Bella y Genial
Bella y Genial

16 Cosas que estarían mejor en el tacho de basura

Con el pasar del tiempo, es común empezar a guardar cosas y pensar en el “por si acaso”. Pero en el momento menos pensado, nos encontramos entre una montaña de objetos acumulando polvo y quitándonos espacio que podríamos aprovechar mejor.

En Bella y Genial sabemos lo difícil que puede ser desprenderse de algunos objetos, aunque muy dentro de ti sabes que ha llegado el momento de decirles adiós.

1. Zapatos incómodos

Los pies suelen cambiar su tamaño y forma a lo largo de los años, por lo que es indispensable medirlos antes de comprar calzado y sentir su comodidad al instante. Los zapatos demasiado ajustados o sueltos, con un apoyo insuficiente, pueden poner en riesgo la salud. Por eso es momento de deshacernos de aquellos tacones altos incómodos que guardamos y que muy pocas veces usamos.

2. Pisapapeles

En la actualidad estamos intentando ser más amigables con el planeta, y con la ayuda de las nuevas tecnologías es posible disminuir el consumo de papel. Así que los pisapapeles que servían únicamente para evitar que los documentos se volaran ya no serán necesarios.

3. Menú y folletos de restaurantes

Muchos restaurantes han decidido avanzar y crear aplicaciones para que los usuarios, desde cualquier lugar, puedan realizar sus pedidos. De esta forma se evitan las confusiones a la hora de tomar nota de las órdenes telefónicas de los clientes y los problemas de comunicación. En consecuencia, los folletos o menús de los restaurantes han quedado en el pasado, por lo que es hora de reciclarlos.

4. Lentes con una prescripción obsoleta

Los optometristas recomiendan cambiar la fórmula de los anteojos cada 1 o 3 años. Es un error guardar lentes con una prescripción obsoleta pensando que serán de utilidad en el futuro, ya que usar fórmulas no ajustadas puede traer consecuencias negativas. Es momento de tirar esos anteojos viejos y visitar al oculista cuanto antes.

5. Maquillaje viejo

Es difícil deshacerse de nuestro labial o polvo compacto favorito, pero el maquillaje, como muchos otros productos para el cuidado de la piel, tiene una fecha de caducidad. Por eso es necesario clasificar y tirar a la basura aquellos artículos que se han vencido. De esta forma evitaremos irritaciones o erupciones en la piel.

6. Calcetines sin su par

El momento de reemplazar los calcetines viejos por unos nuevos es cuando estos tienen agujeros por el uso. Hay ocasiones donde guardamos en nuestros cajones calcetines que han perdido su pareja y, con la esperanza de encontrarla, pasan años esperando sin poder usarse. Ya es hora de rendirnos y tirarlos a la basura.

7. Manuales de instrucciones

Los manuales de instrucciones sirven para indicarle al usuario cómo armar un producto. Pero su finalidad termina cuando ya está completada la tarea, por lo que es innecesario guardarlos para el futuro. Aquello que fue ensamblado puede desplazarse armado parcial o completamente, sin necesidad de volver al punto cero y necesitar del manual otra vez.

8. Ropa de bebé

La ropa de los bebés siempre posee un gran valor sentimental para los padres, por lo que deshacerse de ella no es para nada fácil. Pero antes de que el polvo y las polillas hagan de las suyas, es mejor donar esas prendas pequeñas, crear un grupo de intercambio con otras mamás o, con un poco de imaginación, hacer disfraces combinando las piezas.

9. Libros desactualizados

Los libros, sin duda, son una fuente infinita de conocimiento. Pero así como el mundo constantemente tiene nuevos avances, las fuentes de información también están continuamente actualizándose. Por eso, aquellos libros obsoletos reemplazados por información nueva no cumplen ninguna utilidad. Así que es momento de donarlos, regalarlos, reciclarlos o poner en práctica tus habilidades con las manualidades.

10. Bolsas reutilizables

Las bolsas reutilizables son consideradas buenas para el medioambiente, ya que disminuyen el uso de las plásticas desechables. Pero para que estas logren un verdadero impacto ambiental deben usarse al menos cientos de veces. De este modo, es necesario recordar llevarlas siempre cuando realicemos nuestras compras, para no tener que adquirir bolsas nuevas.

En consecuencia, aquellas bolsas reutilizables que tenemos de más no cumplirán con el objetivo ecológico, así que es recomendable regalarlas a conocidos para crear conciencia o donarlas a organizaciones que les den un uso sustentable.

11. Alcancía

Las alcancías se han convertido en una pieza vintage, guardando recuerdos de la juventud de aquellos que confiaban sus ahorros en estos pequeños contenedores. Hoy en día vivimos en una sociedad cada vez con menos dinero en efectivo gracias a la aparición de plataformas digitales y medios de pagos virtuales, lo cual, como consecuencia, ha dejado completamente en el pasado a esos objetos.

12. Envases sin tapa

Los alimentos en el refrigerador siempre deben estar en envases herméticos con tapa, ya que están expuestos a secarse o a absorber olores desagradables. Los productos descubiertos son susceptibles a la contaminación cruzada, al goteo de condensación y a derrames. Por eso, aquellos envases que no tienen tapa o están en mal estado, además de ser insalubres, solo logran ocupar espacio en nuestros armarios.

13. Frascos con botones

En un mundo de consumismo y tendencias de moda, es posible que no lleguemos a usar una prenda lo suficiente como para necesitar utilizar los botones que trae de repuesto. En muchos casos, estos quedan guardados en frascos por años, inclusive cuando ya no utilizamos más la ropa a la que le correspondían.

Existen ideas geniales para darles un nuevo uso a esos botones olvidados, solo usando un poco de creatividad e imaginación.

14. Colchones

Los colchones tienen un impacto significativo cuando del sueño se trata. La Fundación del Sueño recomienda cambiarlos después de 6-8 años de uso o cuando la persona sienta que amanece con dolores musculares, empiece a sufrir alergias o se observen desperfectos en su superficie.

15. Brasieres viejos

La ropa interior, en especial los brasieres, puede durar muchos años con los cuidados adecuados, pero existen señales que nos indican cuándo ya es tiempo de tirarla a la basura. Cuando los sujetadores ya no tienen elasticidad, también pierden su forma. Entonces se vuelven incómodos porque ya no son de la talla adecuada. Ese es el momento de decir adiós y comprar unos nuevos.

16. Tecnología obsoleta

Con el avance de la tecnología y los servicios de streaming en línea, muy pocas personas hoy en día reproducen discos de música o de películas. A menos que sea un tocadiscos que vaya en sintonía con una decoración vintage, cualquier aparato obsoleto debería tirarse, eso sí, en lugares específicamente designados para ello.

¿Qué cosas guardas y todavía no has podido tirar, a pesar de que ya no las utilizas?

Imagen de portada AndreaA. / Depositphotos
Bella y Genial/Hogar/16 Cosas que estarían mejor en el tacho de basura
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos