirse el cierre y tuvieron que coserle su vestido

En 2021, Kylie Jenner sorprendió a todos en el evento benéfico Parsons Benefit con un vestido vintage de Jean Paul Gaultier de 1987. Este le quedó justo... en el verdadero sentido de la palabra. Al final, para lograr ese efecto, la asistente de Jenner tuvo que coser el atuendo a la silueta.

9. Bella Hadid no pudo quitarse el mono para ir al baño

Charles Sykes / Invision / AP / East News, AFP / East News

En 2017, Bella Hadid asistió a la Gala del Met con un mono translúcido de Alexander Wang, el cual, a pesar de verse impresionante, le causó mucha incomodidad a la modelo. El atuendo era tan ajustado e incómodo que la chica no pudo ir al baño durante toda la noche. Pero Bella, como una verdadera estrella, soportó todas las incomodidades y cautivó a la audiencia con su apariencia.

10. Lindsay Lohan temía que su vestido pudiera rasgarse y pasó toda la noche sentada

Para su primera fiesta de Vanity Fair en 2006, Lindsay Lohan eligió un vestido de satén de Versace con una larga cola. 16 años después del evento, la actriz contó cuánto sufrió durante aquella trascendental velada. Su atuendo era tan delicado que tuvieron que coser la parte de la espalda. Pero los inconvenientes no terminaron ahí. Lohan pasó la mayor parte del evento sentada, temiendo hacer un movimiento brusco y rasgar la prenda.

11. Un diseñador se negó a vestir a Hayden Panettiere, así que ella simplemente compró el vestido que le gustaba

Aunque en la mayoría de los casos, las marcas de moda les pagan a las celebridades para que usen sus vestidos en eventos sociales, o les prestan ropa gratis, no es raro que estas compren atuendos para asistir a tales compromisos. Esto sucedió, por ejemplo, con Hayden Panettiere. En 2014, la actriz expresó su deseo de usar una de las creaciones de Tom Ford durante la ceremonia de los Globo de Oro, pero los representantes de la marca se negaron a prestarle el vestido a la actriz, argumentando que el diseñador vestía solo a una celebridad por evento, y en ese momento la afortunada era Naomi Watts.

Sin embargo, Hayden se mantuvo firme en su deseo de lucir el atuendo que le había gustado y simplemente lo compró. Como resultado, la actriz brilló en la ceremonia con un vestido blanco y negro ajustado con escote halter. El diseñador le envió flores al día siguiente, mencionando que la chica había lucido increíble.

¿Cuál ha sido la anécdota más chistosa o vergonzosa que has pasado luciendo un vestido?

Bella y Genial/Famosos/11 Percances que las famosas tuvieron que soportar con tal de lucir fabulosas en la alfombra roja
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos