Bella y Genial
Bella y Genial

10+ Hechos sobre la cultura tailandesa que demuestran que somos como agua y aceite

Los países asiáticos siempre han generado curiosidad a los turistas occidentales, ya sea por el estilo de vida tan distinto, la gastronomía y la cultura en general. Uno de esos lugares tan exóticos a nuestros ojos es Tailandia, ubicado al sur de China y con playas paradisiacas, esconde interesantes secretos para todo aquel que va de visita.

En Bella y Genial quisimos descubrir qué distingue a la gente de Tailandia y, quién sabe, quizá después de conocerlos mejor te entren las ganas de reservar el próximo vuelo.

1. Hay 3 tipos de saludos en Tailandia, y uno extra para los que no pueden elegir entre los primeros

El saludo tailandés “wai” es quizá lo primero que ves cuando llegas al país. Es una leve reverencia con las manos juntas, como en oración. El gesto se usa no solo para saludar, sino también para mostrar respeto. Se puede realizar de 3 formas distintas:

  • Los pulgares tocando la barbilla: así es como saludan a amigos y compañeros de trabajo.
  • Los pulgares tocando la nariz: este saludo está dirigido a personas mayores.
  • Los pulgares tocando la frente: así es como expresan un grado extremo de respeto, por ejemplo, por el rey.

Si no sabes cómo responder a tal gesto, puedes cruzar los brazos a la altura del pecho e inclinarte levemente. Sin embargo, los turistas no están obligados a hacer esto: los lugareños estarán contentos con una simple sonrisa educada.

2. Tailandia es hogar de las mujeres “cuello de jirafa”

Las padaung o “mujeres cuello de jirafa” como se les conoce también, en realidad son originarias de Myanmar, país ubicado al norte de Tailandia. Aunque en un principio el gobierno quiso erradicar la tradición, al ver que muchos turistas acudían solo para verlas, se decidió conservar tal costumbre.

3. Usan los vestidos y las faldas cortas con un short debajo

La mayoría de las mujeres jóvenes usan debajo de los vestidos cortos unos pantalones de la misma longitud. La razón es bastante prosaica: Tailandia es un país conservador, y allí no es aceptable “lucir” la ropa interior.

4. Muchos departamentos no tienen estufa o incluso cocina

Las cocinas a las que estamos acostumbrados no existen en los hogares tailandeses. En primer lugar, porque la comida local huele muy fuerte y es difícil cocinarla en casa. Por lo tanto, algunas personas cocinan alimentos en una estufa de carbón en su propio balcón. En segundo lugar, es más fácil y económico comprar comida en la calle. Y por último, el mobiliario de cocina es bastante caro y ocupa mucho espacio, y los departamentos tailandeses son bastante pequeños. Sin embargo, algunos tienen una estufa pequeña o un refrigerador en casa.

5. La piel blanca es sinónimo de belleza

Las mujeres locales afirman que una dama de piel blanca es el ideal de cualquier hombre. Cuanto más claro sea el tono, mejor. Por lo tanto, hay una gran cantidad de productos cosméticos en el mercado que pueden blanquear la piel, desde simples cremas hasta inyecciones especiales.

Muchas mujeres allí prácticamente nunca toman el sol, y sus trajes de baño sorprenden a los turistas: en lugar de los bañadores habituales, ellas usan ropa cerrada hasta para nadar.

6. Enseñar la planta de los pies es como una ofensa

Cruzar las piernas de modo que otras personas puedan ver las plantas de tus pies, así como colocarlos sobre una mesa o silla no es costumbre aquí. Es un gesto muy grosero y ofensivo, ya que los pies son considerados la parte más sucia del cuerpo. Por cierto, es por eso por lo que los lugareños los lavan primero cuando vuelven a casa.

Por supuesto que los visitantes son tratados con comprensión, pero es mejor respetar la cultura local.

7. La cabeza es la parte más sagrada del cuerpo humano

Pero la cabeza, por el contrario, es algo sagrado. No debes tocar el cabello de alguien, incluso si es un gesto amistoso o parte de una broma. La regla también funciona cuando se trata de hijos de otras personas. Lo más probable es que los lugareños se confundan si le das una palmadita en la cabeza a un niño que se te acercó.

Aunque cabe señalar que esta prohibición no es observada por todos los tailandeses y poco a poco está convirtiéndose en una cosa del pasado.

8. Muchos bebés reciben un segundo nombre poco común

Muchos tailandeses conservan las creencias tradicionales. Una de ellas es que los espíritus malignos no pueden dañar a un niño si no conocen su nombre, lo que significa que un bebé debe tener dos.

En los últimos años, la tradición ha cambiado un poco: a los niños se les da un segundo nombre en honor a marcas mundiales o palabras populares en inglés. Por ejemplo: Pepsi, Benz, Pancake, Golf, Bank, Wifi, etc.

9. En muchos lugares públicos no hay papel higiénico

La mayoría de los baños tienen una ducha-bidé que se usa en lugar del papel. Aunque si estos no están muy bien equipados (por ejemplo, en lugar de un inodoro puede haber solo un agujero en el piso), definitivamente encontrarás un balde de agua y un cucharón.

Si hay papel en el baño, en ningún caso debes tirarlo por el inodoro: el sistema de alcantarillado allí está dispuesto de una manera diferente y puede obstruirse.

10. El papel higiénico se usa como servilletas

Los tailandeses son muy prácticos, así que usan el papel higiénico como servilletas. Limpian todo con él: tanto la superficie de las mesas como su propia cara. Mientras que las toallas de papel, las que se usan en los países occidentales, son utilizadas por los lugareños cuando es necesario absorber el exceso de aceite vegetal durante la cocción de alimentos.

11. Hay parejas con una gran diferencia de edad

Muchos turistas quedan en shock al ver a chicas jóvenes en compañía de hombres mayores en las calles de la ciudad. Mientras tanto, esta es una situación común para los lugareños. Se ha vuelto una costumbre de muchos europeos en edad de jubilación mudarse a Tailandia en busca de residencia permanente y comenzar allí una nueva familia, eligiendo a esposas jóvenes. Una de las razones por las que las muchachas locales contraen este tipo de matrimonio es el deseo de mantenerse a sí mismas y a sus familias, y también de garantizarles a sus hijos un buen futuro.

12. La situación del agua caliente y limpia es complicada

Si lo peor para nosotros es no tener agua durante 2 semanas en verano, en Tailandia la situación es mucho más complicada. Según quienes se han trasladado a este país, hay una constante falta de agua en la época de sequías. Y en muchas residencias privadas, esta no es del todo apta para el consumo, ya que nadie la clora.

Prácticamente no hay suministro central de agua caliente en el país. Por lo general, las personas ponen calentadores en la ducha y en la cocina, mientras que en el lavabo del baño solo hay agua fría.

Y, por supuesto, no puede beberse del grifo allí. Además, tampoco es una buena idea lavar frutas y verduras con esa agua. Para esos fines, la gente compra agua especial en bidones.

13. A los lugareños les encantan los inhaladores

En cualquier tienda o farmacia encontrarás estantes repletos de lápices inhaladores de varios aromas. El mentol es el más popular.

Los lugareños los usan para vigorizarse, deshacerse de la secreción nasal o del dolor de cabeza. Basta con llevar el dispositivo a la nariz y hacer una respiración profunda.

¿Cuál ha sido el viaje que más te ha impresionado? ¿Qué te parecen las culturas asiáticas como la tailandesa?

Bella y Genial/Historias/10+ Hechos sobre la cultura tailandesa que demuestran que somos como agua y aceite
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos