Bella y Genial
Bella y Genial

9 Maneras en que la sociedad combatió los días fríos según diferentes países y épocas

Desde la edad de piedra, el ser humano ha buscado la manera de sobrevivir a todos los obstáculos de su alrededor, y uno de ellos era el frío. Desde entonces, con el paso del tiempo, han surgido ingeniosas formas de mantener el calor en nuestro cuerpo. En cada lugar las ideas son muy diferentes y podrías sorprenderte del avance que esos inventos han tenido o cómo todavía conservamos muchos de ellos.

En Bella y Genial traemos para ti algunos de esos trucos para que conozcas cómo se las arreglaban en el pasado y cómo lo solucionan hoy otras culturas. Quién sabe y te inspires con alguno de ellos y lo pongas en práctica para el próximo invierno.

1. Estados Unidos, Países Bajos y el norte de Alemania: estufa para pies

En la antigüedad, la estufa para pies era un excelente recurso contra el frío. Se trataba de un simple cajón de madera dentro del cual se colocaba un cuenco u olla de cerámica o metal con brasas. En la parte superior del cajón había agujeros por los que pasaba el aire caliente. Poniendo los pies encima y cubriendo el cajón con ropa larga o con una manta, se podría conseguir una gran calidez. En el siglo XIX en los Estados Unidos, estos “taburetes” a menudo se llevaban consigo a los servicios religiosos prolongados para no congelarse después de permanecer sentado durante mucho tiempo.

Los pobres que viajaban en carretas o trineos se calentaban a su manera: llevaban ladrillos calentados o usaban una plancha o papas hervidas como almohadilla térmica.

2. Israel — chimeneas y caldos

Israel es un país cálido, por lo tanto, allí se construyen casas principalmente en estilo de verano. Como resultado, durante los inviernos cortos, cuando hace mucho frío, las heladas baldosas del piso, las paredes de cemento frío y las corrientes de aire eliminan todo el calor que podría haber en el hogar. Pero además de calentadores y aires acondicionados con función de calefacción, la gente ha encontrado algunas formas más sencillas de mantenerse caliente en la estación fría:

🔥 Instalan chimeneas de leña, gas o eléctricas e instalan sistemas de calefacción por suelo radiante.

☕ Toman mucho té y no caminan por la casa sin calcetines calientes o las famosas pantuflas a cuadros.

🍲 Disfrutan de una sopa de pollo caliente casera con verduras y cuscús.

3. China: un sistema de calefacción llamado kang y las ventanas hacia el sur

En China, muchos hogares no tienen calefacción central. Las personas adineradas instalan calefacción y pisos radiantes, pero la gente sin ese recurso lo hace a la antigua: se calientan con varias prendas a la vez. Y a veces hace tanto frío en las casas que hay que vestirse cuando se llega de la calle, y no al revés. Estás son tras formas de cómo calientan tradicionalmente sus hogares:

🏠 Construyen casas con ventanas y puertas orientadas al sur. Al mismo tiempo, la casa se ubica de tal manera para que el sol no penetre demasiado por las ventanas, pero caliente el hogar.

🛏️ Hasta el día de hoy, en las casas de campo se pueden encontrar sistemas de calefacción hechos de ladrillos llamados kang, que ocupaban al menos 2 metros de longitud, y a veces todo el piso. Es una gran estufa horizontal que puede usarse de mesa, cama o silla. De hecho, cumple la función de un suelo radiante, que los chinos hicieron hace más de 7000 años.

4. Suecia: calor generado por las personas y su actividad en Internet

Gran parte de Suecia ha pasado a sistemas de calefacción domésticos respetuosos con el medio ambiente. En muchas casas, la calefacción geotérmica es la que genera una atmósfera acogedora, utilizando el calor natural de la tierra. Aunque es bastante caro instalar un sistema de este tipo, los gastos normalmente se recuperan después de 8 años, otra opción son los paneles solares. También usan métodos más modernos:

📷 Todo lo que publicamos en Instagram y Facebook se guardan en enormes almacenes de servidores. Uno de ellos, ubicado en Estocolmo, aporta todo el calor que genera para calentar las casas de los habitantes de esta ciudad.

🚂 También se anunció la intención de convertir el calor generado por los pasajeros de los trenes en calefacción para edificios de oficinas más cercanos.

5. Reino Unido y Estados Unidos: desde almohadillas térmicas de latón hasta mantas eléctricas

Siglos atrás, la gente se iba a dormir con gorros y ropa de lana sobre las que se ponían camisones, luego debían cubrirse con varias mantas a la vez. Además, la cama se calentaba con almohadillas térmicas de latón, similares a sartenes grandes, que se llenaban con carbón caliente o medio caliente y se colocaban entre sábanas de lino.

Más tarde fueron reemplazadas por almohadillas térmicas de goma llenas de agua caliente. A principios del siglo XX, fueron reemplazadas por mantas eléctricas. Sin embargo, hasta principios del siglo XXI, dormir cubriéndose con las mismas no era muy seguro: podían provocar un incendio, ya que no se apagaban al sobrecalentarse.

6. Japón: yutanpo, kairokotatsu

En Japón, siguen sin tener calefacción central y las paredes de las casas son finas como el papel. El aislamiento tampoco sirve, por lo que el frío penetra por todos lados. Como resultado, las habitaciones pueden estar bastante frías, incluso en inviernos cálidos. Pero los ingeniosos japoneses han encontrado varias formas de resolver el problema:

Para mantenerse calientes por la noche, los japoneses usan yutanpo. Esto viene ser una almohadilla térmica o una botella que se llena con agua caliente hechas de plástico, aluminio y, con menos frecuencia, de goma. Solo que el yutanpo tiene muchas desventajas: calienta solo una parte del cuerpo y puedes despertar con quemaduras.

Los japoneses también llevan consigo un kairo: diminutas almohadillas térmicas, que son unas bolsas con gel. Si las sacudes en las manos o arrugas moviendo así el gel, comenzarán a generar calor. Estas bolsas se pueden poner en el calzado o en un bolsillo, y algunas, con velcro, se pueden fijar directamente en la ropa.

Y, por supuesto, a los japoneses los ayuda a mantenerse calientes la kotatsu, su mesa favorita; de hecho, solo es una manta que se usa para cubrir la mesa con un calentador. En las noches frías, se convierte en el verdadero centro de la casa, bajo el cual toda la familia se reúne para conversar, ver la televisión o jugar juntos.

7. Finlandia: desde saunas hasta energía de la naturaleza

Durante mucho tiempo, los finlandeses han disfrutado de los saunas. Por otro lado, los saunas no eran solo un lugar donde uno podía lavarse y arreglarse: en invierno servían como vivienda. El sauna era solo un pozo en el suelo sin ventanas en el que un montón de piedras se calentaban con fuego. Después de 6 a 8 horas de calentamiento, el humo se liberaba a través de una escotilla y entonces se podía entrar y disfrutar del calor.

Las casas modernas en Finlandia están bien aisladas y, a menudo, tienen ventanas triples o incluso de 4 a 5 capas de vidrio. Muchas casas están conectadas al sistema de calefacción central, pero el 70 % de los edificios nuevos no muy grandes se construyen con bombas de calor que convierten la energía de fuentes externas (agua, aire). Son de tamaño pequeño y no requieren combustible.

8. Corea: Sistema de calefacción Ondol

El ondol es el sistema de calefacción más antiguo de la Península Coreana, que data desde el Período de los Tres Reinos (siglo IV) y que, en la actualidad, sigue en funcionamiento pero en una versión más moderna. El sistema tradicional consistía en la filtración de humo y calor a través de los suelos por medio del fuego de una estufa colocada al nivel del suelo. Así, mientras se calentaban las habitaciones, también se cocinaba, obteniendo dos beneficios.

En los últimos años, este sistema modernizado ha sido introducido en otras partes del mundo debido a la ventaja de su económico costo, por esta razón comienza a ser reconocido y usado de manera internacional. Ahora, los departamentos de los coreanos tienen un sistema de calentamiento de piso mejorado que les permite hacer sus actividades en el suelo como antiguamente con este sistema.

9. México: Comida, fogatas y cobertores

En México, el invierno amerita el uso de muchas capas de ropa para cubrirse lo más posible porque no tienen prendas especiales para ello. Dentro de casa, la mayoría de las personas siguen usándolas porque no cuentan con un sistema de calefacción o chimeneas. Si el frío llega a ser muy extremo, se enciende la estufa para producir calor, o se prende una fogata en la calle o cochera (aunque están prohibidas por el peligro de incendio).

Para los mexicanos el consumo de alimentos calientes ayuda mucho, y los favoritos en bebidas son el café, el champurrado, el atole y el chocolate. En cuanto a comida, se prefieren caldos de pollo, menudo y pozole, pero no pueden faltar los tamales.

Otra de las costumbres para aguantar la temporada invernal es usar una cobija muy particular para no perder el calor mientras se duerme: el famoso cobertor tipo San Marcos, lugar de donde es originario. Es una manta bastante gruesa que puede llegar a pesar de 3 a 4 kilos y suele tener estampados peculiares como tigres, animales del bosque y hasta guerreros aztecas. Suelen ser resistentes y perdurar por años, pues muchas de las familias mexicanas se han heredado estas cobijas de una generación a otra.

Y tú, ¿qué haces para mantenerte calientita cuando hace mucho frío?

Bella y Genial/Creatividad/9 Maneras en que la sociedad combatió los días fríos según diferentes países y épocas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos