Bella y Genial
Bella y Genial

8 Trucos efectivos para dejar de gastar de más en el supermercado

¿A quién no le ha pasado que termina llevándose más cosas de las que iba a comprar en el súper? Sabemos que a veces es difícil resistir a la tentación, pero créenos, vale la pena intentarlo por todo el dinero que puedes ahorrar. Y si no tienes idea de cómo puedes lograrlo, no te preocupes, por fortuna existen algunas estrategias que te convertirán en una experta de las compras inteligentes.

Por eso hoy, en Bella y Genial, te queremos compartir nuestros mejores consejos para que ya no gastes más de lo necesario a la hora de abastecerte de comida y productos para el hogar. Tu bolsillo te lo agradecerá.

1. Haz una lista de compra

Puedes hacer un seguimiento de todos los productos que necesitas reponer durante el mes. El día que vayas a hacer la compra, puedes hacer una lista de todos los artículos por sectores o por categorías para no tener que rebuscar demasiado entre los productos. Esto puede ayudarte a mantenerte concentrado y a comprar solo lo que necesitas.

Aunque es importante saber lo que necesitas comprar, a veces puede ser útil no seguir la lista estrictamente si algunos productos que vas a necesitar en algún momento están de oferta, pero como los supermercados suelen utilizar esta estrategia en su beneficio, tienes que ser inteligente cuando compres una gran cantidad de un artículo. En primer lugar, asegúrate de que lo necesitas y lo vas a utilizar. A continuación, ten en cuenta la fecha de caducidad, ya que la mayoría de estos productos están próximos a ella. Por último, comprueba si realmente estás consiguiendo una buena oferta: a veces dos cantidades menores de un artículo pueden costar lo mismo que uno grande que esté en oferta.

2. Fíjate en la fecha de caducidad

Los comerciantes suelen colocar los artículos con fecha de caducidad próxima en la parte delantera de la estantería porque hay más posibilidades de venderlos. Tendrás más tiempo para utilizar el producto si eliges el que tiene la fecha de caducidad más lejana, a la vez que tendrás menos desperdicios.

3. No hagas la compra con hambre

Este truco puede resultar muy útil, ya que puede acabar con el ansia de comprar alimentos que no necesitas. Puedes tomar un tentempié antes de hacer la compra, así tendrás menos tentaciones de comprar algo que no has planeado porque los alimentos con alto contenido calórico pueden ser más apetecibles de lo habitual.

4. Compara los precios en diferentes supermercados

Esto puede suponer que tengas que hacer más viajes a diferentes tiendas, pero también puede resultar fructífero. Busca las marcas y productos que utilizas habitualmente y compara sus precios. Determina qué tienda los vende al precio más bajo.

5. Compra en días no pico

Normalmente, los precios son más bajos durante los días que no son de máxima afluencia porque las tiendas tienen que trabajar más para atraer a más clientes. Averigua qué días son los más concurridos en tu supermercado. Suelen ser los días de pago, los fines de semana y los días previos a las vacaciones.

Los lunes, martes y miércoles, las tiendas suelen estar menos concurridas.

6. Abastécete de cupones

Puedes encontrar cupones en los anuncios de los periódicos o los catálogos, o conseguir códigos promocionales en línea para obtener descuentos. Lo bueno de esto es que se puede ahorrar dinero, pero hay que hacerlo con prudencia. Se aconseja hacer un plan y ceñirte a tu presupuesto. De lo contrario, puedes gastar más dinero mientras intentas ahorrarlo comprando cosas que realmente no necesitas y que no vas a utilizar.

7. Prueba las marcas propias de los supermercados

Algunos supermercados venden sus propias versiones de productos. Pueden parecer menos lujosos que los de la marca que sueles comprar, pero también pueden contener los mismos ingredientes de buena calidad.

Puedes hacer la prueba y comprobarlo. Por ejemplo, puedes comprar algunos productos de limpieza para el hogar que estén hechos con alternativas naturales de limpieza, ya que algunos pueden ser más baratos que los compuestos por productos químicos.

8. Compra al por mayor

Esta estrategia es una de las más utilizadas y tiene muchas ventajas porque puede ahorrarte dinero. Pero tiene algunos contras a los que también debemos prestar atención:

  • Es más barato por unidad, pero puede suponer un gasto inicial. Prepárate para un coste mayor si compras al por mayor.
  • Es raro que se te acabe el artículo, pero puedes abusar de él. Es probable que uses más arroz del que necesitas al cocinar si tienes una caja grande en lugar de una pequeña, así que es algo que debes tener en cuenta.
  • Es más ecológico, pero necesitarás almacenamiento. Tendrás que tener capacidad, como cámaras de almacenamiento o armarios, para guardar los artículos comprados al por mayor.
  • Estarás preparado para las emergencias, pero tendrás menos variedad de productos. Si compras un producto concreto, como un paquete grande de frijoles enlatados, lo consumirás durante algún tiempo.
  • No tendrás que hacer tantos viajes a la tienda, pero ten cuidado con las fechas de caducidad. Algunos artículos que compras al por mayor pueden caducar mientras están almacenados.

Sin embargo, estos son los productos que es mejor comprar al por mayor:

  • Arroz, frijoles secos
  • Productos enlatados
  • Bebidas que puedan permanecer a temperatura ambiente

Qué productos es mejor no comprar al por mayor:

  • Productos lácteos y huevos
  • Verduras y carnes frescas (a no ser que pienses congelarlas)
  • Pan (puede enmohecerse rápidamente)
  • Especias (pueden perder su sabor con el tiempo)

Ahora ya no hay pretextos para gastar de más. Cuéntanos, ¿tú en qué productos del hogar sueles invertir más? ¡Te leemos en comentarios! Y no olvides compartir este artículo para que le sea útil a más personas.

Bella y Genial/Hogar/8 Trucos efectivos para dejar de gastar de más en el supermercado
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos