Bella y Genial
Bella y Genial

14 Trucos de cocina que pueden impresionar hasta a tu suegra

Los trucos para cocinar pasan de boca en boca, o más bien, de barriga en barriga, y nunca se olvidan. Sea nuestra mami o nuestra abuelita, siempre aprendemos de ellas lo mejor de lo mejor. Por esto, dependiendo de la cultura y de la edad, es muy probable que puedas hallar un nuevo truco bajo la manga de cada cocinera.

1. Cortar los champiñones en una brocheta

Una forma de cortar rápidamente grandes cantidades de setas es ponerlas en una brocheta, y con un solo golpe de cuchillo, picarlos de arriba abajo. Cuando te acerques al centro, donde se encuentra el palillo, dale la vuelta y continúa cortando del otro lado.

2. Sacar cómodamente la harina de la bolsa con la ayuda de la cuchilla de una batidora común

Puedes sacar fácilmente la harina de la bolsa sin derramarla utilizando la cuchilla de una batidora de hierro clásica. Sumérgela en la harina, gírala, luego sácala. Un consejo extra: pesando una vez la cantidad de harina que sacas, siempre sabrás exactamente cuánta harina extraes con la cuchilla.

3. Meter la cebolla al congelador evita que te saque lágrimas

Picar la cebolla puede ser algo molesto, especialmente cuando eres sensible al olor, pues las lágrimas no paran de salir. Sin embargo, si metes la cebolla al congelador durante aproximadamente 15 minutos, podrás cortarla sin que te cause tantos problemas. ¡Pero ojo! Ten cuidado porque algunas veces este proceso podría hacer que la cebolla se vuelva menos fuerte y por ende su sabor sea más suave.

4. La tapa de la olla puede fijarse a ella sin problemas

Cuando cocinamos, a menudo tenemos que quitar la tapa de la olla, y en ese momento nos preguntamos dónde y cómo colocarla. Si apoyas la tapa en una superficie con el asa hacia abajo, esta rueda y mancha todo a su alrededor. Coloca la tapa en el asa de la olla, enganchándola con el borde. No te preocupes, la estructura será estable, incluso si la olla está vacía.

5. Con el cortador de manzanas puedes cortar setas

Con el cuchillo para manzanas no solo puedes cortar estas frutas, sino también las setas. Basta con colocar la seta en la muesca central y presionar hacia abajo.

6. Las bolsas y botellas son útiles para almacenar productos a granel

Si te quedas sin envases o te vas de excursión y no quieres llevarte envases adicionales, vierte los cereales o el azúcar en una bolsa de plástico, corta la parte superior de una botella de plástico normal de agua u otra bebida y pasa la parte superior de la bolsa por el cuello de la botella. Aplana el borde de la bolsa y enrosca la tapa en la parte superior.

7. No es necesario tirar el anillo de la botella de aceite vegetal

A menudo tiramos el anillo de plástico cuando abrimos una botella de aceite vegetal. Sin embargo, este elemento puede ayudarnos a ahorrar producto. Lo único que hay que hacer es empujarlo un poco con el bucle de plástico hacia abajo en el cuello de la botella, y dejar solo una pequeña hendidura. A través de ella, el aceite fluirá en un chorro fino y no en un chorro generoso, que hace desperdiciar el producto.

8. Puedes “revivir” la lechuga, los pepinos y el limón con agua corriente

Puedes refrescar una ensalada ligeramente marchita colocándola en un bol con agua helada. Después de unos minutos, las hojas estarán crujientes y bien verdes. Haz lo mismo con los pepinos o los limones.

9. Las tartas de queso perfectamente redondeadas se pueden hacer con un vaso

Las tartas de queso pueden quedar perfectamente redondas colocando la masa sobre una superficie enharinada y cortándola con un vaso haciendo unos vigorosos movimientos circulares.

10. El kiwi se puede cortar con la cuchilla de una batidora

La pulpa del kiwi se puede cortar en gajos rápidos y uniformes con la cuchilla de una batidora común. Corta la fruta por la mitad, presiónala contra la cuchilla, gira la fruta un poco y luego retírala.

11. Puedes hacer un huevo frito “perfecto” separando la clara y la yema

Si no te gustan los huevos fritos con una clara de huevo “viscosa”, no rompas el huevo entero sobre la sartén. Separa la clara de la yema, coloca primero la clara y luego, cuando esta se haya cocido ligeramente, vierte con cuidado la yema.

12. Sujeta el termómetro a la olla con un clip metálico

A veces es necesario controlar la temperatura del líquido durante la cocción, pero no es cómodo sostener el termómetro con las manos. En este caso, puedes fijar el termómetro a la olla con la ayuda de un clip metálico.

13. Un tenedor ayudará a drenar el agua de la bolsa de arroz

Es fácil eliminar el exceso de líquido del arroz hervido en una bolsa fijando la bolsa de plástico con un tenedor al grifo del fregadero de la cocina. De este modo, todo el caldo se escurre directamente por el desagüe y no tienes que sujetar la bolsa con tus manos.

14. Las zanahorias jóvenes se pueden pelar con papel aluminio

Las zanahorias jóvenes son fáciles de pelar quitándoles solo la capa superior. Tienes que enrollar el papel de aluminio común en una bola firme y frotar con él la verdura.

15. Evita que el guacamole se ponga negro usando gotas de limón o aceite de oliva extra virgen

Cada que preparamos guacamole, el principal terror es que no se termine antes de que se ponga negro. Este proceso de oxidación puede retrasarse un poco si se agregan gotas de limón fresco. Aunque si prefieres algo que no cambie el sabor del platillo, entonces puedes utilizar aceite de oliva extra virgen.

Bono

Tener muchos alimentos en el refrigerador puede producir malos olores, pero es fácil prevenirlos. Simplemente, coloca un pedazo de carbón o un vasito con bicarbonato de sodio dentro del refri y listo. Sin embargo, recuerda que esto no hará milagros, también es necesario limpiar la nevera de vez en cuando para que se conserve en buen estado.

¿Qué otro truco de cocina conoces que te haya sorprendido cuando lo probaste?

Bella y Genial/Hazlo tú misma/14 Trucos de cocina que pueden impresionar hasta a tu suegra
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos