Bella y Genial
Bella y Genial

Qué puede suceder con tu cuerpo si te saltas el desayuno

Se ha vuelto tendencia saltarse el desayuno. Aunque suele decirse que “el desayuno es la comida más importante del día”, 25 % de los estadounidenses se saltan esta comida en su día a día. ¿Esto afecta nuestro cuerpo? Claro que sí, ya que todo lo que entra —o no entra— en él, es un factor que cambia la manera en la que funciona nuestro organismo.

En Bella y Genial, nos dimos la tarea de investigar los beneficios y contradicciones de hacerlo. Aquí te compartimos lo que descubrimos.

1. Tu estado de ánimo puede empeorar

Saltarse el desayuno está asociado con los trastornos del estado de ánimo entre los adultos. Las personas que no comen por la mañana tienden a tener depresión con más frecuencia. Además, saltarse el desayuno 5 veces a la semana puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en un 55 %. También puede estar relacionado con niveles bajos de azúcar en sangre.

Cuando el nivel de glucosa en sangre es bajo, se producen cambios rápidos en el estado de ánimo, como el surgimiento de mal humor general e irritabilidad. Por eso, este no debe ser inferior a 70 miligramos por decilitro (mg/dL).

2. Puedes aumentar de peso

A pesar de la idea de que saltarse el desayuno todos los días puede conducir a la pérdida de peso, eso no es del todo correcto. Algunas investigaciones han demostrado que quedarse con hambre por la mañana puede estar relacionado con la obesidad, no solo en los niños y en las poblaciones más jóvenes, sino también entre las personas mayores.

Esto puede ocurrir porque saltarse el desayuno puede hacer que la gente se dé un atracón más tarde. Comer antes de acostarse provoca un aumento de peso. Pero un estudio también demostró que saltarse el desayuno puede generar una suba de kilos, incluso si no se come en exceso durante el resto del día, porque el reloj interno del cuerpo se altera.

3. Tu cerebro puede volverse más agudo

Investigadores descubrieron que el ayuno intermitente tiene varios efectos beneficiosos. Este tipo de alimentación consiste en pasar por períodos de ayuno cada día (normalmente se dividen en 8 horas de comida y 16 de ayuno). Por lo tanto, saltarte el desayuno para completar esas 16 horas puede ser realmente bueno para tu cerebro, y tu memoria puede mejorar.

Sin embargo, si no es en forma de ayuno intermitente, otro estudio reveló que saltarse el desayuno o comer uno de baja calidad puede tener un efecto negativo en la función cognitiva.

4. Puedes sentirte cansado entre las 12 p. m. y las 4 p. m.

Por la mañana, después de un largo descanso sin comer, tus reservas de glucógeno están bajas y necesitas más energía para trabajar de forma productiva. Una vez que toda la energía de tus reservas de glucógeno se agota, tu cuerpo comienza a descomponer ácidos grasos para producir la que necesita. Si no desayunas, aunque estés bien por la mañana, puedes sentirte muy agotado un par de horas después. También es posible que te cueste concentrarte y que te sientas fatigado por la tarde.

5. Tu proceso de envejecimiento podría revertirse

Puede ser difícil de creer, pero saltarse el desayuno puede revertir el envejecimiento. La restricción calórica y el ayuno intermitente pueden ayudar a aumentar las hormonas del crecimiento y a reducir los niveles de insulina. Sin embargo, algunas personas optan por saltarse la cena.

6. Tu nivel de acidez puede aumentar

Los dietistas dicen que desayunar es aún más importante para las personas que padecen reflujo ácido. Al saltarte esta comida, los niveles pueden aumentar y puedes sufrir acidez e indigestión.

7. Puedes sentirte mareado y sufrir dolores de cabeza

Las dietas inadecuadas y las omisiones en las comidas pueden desencadenar dolores de cabeza o migrañas. Los expertos afirman que incluso los desayunos retrasados o irregulares pueden afectar al organismo. Esto suele deberse a que los niveles de glucosa en sangre de las personas descienden demasiado.

Los dolores de cabeza producidos por la falta de comida suelen ser fuertes y pueden ir acompañados de náuseas leves. También hay otros síntomas que pueden incluir bostezos, palidez y sudoración.

8. Te expones a un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas

Las personas que se saltan el desayuno con regularidad tienen un 21 % más de probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas. También es importante prestar atención a lo que comes por la mañana. Una dona no será suficiente para darle a tu cuerpo la nutrición necesaria para que funcione bien.

9. Tu nivel de cortisol puede aumentar

Saltarte el desayuno puede conducir a un mayor nivel de cortisol, porque tu cuerpo puede percibirlo como un evento estresante. Como resultado, puedes experimentar ansiedad e irritabilidad. Es posible que quieras hacerte un análisis de sangre para comprobar si tu estado psicológico está relacionado con tu nivel de esta hormona.

10. Tu ciclo menstrual puede verse alterado

Investigaciones han demostrado que saltarte el desayuno puede estar relacionado con un ciclo menstrual irregular. También aumenta el dolor premenstrual y los calambres. Si tiendes a padecer estas molestias, quizá deberías empezar a comer bien por la mañana.

11. Puedes llegar a tener mal aliento

Las personas que se saltan el desayuno tienen el doble de posibilidades de sufrir mal aliento. Algunas pueden ignorar completamente este problema. No comer por la mañana permite que las bacterias que causan el mal olor permanezcan en la boca.

Tú, ¿a qué hora ingieres tu primer alimento del día? ¿Cómo se compone tu desayuno?

Imagen de portada Depositphotos.com
Bella y Genial/Bienestar/Qué puede suceder con tu cuerpo si te saltas el desayuno
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos