Bella y Genial
Bella y Genial

16 Madres cuyos hijos y sus ocurrencias las dejaron sin habla

Si tienes hijos o has convivido con niños, sabes que los pequeños no suelen tener filtros a la hora de decir las cosas que piensan. Su sinceridad no tiene límites, y su imaginación es tan grande que a veces pueden llegar a asustar a sus padres al contarles cosas extrañas o historias que parecen no tener una explicación razonable.

  • Hace un mes, le dije a mi hijo de cinco años que íbamos al cine. Él dijo: “Qué bueno, mamá, quiero ver esa película sobre el barco que se hunde”. Inmediatamente le pregunté: “¿Titanic?”, y él respondió: “Esa misma, mamá, la que vimos una vez en el cine”. Y sí, fui al cine a ver Titanic cuando tenía diez años con mi mamá, pero nunca le dije eso y mi hijo nunca ha visto esa película. © Agda Fernanda Teodoro / Facebook
  • Cuando estaba embarazada de mi tercer hijo, mi hija menor, de tres años, me dijo: “Mami, el bebé va a nacer hoy”. Le respondí: “No, hoy no”. Cuando llegó la noche, nació. Pensar que cuando me dijo eso, todavía no sentía el más mínimo dolor ni ningún síntoma. © Jéh Santos / Facebook
  • La hija de mi prima siempre me llamaba Paloma. Un día, su mamá le preguntó por qué me decía así, si mi nombre era Paula. Ella contestó que cuando me conoció, yo me llamaba Paloma. Yo trabajaba en un preescolar. Un día, una niña de unos cinco años me vio y me dijo: “Tía Paloma, hace mucho que no te veo”, y me abrazó. © Ana Paula Ana Rafaella / Facebook
  • Mi abuelo siempre cantaba una canción cuando llegaba del trabajo. Mi hija no lo conoció, pero cuando cumplió un año, comenzó a tararear la misma canción que él silbaba... ¡Nunca la había escuchado! © Aline Sampaio / Facebook
  • Una vez, le estaba dando de comer a mi hija con una cuchara, haciendo el juego del “avioncito”. Ella tenía unos tres años. Entonces, se volvió hacia mí y me dijo que ella también jugaba al “avioncito” con su hija. Me asombré, le pregunté cuándo había pasado y me dijo: “Hace mucho, mamá, ni siquiera había nacido”. © Rafaela Camila da Silva / Facebook
  • Mi hijo tenía un amigo imaginario. Cuando tenía cinco años, me dijo que su “amigo” le había dicho que viviría en Victoria. Cuatro años después, mi esposo se fue a trabajar a Victoria y nos mudamos allá. © Lucília Balduino / Facebook
  • Mi hijo dijo que tenía un hermano y una hermana. Le dije: “No, hijo, solo tienes una hermana”. Y él respondió: “Mami, tengo un hermano que vive lejos y ya es grande. Tiene 6 años”. © Jaqueline Silva / Facebook
  • Mi hijo tenía cuatro años cuando fuimos a pasar la noche a casa de su madrina. Cuando nos acostamos, vio una manta y me dijo que su papá tenía una así cuando era niño, que solo era un poco diferente. Tomé la manta y fui a la habitación en la que estaba mi esposo y le pregunté: “Cariño, ¿recuerdas una manta como esta?”. Y él respondió: “Sí, yo tenía una así cuando era niño, ¡pero la mía era verde!”. © Tamiris Borges / Facebook
  • Mi hija tiene dos años y diez meses y siempre dice que tenemos que ir a visitar a su abuelo Rafael. Ella no tiene un abuelo con ese nombre, pero siempre habla de él como si fuera alguien que sabe que existe de verdad, y tenemos que ir a verlo. © Milena Cristine Zavarise / Facebook
  • Cuando mi hijo tenía cuatro años, me puso la mano en la barriga y me dijo: “Mami, ahí dentro hay un bebé”. Me asusté y le dije: “Claro que no, ¿de dónde sacaste esa idea?”. Sin embargo, y por las dudas, me hice una prueba de embarazo y salió positiva. © Kenia Oliveira / Facebook
  • Estaba embarazada y le pregunté a mi primera hija, que entonces tenía 3 años: “¿Qué hay en la barriga de mami, un hermanito o una hermanita?”. Y ella respondió, de la manera más natural: “Es mi hermana Patricia”. Y así la llamamos. © Mara Lucimar Fernandes da Silva / Facebook
  • Cuando tenía como tres años, mi hija se despertó enojada diciendo: “No te metas conmigo que mi esposo es abogado”. Al otro día le pregunté qué era un abogado y no tenía ni idea. Hasta el día de hoy no sé de dónde sacó eso. © Andreia Cristina / Facebook
  • Mi hijo de seis años dijo que quería volver a mi barriga porque le gustaba estar allí, pero que ya no recordaba cómo era por dentro. © Ausonia Faustino / Facebook
  • Mi hijo iba a cumplir cinco años cuando su prima se iba a casar. Estábamos eligiendo la música para la entrada a la iglesia. De repente, sonó una canción orquestada y mi pequeño soltó: “¡Es Elvis! ¡Entra con esa!”. Detalle: yo nunca había escuchado a Elvis con él. Entonces le preguntamos “¿conoces a Elvis?” y contestó: “¡Por supuesto que sí!”. © Patricia Andrade / Facebook
  • Cuando era pequeña, mi hija decía que sabía que seríamos la mejor familia que tendría y que había esperado mucho tiempo para nacer en ella. © Michelle Küster / Facebook
  • Mi segunda hija es casi nueve años menor que su hermana, pero desde que empezó a hablar, me dijo que me habían elegido a mí como madre y que “en la línea de nacimiento”, ella nacería primero. Y que, como su hermana corría mucho más rápido, nació antes. © Christiane Silva / Facebook
Bella y Genial/Historias/16 Madres cuyos hijos y sus ocurrencias las dejaron sin habla
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos