Bella y Genial
Bella y Genial

10 Consejos para evitar que tu hijo sea víctima de la presión social negativa

La presión social suele empujarnos a hacer cosas para poder ser aceptados en algún grupo y algunas veces esta influencia puede ser negativa. Por desgracia, esto afecta mucho más a los pequeños y a los adolescentes que están en busca de su identidad y necesitan sentir que encajan con los demás. Eso podría hacerlos más vulnerables y podrían actuar de forma incorrecta o arriesgada. Por eso, como madres, podemos darles herramientas que los ayuden a no ceder bajo esta presión.

En Bella y Genial te traemos 10 consejos que podrían ser de apoyo para guiar a tus hijos y puedan así estar preparados para lidiar con dichas situaciones de la mejor manera posible.

1. Intenta mantener una buena comunicación con tu hijo

Mantener una buena comunicación y fortalecer la relación con los hijos es fundamental para superar juntos momentos difíciles. Es aconsejable que los padres les hagan saber que siempre están dispuestos a escucharlos y a hablar sobre cualquier tema con ellos. De esta forma, estarán creando una base para que confíen en ellos y sientan que pueden tener conversaciones sobre situaciones incómodas como la presión social.

Para lograr una buena comunicación se deben turnar para escuchar lo que cada uno tiene que decir. En todo momento hay que evitar: la agresividad, ser severo, no escuchar y culpar. Es recomendable hacerles preguntas y compartir las inquietudes que se tienen sobre algo, en lugar de asumir y criticar.

2. Conoce a sus amigos

Es importante conocer a los amigos de tus hijos. Es posible hacerlo invitándolos a casa, ofreciéndoles un espacio seguro y agradable donde pueden estar, con comida apetitosa y buen humor. Esto permite que los padres anfitriones establezcan reglas de conducta y, a su vez, que puedan comprender mejor de qué hablan, qué les interesa y qué les preocupa. Otro consejo es acercarse a los padres del grupo de amigos para tener una idea de los valores familiares y formas de crianza que comparten.

3. Motívalo a conocer gente nueva

Una de las razones por las cuales podrían ceder a la presión social es que quieren tener amigos, ser aceptados y pertenecer a un grupo que les otorgue seguridad. Si los padres motivan y apoyan a sus hijos a que practiquen varias actividades, como algún deporte donde puedan conocer nuevos compañeros, tendrán la oportunidad de cultivar amistades en diferentes entornos y evitar querer encajar en uno solo.

4. Enséñale a reflexionar sobre las consecuencias de conductas riesgosas

Para ayudarlos a tomar decisiones con más seguridad, además de enseñarles qué conductas están mal o son riesgosas, es aconsejable que se les incite a reflexionar sobre las consecuencias o lo que sus acciones podrían causar en sí mismo y en otros.

5. Hazle saber que está bien decir “no”

Incluso para los adultos, en ocasiones puede ser difícil dar un “no” como respuesta. Por eso, es importante que los padres se fijen en cómo ellos ponen límites o se niegan a hacer algunas cosas. Modelar con el ejemplo es clave, además de asegurarles que está bien decir “no”, es muy bueno que también puedan ver cómo los miembros de su familia establecen límites respetuosos y de forma clara diciendo: “No, eso no está bien para mí” o “En este momento no puedo”.

Estar solo frente a un grupo y tener que decir que no puede ser abrumador a veces para ellos; si tienen amigos con valores similares quizá puedan encontrar en alguno ese apoyo para que juntos se nieguen a hacer algo incorrecto sin temor a las burlas.

6. Enséñale otras estrategias para decir no indirectamente

A veces no querrán decir directamente que no, entonces los padres podrían aconsejarles a sus hijos otras estrategias. Pueden decirles que los “culpen” a ellos para negarse a hacer algo que consideran incorrecto o peligroso. Otra alternativa es proponer a sus compañeros hacer otra actividad más divertida o interesante que la conducta incorrecta que sus amigos están proponiendo en ese instante.

7. Practica juegos de roles para que aprenda a manejar una propuesta que quiera rechazar

Además de darles ideas para que pueda responder ante una situación donde lo presionan, los padres pueden proponer hacer juegos de roles (como si fuera el ensayo de una obra de teatro o una escena de su serie favorita). Esta práctica puede ayudar a los padres a enseñarles a los hijos cómo ser respetuosos y firmes cuando no están de acuerdo con algo. Además, su hijo podrá exponer una situación similar a la que vive, así los padres lo comprenderán mejor y podrán sugerirles soluciones.

8. Limita y supervisa su tiempo de conexión a Internet

Actualmente, el entorno digital es un medio donde los niños y adolescentes pueden estar expuestos a la presión social, así que es aconsejable que los padres y cuidadores fijen límites considerando la edad de sus hijos. Podrías limitar el tiempo que pasan en Internet y distribuir el tiempo en otras actividades, supervisar el contenido que consumen y organizar más costumbres familiares. También puedes conocer lo que le gusta e informarte sobre temas como el ciberacoso y explicarles a los niños adolescentes sobre prácticas que pueden hacerles daño cuando están conectados.

9. Acuerden un código “secreto” para indicar que necesita tu ayuda

Es una práctica que puede sacar de apuros a los jovencitos cuando se sienten incómodos o con temor en alguna situación. Las palabras o frases con códigos especiales les permitirán hacer una llamada o enviar un mensaje para decirles a sus padres que los busquen, sin decir la verdadera razón a sus amigos, porque puede darles pena o vergüenza. Así, sin preguntar más, la madre sabrá que necesita su ayuda.

10. Ayúdalo a tener confianza en sí mismo

Es muy importante que los padres ayuden a los hijos a tener una autoestima sana y confianza en sí mismos, porque esto los hace menos propensos a ceder ante la presión de otros. Respetar sus preferencias, elogiar sus logros y buenas conductas, así como demostrarles que confían en ellos y en que pueden tomar buenas decisiones, son algunos aspectos que podrían contribuir en este sentido.

¿A que situaciones de presión social crees que se enfrentan nuestros hijos hoy en día? Según tu experiencia, ¿cuál sería el mejor consejo para enfrentar las influencias negativas? Escríbenos en los comentarios y comparte estos consejos con otras mamás que puedan necesitarlos.

Bella y Genial/Familia/10 Consejos para evitar que tu hijo sea víctima de la presión social negativa
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos