Bella y Genial
Bella y Genial

12 Productos que puedes adquirir en su versión económica sin disminuir su calidad

Por mucho tiempo, la publicidad nos ha hecho creer que si queremos comprar un producto de calidad para nuestra despensa, debemos elegir el que sea más costoso. Esto nos ha hecho descartar las versiones más baratas de ciertos artículos, con la idea de que estamos adquiriendo lo mejor para nuestras familias.

En Bella y Genial sabemos que esto no aplica para todo, por eso te compartimos una lista con los productos en los que la calidad no varía con relación al precio, por lo que te puedes ahorrar unos pesitos.

1. Cereal de caja

Entre la gran variedad de cereales que existe, es posible elegir algunos de las marcas más económicas cuando se tiene la meta de ahorrar en el súper. Puedes fijarte en las versiones genéricas y baratas de los más comunes, como las hojuelas de maíz o de trigo. Para tener una idea de la diferencia de precio, encontramos que una marca de supermercado ofrece cereales en cerca de 2,5 USD, pero también se pueden encontrar otros hasta en 5,00 USD (referencias aproximadas, tomadas en México).

Es aconsejable que, más allá de la marca o del precio, los consumidores revisen la tabla nutricional de las cajas de cereal, en especial las cantidades de azúcar, para que puedan hacer la mejor elección.

2. Frijoles

Los frijoles son alimentos básicos y algunos supermercados ofrecen sus propias presentaciones, así que entran en nuestra lista de productos que no tienen que ser de los más costosos solo por la marca, especialmente los crudos o secos. Y no solo los frijoles, sino también otros granos o legumbres como lentejas y garbanzos.

Quienes consumen las preparaciones enlatadas deben considerar que la variedad de marcas podría tener algunas diferencias en el sabor o la textura, así que su elección dependerá del gusto de cada quien (y no del precio o del marketing del producto). Es aconsejable probar y comparar.

3. Frutas y verduras

Son indispensables para mantener una alimentación saludable y balanceada diariamente, así que no es algo que podamos eliminar de la lista del súper. Cuando se trata de frutas congeladas, no hay grandes diferencias entre las marcas, así que se puede evitar pagar por la más cara. Otra forma de ahorrar es comprarlas en puestos locales de verduras y frutas, y congelarlas en casa.

Disminuir el consumo de aquellas que vienen lavadas, picadas y listas para comer en envases de plástico es otra medida que contribuye con el presupuesto, así como elegir más frutas y verduras de temporada, porque son más baratas.

4. Maíz palomero

Las palomitas para hacer en el microondas llegaron para facilitar el proceso de preparación. Pero adquirirlas nos puede generar un gasto más elevado en comparación a comprar el maíz palomero a granel. La calidad entre una y otra presentación no varía, sin embargo, el pop corn casero es más saludable y no contiene conservadores, haciéndolo un postre saludable.

5. Productos de limpieza

Muchos de los productos de limpieza tienen la misma base en su composición. Por ejemplo, los cloros que se consiguen en el supermercado suelen tener estos ingredientes principales: hipoclorito de sodio, tensioactivo aniónico (es uno de los componentes clave de detergentes y lavaplatos) y fragancia, así que se podrían usar blanqueadores de menor precio.

Está bien si ya tienes uno favorito por su aroma, pero para completar la lista de limpiadores y desinfectantes, no sería mala idea comenzar a probar algunos de los más económicos.

6. Frutos secos

Los frutos secos como almendras, avellanas, cacahuates o maníes y nueces son buenos para la salud, y son ideales para comer en las meriendas, sin excesos. No obstante, en algunos lugares sus precios pueden ser un poco elevados.

Hay dos maneras de evitar gastar mucho en ellos: una es elegir la marca propia de la cadena del súper, si los ofrecen, y la otra es comprarlos a granel y congelar una parte cuando se trata de grandes cantidades. No es necesario ir por la presentación más costosa siempre.

7. Botanas o snacks

Las botanas, refrigerios o snacks son antojitos y quizá muchos tienen ya su preferido, pero de vez en cuando se pueden probar presentaciones empaquetadas de precios más bajos para descubrir si su sabor también es agradable (o hasta mejor). En momentos en que hay que compartir, cuando el número de comensales es mayor del habitual, también es posible ahorrar algo de dinero al elegir las papas o los nachos más económicos.

8. Harina de trigo

Es posible encontrar buenas harinas de trigo de la marca del supermercado u otras de bajo costo para preparar recetas sencillas en casa, solo se debe verificar que tenga los mismos ingredientes que la que se suele usar.

Otro consejo que algunos expertos en ahorro comparten es utilizar harina de trigo para hacer pasteleshot cakes, en lugar de las mezclas que ya vienen preparadas para hacer estos alimentos, pues tienen un uso limitado, además de que suelen tener un precio más elevado. Por ejemplo, una mezcla para hacer hot cakes puede duplicar el precio del paquete de harina (referencia tomada en México).

9. Sal de mesa

Quizá la sal sea uno de los condimentos que más se utilizan para sazonar los alimentos. Aunque la sal común o de mesa es un producto considerado barato en muchos lugares, también es posible elegir una alternativa económica que sume al ahorro del hogar, porque los ingredientes que contiene no varían mucho de una marca a otra.

Para referencia, en una cadena de supermercado mexicana, encontramos que 1 kg de sal en bote (envase de plástico) de una marca conocida cuesta 1,00 USD y el de la marca propia, 0,75 USD.

10. Especias

Quienes se destacan en la cocina saben que con ellas se puede mejorar el sabor de muchos platillos. Ante un desfile de frascos que contienen especias como canela, comino, cúrcuma o pimienta en los anaqueles, se puede preferir la opción más económica o la de la marca propia del supermercado.

Sea cual sea la elección, es importante vigilar la fecha de caducidad, porque con el tiempo el sabor de los condimentos podría variar. También se debe pensar en esto al comprarlos a granel, que es otra forma de ahorrar dinero, y cuidar la cantidad que se adquiere, porque suelen usarse en pequeñas porciones y quizá los que menos empleamos pueden durar mucho. Una solución a esto podría ser compartir la compra con un amigo o familiar.

11. Bolsas herméticas

Es un producto desechable y por eso no vemos necesario hacer un gasto excesivo. En un supermercado se pueden encontrar cajitas con 50 unidades desde 1,00 USD hasta 2,5 USD, aproximadamente. Cuando se utilizan para organizar la cocina o llevar un sándwich o la merienda fuera de casa, se puede optar por las marcas económicas y las propias del súper. Si el fin es usarlas para congelar, es aconsejable probar si las más baratas son lo suficientemente resistentes para contener los alimentos.

No olvidemos que muchas veces podemos lavarlas para reutilizarlas, así se ahorra dinero y se afecta menos al ambiente.

12. Té

Existen varias razones por las que es mejor comprar té en su forma natural, pues además de que sale más económico que comprar las presentaciones que venden en los supermercados, la calidad y el sabor es mucho mejor. Así que si eres fan de tomar té, puedes ahorrar un poquito con este consejo pero también disfrutar de una buena taza de infusión.

Recordemos que este artículo es solo informativo; antes de sustituir una marca por otra, recomendamos consultar a un especialista en nutrición, si se trata de alimentos, para hacer una elección adecuada tomando en cuenta los valores nutricionales.

¿En qué productos del hogar prefieres ahorrar? ¿En cuáles prefieres gastar más? ¿Por qué?

Bella y Genial/Hogar/12 Productos que puedes adquirir en su versión económica sin disminuir su calidad
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos