Bella y Genial
Bella y Genial

12 Tips para aprender a detener el agotamiento emocional a tiempo

El agotamiento emocional sucede cuando una persona acumula estrés debido a muchos eventos negativos o desafiantes y empieza a sentirse cansada. Los síntomas van desde cambios de ánimo y variaciones en nuestra productividad, hasta molestias corporales u otras enfermedades. Aunque este estado se genera lentamente, las señales de alerta aparecen con frecuencia en nuestra vida. Sin embargo, es común que no se les dé la atención suficiente, hasta que llega un momento en que el cuerpo dice: “¡Basta!”

En Bella y Genial entendemos que nuestro bienestar emocional es tan importante como nuestra salud física. Por eso queremos compartir contigo algunas recomendaciones para recuperar energía a tiempo y seguir adelante sintiéndonos bien.

Cómo identificar el agotamiento emocional

Los síntomas son tanto emocionales (ansiedad, apatía, irritabilidad, falta de motivación) como físicos (fatiga, dolores de cabeza, falta de apetito, tensión en los músculos) y de desempeño (dificultad para cumplir con plazos, ausentismo, baja o más lenta productividad). El primer paso para enfrentar el agotamiento emocional es reconocerlo. Estos son algunos signos a los que deberías prestar atención:

  • Por mucho que duermas, sientes que no descansas.
  • Sientes dolores en el cuerpo que no puedes explicar.
  • Estás irritable y malhumorada.
  • Prefieres estar sola.
  • Tienes insomnio o duermes demasiado.
  • Sientes que no puedes seguir el ritmo.
  • Te sientes desconectada de la vida.
  • Estás muy sensible.

Aquí van algunos consejos prácticos que te ayudarán a lidiar con el agotamiento emocional.

1. Practica técnicas de atención plena o mindfulness

Las técnicas de mindfulness pueden ayudarte a estar más presente en el momento y a dirigir tu atención hacia lo positivo y lo que puedes controlar. Además, te ayudarán a reducir el estrés y la ansiedad. Algunas técnicas son la meditación, el yoga y los ejercicios de respiración, así como también paseos por la naturaleza o llevar un diario de sentimientos y pensamientos.

2. Pon límites

No te comprometas con más de lo que puedes hacer en el momento. Aprende a decir “No” cuando no puedes. Ten en cuenta que decir que no cuando realmente no puedes es lo que te permite decir que sí cuando realmente quieres.

3. Haz ejercicio

No importa si haces yoga, vas al gimnasio o simplemente caminas un rato, cualquier tipo de actividad física libera endorfinas y sube los niveles de serotonina, lo que mejorará tu estado emocional. Además, ejercitar también te distrae de tus problemas y hará que tengas más energía para enfrentarlos.

4. Planifica y trata de respetar los horarios de sueño

El sueño es clave para tu salud mental, pero es posible que sufras de insomnio o que duermas demasiado. Intenta planificar tus horas de sueño e irte a dormir siempre a la misma hora. Desarrollar una rutina te ayudará a relajarte y a dormir mejor. Apunta a dormir entre 8 y 9 horas cada noche y evita la cafeína.

5. Tómate una pausa y haz algo por ti

Por supuesto que sería ideal que puedas planear y tomarte unas vacaciones, pero el simple hecho de que hagas algo solo para ti ya te ayudará. Ve a ver una película, lee un libro o disfruta de la jardinería o algún pasatiempo que tengas olvidado, todo esto te ayudará a relajarte.

6. Deja de lado los aparatos electrónicos un rato al día

Tu teléfono celular puede estar afectándote más de lo que piensas. Intenta dejar la computadora, apaga el celular por una hora y desconéctate de las redes sociales. Estos hábitos aumentan la ansiedad y te desconectan de la realidad que te rodea.

7. Socializa con tus compañeros de trabajo

A veces es cuestión de cambiar la perspectiva con la que uno mira las cosas para que todo tome otro color. Al tomarte un descanso, trata de hablar con tus compañeros de trabajo y socializar con ellos. Intenta dejar el celular y, en cambio, escúchalos. No olvides que el contacto social es un antídoto natural para el estrés.

8. Disminuye tu consumo de azúcar e hidratos refinados y elige los ricos en Omega-3

Probablemente hayas aumentado sin darte cuenta su consumo de azúcar y de comida chatarra como papas fritas, pero los alimentos altos en hidratos de carbono también llevan a una baja extrema en la energía y el humor. Intenta evitarlos y, en cambio, come más alimentos ricos en Omega-3, como salmón, anchoas, algas o nueces.

Comer una dieta balanceada te ayudará especialmente si te sientes bajo estrés. Te ayudará a obtener todas las vitaminas y minerales que necesitas, pero también a tener más energía y dormir mejor.

9. Reevalúa tus prioridades

El agotamiento emocional es un signo de que algo no está funcionando. Tómate tu tiempo para pensar en tus sueños, en tus objetivos. ¿Les estás dando importancia últimamente? ¿Hay algo muy importante para ti que ahora no estás haciendo? Puedes tomar esta oportunidad para desacelerar y darte tiempo para descansar, reflexionar y comenzar a hacer lo que te hace feliz.

10. Enfócate en el presente y en lo que puedes cambiar

Para tratar el agotamiento emocional, es importante que te enfoques en los problemas que puedes minimizar o eliminar. Si hay algún factor que está fuera de tu control, entonces enfócate en el presente. Posiblemente, haya otros eventos que sean más neutrales a los que puedas prestar atención.

Tu cerebro interpreta el estrés como una amenaza a la supervivencia, entonces libera más hormonas de estrés. Si te enfocas en los pequeños y neutrales eventos, entonces tu cerebro entenderá que no hay tal amenaza y reducirá las hormonas que te hacen sentir desbalanceada.

11. Conecta con las personas que quieres

Hablar con personas cercanas es una excelente forma de aliviar lo que sientes. No es necesario que la otra persona resuelva tus problemas, simplemente el hecho de que alguien en quien confías te escuche y te acompañe ya hará un cambio en tu ánimo.

12. No le des lugar a la gente negativa y haz nuevas amistades

Si lo único que la gente que te rodea hace es hablar de cosas negativas y tener una mala actitud, seguramente eso afectará en tu ánimo. Intenta limitar el tiempo que pasas con estas personas, y, en cambio, haz nuevos amigos.

Aprender a identificar las señales de advertencia y dedicar tiempo a darnos lo que necesitamos puede ayudarnos a seguir adelante con alegría. ¿Cómo lidias tú con el agotamiento emocional?

Bella y Genial/Bienestar/12 Tips para aprender a detener el agotamiento emocional a tiempo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos