Bella y Genial
Bella y Genial

14 Tips para que los artículos del hogar rindan por más tiempo

Muchas quisiéramos que nuestras cosas duraran para siempre o, por lo menos, que no tuviéramos que deshacernos de ellas tan pronto. Quizá alguna vez te hayas preguntado: ¿existirá alguna forma de que mis flores no se marchiten tan rápido? ¿O habrá alguna manera de que el pan que compré hace una semana no se eche a perder en un mes? ¡Que no cunda el pánico! La respuesta es sí. Y para nuestra buena suerte, hay personas dispuestas a compartir sus secretos para que los artículos del hogar duren por muchísimo tiempo.

1. Prolonga la vida de tus velas agregando un poco de sal

Un método muy efectivo consiste en que, después de apagar la vela, agregues un poco de sal a la cera tibia. Esto hará el proceso de combustión más tardado. Para lograrlo, espolvorea una pizca de sal en la cera derretida y usa un palillo de dientes para revolverlo y que todo se mezcle bien. Solo ten cuidado al encender la vela. La sal produce pequeñas chispas que pueden salir volando y quemar lo que sea que se encuentre alrededor.

  • Consejo extra: mete la vela al congelador por unas horas antes de encenderla. Eso hará que la cera se endurezca y evitará que la vela se derrita velozmente.

2. Aplasta el papel de baño y evita las largas tiras de papel desperdiciado

Si quieres que tu rollo no se acabe tan pronto, basta con aplastarlo levemente hasta que su forma se haga ovalada. La rotación será más difícil e impedirá que jales demasiado papel de un tirón. Porque, aceptémoslo, pocas son las personas que vuelven a enrollar el exceso de papel.

  • Consejo extra: fingir que es el último rollo de papel que queda en casa puede hacerte consciente de no usar más de lo que necesitas.

3. Al terminar de lavar los platos, jamás dejes la esponja al fondo del fregadero

Un portaesponjas siempre será tu mejor aliado. En especial esos que cuelgan del fregadero y tienen pequeños orificios o ranuras que permiten la ventilación para que tu esponja se mantenga seca. La humedad es lo que acaba con ellas, por lo que jamás las dejes en el fondo del fregadero.

  • Consejo adicional: mantén tus esponjas alejadas de superficies que estuvieron en contacto con carne cruda. Algunos expertos en salud aseguran que estas deben desecharse si se usan para limpiar restos o jugo de carne cruda, pues prolifera el crecimiento de bacterias dañinas dentro de ellas. En su lugar, puedes usar un aerosol antibacterianotoallas de papel.

4. Seguir las instrucciones de tu sartén antiadherente hará que dure años

A veces hacemos caso omiso a las instrucciones y no somos conscientes del daño que esto puede causar a nuestros artículos. En este caso, el deterioro temprano de la sartén.
Generalmente, en las que son antiadherentes viene la indicación de curarlas con aceite antes de usarlas. Es necesario hacerlo, para que la superficie quede completamente lisa y uniforme, libre de huecos o poros.

Si ya tiraste la etiqueta o se te pasó leer las instrucciones de cómo hacerlo, aquí te dejamos los pasos para lograrlo:

  1. Lava la sartén con agua tibia y jabón.
  2. Sécala bien con una toalla de papel o un paño de cocina.
  3. Agrega una cucharada de aceite de canola y frota el fondo y los bordes de la sartén.
  4. Calienta durante unos 30 o 60 segundos (en flama media).
  5. Retira la sartén del fuego y deja que se enfríe.
  6. Limpia el exceso de aceite.
  7. Tu sartén está lista.
  • Consejo adicional: no coloques agua helada en la sartén cuando aún esté caliente. Parece obvio, pero este es uno de los errores más comunes y que más daña la sartén, pues puede deformarla, astillarla o agrietarla. Mejor espera a que se enfríe y posteriormente remójala en agua tibia.

5. Después de lavar las toallas, sacúdelas para mantenerlas esponjosas

Cuando termines de lavar las toallas de mano y de baño, sacúdelas antes de doblarlas y guardarlas. Esto mejora la absorbencia y mantiene su fibra esponjosa. También hace que cumplan su función correctamente por mucho tiempo.

  • Consejo extra: no laves demasiadas toallas en una sola carga. Clasifícalas en grupos según el color, el tamaño y qué tan sucias estén. Esto te permitirá crear más espacio y ayudará a que las toallas queden libres de gérmenes o impurezas, lo que prolongará su vida útil.

6. Para que tu harina se mantenga fresca durante meses, guárdala en el congelador

Para que la harina se mantenga fresca por más tiempo, debemos guardarla en un lugar que cumpla tres características esenciales: que sea frío, oscuro y sellado. Para conseguirlo, primero debemos meter la harina en un recipiente hermético o en una bolsa de plástico hermética y después almacenarla en el refrigerador o el congelador. El frío matará los gérmenes que puedan existir en ella y ampliará su vida útil de uno a dos años.

7. El peor error que puedes cometer es dejar tu rastrillo dentro de la regadera

Todas lo hemos llegado a hacer alguna vez, sin saber que es totalmente incorrecto. Según expertos, guardar el rastrillo dentro de la regadera es un rotundo no, porque hay riesgo de que las cuchillas se oxiden. Aunque sea más práctico, hacer esto puede terminar pronto con la vida de tu rasuradora. Déjala en un lugar abierto y con corriente de aire para que se seque. Después, guárdala en un sitio seco con su protector o estuche.

  • Consejo adicional: para limpiar tu rastrillo no debes golpear el cabezal contra la pared o el lavabo, pues puedes dañar las piezas y el mecanismo, logrando que no funcione debidamente.

8. Guarda los frascos bocabajo para evitar el crecimiento de moho

En más de una ocasión te habrá pasado que estás a punto de prepararte algo con mermelada, salsa, etc., pero al momento de abrir los frascos te das cuenta de que se echaron a perder mucho antes de la fecha de caducidad. No te preocupes. Para que esto no te vuelva a pasar, todo lo que debes hacer es guardar los frascos bocabajo. Suena increíble, pero los expertos afirman que hacerlo creará un espacio de vacío que ralentizará la producción de moho. Así tus alimentos no se descompondrán rápido.

9. No te deshagas de tus suéteres encogidos. Todavía puedes recuperarlos

Si metiste tu suéter a la secadora por error y se encogió, todavía no lo tires, hay una manera de recuperarlo. Lo único que necesitarás es un poco de acondicionador para el cabello. En una tina, haz una mezcla de agua tibia y acondicionador. Después sumerge el suéter durante 30 minutos.
El efecto suavizante del acondicionador para el cabello ayudará a aflojar la tela, permitiéndote estirar el suéter con gentileza y regresarlo a su tamaño.

10. Espolvorea un poco de bicarbonato de sodio en tu sofá para conservar la tela

Un truco que puede ayudarte a limpiar tu sofá, si no tienes mucho tiempo o dinero, es usar bicarbonato de sodio. Espolvorea una buena cantidad de este producto por todo el sillón y déjalo actuar durante unos 30 minutos. Retira el exceso de bicarbonato con una aspiradora. Este elemento no solo ayudará a deshacerte de malos olores, sino también a reducir manchas y suciedad.

  • Consejo extra: los rayos UV pueden dañar la tela de tu sofá, causando blanqueamiento o desvanecimiento del color, si se expone constantemente a ellos. Evita colocarlos en un lugar donde les dé el sol o cierra las cortinas para protegerlos.

11. Para mantener el pan fresco por varios meses, basta con meterlo al congelador

Este tip es similar al de la harina. Para retrasar la descomposición del pan, todo lo que necesitamos es envolverlo con un pedazo de papel de aluminio o plástico, meterlo en un recipiente o bolsa hermética y ponerlo en el congelador, donde durará hasta tres meses.

12. Usa las toallitas de tus lentes para limpiar la pantalla de tu laptop

La mejor manera de deshacerte de huellas dactilares, manchas de grasa y suciedad sin dañar la pantalla de tu laptop es usando toallitas para limpiar anteojos. Estas también son buenas para tu pantalla, pues la limpiarán y desinfectarán sin rayarla, lo que la mantendrá como nueva.

13. Revive esos marcadores que tienes en casa

Busca esos marcadores que aparentemente están secos y dales una segunda oportunidad. El vinagre es algo que casi todos tenemos en casa y que puede salvarles la vida a tus plumones. Para ello, deberás poner el marcador con la punta hacia abajo en un recipiente seco y echar dos gotas de vinagre blanco. Deja el marcador remojarse por unos minutos antes de secarlo y funcionará. Si no es así, repite el proceso.

  • Consejo extra: otra cosa que puedes hacer es colocar en un recipiente un poco de alcohol isopropílico y sumergir ligeramente la punta del marcador en él hasta que salga tinta. Después, colócale la tapa y déjalo reposar con la punta hacia arriba de uno a dos días.

14. Agrega soda de limón a tus flores para que se conserven bellas

Parece imposible lograr que tus flores se mantengan frescas por mucho tiempo. Sin embargo, hay un secreto para conseguirlo: soda o refresco de limón. Suena chistoso, pero científicos aseguran que funciona para nutrir las plantas porque contiene altas cantidades de azúcar. También, al contener ácido cítrico, elimina los microbios en el agua y favorece el flujo del líquido a través del extremo cortado del tallo hasta la flor. Si vas a probar este truco, asegúrate de usar una mezcla mitad agua y mitad soda.

  • Consejo adicional: cambia el agua de tus flores cada dos o tres días. Esto las mantendrá frescas y libres de las bacterias que aceleran el proceso de descomposición.

Ahora que sabes todo esto, ya no hay pretextos para que los artículos del hogar no te duren por una larga temporada. Ponlos a prueba y cuéntanos qué tal te va. No olvides darle estos secretos a las personas que los necesiten. Quién sabe, en una de esas hasta ellas te comparten otros que te puedan servir. Ley de vida: dar y recibir.

Imagen de portada shutterstock.com, pexels.com
Bella y Genial/Hogar/14 Tips para que los artículos del hogar rindan por más tiempo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos