Bella y Genial
Bella y Genial

11 Historias detrás de los más lujosos atuendos de gala de las famosas

Cada que ocurre una alfombra roja, la mayoría de las chicas esperamos ver cómo lucen nuestras artistas preferidas. Sin embargo, en muchas ocasiones ignoramos la historia detrás de cada fotografía, e incluso, olvidamos que hasta los famosos sufren desventuras.

1. A Rihanna le preocupaba que se rieran de ella y no quería salir del auto

Gregorio T. Binuya / Everett Collection / East News

En 2015, Rihanna llegó al Costume Institute Gala (Gala del Met) con un vestido bata amarillo brillante. A finales de julio de 2020, Rihanna dijo que no se sentía muy cómoda con ese atuendo: “Recuerdo lo asustada que estaba de salir del auto, porque me parecía que había ido demasiado lejos. Mientras pasaba junto a la alfombra roja, vi otros vestidos y pensé: ’Dios, soy un payaso, la gente se reirá de mí’”.

2. Los diseñadores de moda famosos no querían vestir a Salma Hayek

En 1997, Salma Hayek tuvo el honor de asistir a los Óscar con un vestido de Armani. Hayek recuerda este día con sentimientos encontrados, porque en ese momento, los diseñadores eminentes no estaban ansiosos por vestir a una actriz mexicana poco conocida.

Salma quería destacar, por lo que decidió complementar su imagen con una hermosa tiara. Pero el administrador, estilista y agente de prensa de la actriz intentaron convencerla de que no lo hiciera. La llamaron loca y dijeron que se vería ridícula. Sin embargo, Hayek no siguió sus consejos e igual fue a la ceremonia con una tiara. Después de eso, según la actriz, todos comenzaron a usar este tocado.

3. Geri Halliwell cosió una toalla a un vestido de Gucci y causó furor

En la primavera de 2020, la exvocalista del grupo Spice Girls compartió la historia de cómo se creó el icónico vestido con la bandera británica en el que asistió a la presentación de un premio musical. Según la cantante, le ofrecieron un vestido negro de Gucci que se parecía al traje de baño de Marilyn Monroe. Sin embargo, era demasiado sencillo para la Ginger Spice, por lo que decidió usar para el evento algo con una bandera.

Halliwell compró una toalla común con este estampado y su hermana se la cosió a ese mismo vestido negro de Gucci. Geri estaba extremadamente nerviosa, pero a la mañana siguiente se despertó y descubrió que su foto con este atuendo ocupaba todas las páginas principales de los periódicos. A partir de ese momento, las casas de moda comenzaron a utilizar la bandera británica en sus desfiles.

4. Barbra Streisand se olvidó de las luces al elegir su atuendo

ASSOCIATED PRESS / East News

En 1969, Barbra Streisand ganó un Óscar por su papel en Chica rara. Pero no fue solo la codiciada victoria lo que glorificó a la estrella esa noche. El traje pantalón con lentejuelas causó sensación y entró para siempre en la lista de los mejores y, a la vez, los peores conjuntos en la historia de los premios cinematográficos.

El hecho es que, a la luz de los focos, resultó ser completamente transparente. En una entrevista, la actriz admitió que no había pensado en ello y se sintió terriblemente avergonzada.

5. Eva Longoria confundió la parte trasera con el frente, pero se dio cuenta demasiado tarde

En 2006, Eva Longoria fue por primera vez al festival de Cannes. Para este icónico evento, la estrella eligió un mini vestido con un corte muy escotado que llegaba casi hasta el ombligo. En 2017, la actriz compartió su foto del festival de cine en Instagram y comentó: “Recordemos mi primer año en Cannes hace 12 años. Dato curioso: me puse el vestido al revés. ¡Sí, al revés! ¡Y yo ni siquiera lo sospechaba!”.

6. Julianne Moore no pudo quitarse el vestido y usar el baño

En 2015, Julianne Moore fue nominada al Óscar como mejor actriz por su papel en Siempre Alice. La actriz acudió a la ceremonia con un vestido de Karl Lagerfeld. Se necesitó un equipo de 27 personas para coserlo.

Julianne contó en una entrevista que cuando quiso ir al baño, descubrió que no podía quitarse el vestido. La actriz tuvo que aguantar hasta que se anunciara su victoria. Cuando Moore recibió la estatuilla, posó para los fotógrafos y solo después de eso los ayudantes le ayudaron a quitarse el atuendo.

7. Kylie Jenner se rasguñó las piernas con los afilados detalles de vestuario

Kylie Jenner es una de las hermanas menores de Kim Kardashian. En 2016, la joven asistió a la Gala del Met por primera vez. El vestido plateado de Balmain de Kylie fue uno de los más hermosos, pero resultó ser muy incómodo.

Después del evento, Kylie publicó en Internet una foto de sus piernas con numerosos rasguños leves. “Cuando, debido al vestido, tu pierna está cubierta de rayas rojas y los dedos de tus pies son morados”, escribió Jenner sobre la foto. A pesar de las lastimaduras, Kylie escribió que aun así había valido la pena.

8. Sarah Jessica Parker lució un vestido que tenía el autógrafo de un amigo

Sarah Jessica Parker y el diseñador de moda estadounidense Óscar de la Renta son amigos desde hace mucho tiempo. Como muestra de cariño por su amigo, la actriz le pidió a Óscar que decorara el dobladillo del vestido con su autógrafo: “Fue idea mía. Él no habría hecho eso ni en un millón de años: es demasiado modesto”.

9. Sharon Stone llegó a los Óscar con un jersey de cuello alto porque el repartidor arruinó su vestido

En abril, Sharon Stone recordó la mala suerte que tuvo en los Premios de la Academia de 1996. En ese momento, Stone había sido nominada por primera vez por su actuación en la película Casino. Para esta ocasión, la diseñadora Vera Wang había confeccionado un precioso vestido rosa para la actriz. Pero un día antes de la ceremonia, el repartidor arruinó el atuendo. La caja con el vestido se cayó de su camioneta, y él puso la marcha atrás y pasó por encima del vestido, dejando una marca negra en él.

La actriz fue rescatada por Ellen Mirojnick, la diseñadora de vestuario de la película Bajos instintos, quien miró el guardarropa de Sharon y le dijo que se pusiera un jersey de cuello alto negro de Gap, una falda de Valentino y un vestido chaqueta de Armani. Stone complementó la imagen con una flor de gardenia que recogió en su jardín.

Pero las desgracias no terminaron ahí. Justo antes de irse, la madre de Stone notó un agujero debajo de su axila: “Lo cosió literalmente sobre la marcha, cuando yo caminaba hacia la limusina”. Fue entonces cuando la estrella se dio cuenta de que no vería la victoria esa noche. Y no se equivocó.

10. Kim Kardashian tuvo que perder peso en 3 semanas para lucir el vestido original de Marilyn Monroe

ANGELA WEISS/AFP/East News

En la Gala del Met 2022, Kim Kardashian West impresionó a todos con el vestido que utilizó Marilyn Monroe en 1962. Sin duda, Kim se volvió la sensación de la noche, no solo por el vestido, sino también por la increíble figura que estaba presumiendo. Le tomó 3 semanas y 14 horas poder completar el atuendo.

La primera vez que se probó el vestido notó que no le quedaba, pero ella no se daría por vencida tan fácilmente. “Denme, como, tres semanas”, fue lo que exclamó antes de comenzar con una rutina para bajar 16 libras (7.2 kg) en ese tiempo. Sin embargo, Kardashian le aseguró que no puso en riesgo su salud, solamente se volvió más estricta con su rutina de alimentación y ejercicio.

Por otra parte, la aventura para teñirse el cabello fue también una historia sobresaliente. Ya que, le llevó 14 horas alcanzar el tono ideal de rubio para encarnar el recuerdo de la querida actriz.

Bono: lo que tienen que hacer las estrellas para no arrugar el atuendo

Jennifer Aniston mostró a sus fanáticos cómo viajó en el automóvil para no arrugar su hermoso vestido de Dior. “Es más difícil de lo que parece”, comentó la actriz sobre su pose.

¿Cuál es tu mejor historia con algún atuendo que no salió como esperabas?

Imagen de portada Pascal Le Segretain / Getty Images, ANGELA WEISS/AFP/East News
Bella y Genial/Estilo/11 Historias detrás de los más lujosos atuendos de gala de las famosas
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos