Bella y Genial
Bella y Genial

10 Cosas que hemos hecho mal durante mucho tiempo, pero aún podemos corregir

Si tenemos en cuenta que muchísimas de las actividades que realizamos a diario las hacemos casi automáticamente, sin reflexionar al respecto, comprobaremos que la famosa afirmación “el humano es un ser de costumbres” es correcta. De hecho, es probable que así hayamos actuado toda la vida, sin detenernos a pensar si lo que estamos haciendo es práctico o adecuado.

En Bella y Genial, nos hemos divertido mucho investigando cómo podemos cambiar nuestra manera habitual de utilizar ciertos objetos para que el resultado sea más efectivo. Por ejemplo, cómo sacarle el mayor provecho a un triturador de ajos o cuál es la forma correcta de colocar un asiento de seguridad para niños.

1. Ponemos el jengibre sobre los rollos de sushi

Mucha gente prefiere poner el jengibre sobre el rollo y solo entonces llevarse el delicado bocadillo a la boca. Pero de hecho, el jengibre encurtido, por su frescura y su picor, ayuda a las papilas gustativas a eliminar el sabor del rollo anterior. Este suplemento debe consumirse por separado, después de cada porción.

2. Retiramos a la fuerza el tapón de plástico de los frascos de medicamentos

La mayoría de estos envases tienen un tapón de plástico especial, que intentamos arrancar con los dientes, las uñas o las tijeras. Pero es más fácil y correcto desenroscar la tapa, sujetar el tapón de plástico con la rosca de la tapa y sacarlo junto con ella.

3. Usamos cualquier tipo de medias de nailon con ropa interior

Básicamente, hay dos modelos de medias de nailon: los que tienen la parte alta lisa y los que tienen un refuerzo que emula la ropa interior femenina. Las medias con simulación de calzón no requieren usar ropa interior adicional. Estos modelos suelen tener un refuerzo de algodón. Son inmediatamente reconocibles por el embalaje y el dibujo de imitación del calzón.

4. Horneamos alimentos en papel de aluminio

Originalmente, el papel de aluminio solo se utilizaba para envasar chocolate y otros alimentos. No se exponía a altas temperaturas, y menos aún para cocinar alimentos en él, ya que se creía que era peligroso para la salud.

El debate sobre su daño e inocuidad está todavía en curso, pero a las personas que padecen ciertas enfermedades crónicas, se les sigue recomendando abstenerse de utilizar papel de aluminio en el horno. Sin embargo, puedes almacenar alimentos en él, ya que no es peligroso.

5. Colocamos las pastillas para el inodoro sobre el borde de la taza

Mucha gente tiene la costumbre de colocar las pastillas en el borde de la taza del inodoro. Y pocos saben que esta no es la única forma correcta de colocarlo. La unidad de higiene puede introducirse simplemente en el espacio que hay debajo del borde, de modo que se sujete de forma segura y no interfiera con el ajuste del asiento.

6. Despegamos las etiquetas de la fruta y lavamos con cuidado los restos de pegamento

Es bueno saber que una etiqueta adhesiva ingerida accidentalmente no dañará tu organismo. Las etiquetas adhesivas están hechas de un papel especial comestible. Incluso el pegamento con el que se adhiere la etiqueta es inofensivo, por lo que no es necesario limpiar las frutas y verduras hasta que chirríen para eliminar los restos de pegamento.

Los fabricantes están obligados a cumplir estrictamente las normas para fabricar estas etiquetas adhesivas multicolores. Ingerirlas en cantidades incalculables no es, por supuesto, una buena idea. Pero si tu hijo se traga accidentalmente una junto con una manzana, no te alarmes.

7. No seleccionamos el grado de molienda en el molinillo de pimienta

La mayoría de las veces, simplemente giramos la tapa del molinillo en la dirección conocida. Pero resulta que el grado de molienda se puede ajustar a tu gusto. Dependiendo del envase y del fabricante, hay dos maneras de hacerlo.

Primera: girar la tapa del molinillo en la dirección opuesta. Segunda: jalarla hacia arriba.

8. Pelamos el ajo antes de utilizar el prensador

Aplastar el ajo es aún más fácil y rápido de lo que pensábamos. No hace falta pelar los dientes, solo hay que ponerlos en el prensador de ajos tal cual y ¡listo! Las cáscaras se quedan dentro y la pulpa sale.

9. Le echamos mucho detergente a la lavadora para que “lave mejor”

Es un error común creer que cuanto más detergente le echemos a la lavadora, más limpia quedará la ropa; sin embargo, la realidad es que se provoca el efecto contrario. Una cantidad excesiva de este producto genera demasiada espuma, la cual deja residuos que no se logran enjuagar por completo y que dejan tu ropa áspera y a veces hasta manchada. Por eso, la recomendación es nunca echar el detergente al tanteo directamente sobre la ropa, sino usar la medida especificada por el fabricante y no más.

10. Instalamos el asiento de seguridad para niños detrás del conductor

Se suele creer que el lugar más seguro en un coche es detrás del conductor. Pero los científicos han descubierto que en realidad es el centro de la última fila. Siempre que haya un reposacabezas central.

Por lo tanto, no debes instalar el asiento de seguridad para niños detrás del conductor, ya que en caso de colisión lateral, las lesiones son inevitables. En el centro de los asientos traseros y con un asiento de seguridad infantil de calidad, el riesgo de lesiones se reduce varias veces.

¿Estabas enterada de todas estas cosas que no hacemos del todo bien? ¿Hay alguna que no te convenza por completo? ¿Cuál?

Bella y Genial/Hazlo tú misma/10 Cosas que hemos hecho mal durante mucho tiempo, pero aún podemos corregir
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos