Bella y Genial
Bella y Genial

16 Mamás que pusieron el bienestar de sus hijos por encima de todo

Las cosas que hace una madre por sus hijos, son demostraciones diarias del inmenso amor que les tienen. No importa si son niños pequeños o adultos hechos y derechos, mamá siempre estará ahí para cuidar, aconsejar y proteger.

Nada se compara con el amor maternal, y en Bella y Genial quisimos homenajear a esas mujeres que no dudan ni un segundo en darlo todo por su familia.

  • Mi mamá trabaja como enfermera en una escuela secundaria donde estudian niños de familias con diferentes niveles de ingresos. Y todos los años intenta ayudar a algún niño. Una vez, compró pantalones, camisas, calcetines, tres corbatas y zapatos para un niño que no tenía nada que ponerse para la fiesta de graduación. Otro año, la familia de una niña no podía pagar el viaje anual a Washington, y mi madre lo hizo en secreto para todos, excepto para los padres de la niña. Nunca le decía a todo el mundo que había hecho algo genial. Ya tenía muchos motivos para sentir orgullo de que ella fuera mi madre, pero cuando supe de sus buenas obras, mis sentimientos pasaron a un nivel completamente nuevo. © Marmar828 / Reddit
  • Uno de los recuerdos más vívidos de mi niñez es de una vez que me enfermé y estuve con dolor de garganta, y en ese momento comenzó a nevar. Mi mamá corría afuera y me traía nieve en un plato, y yo hacía muñecos de nieve mientras mi hermano mayor, que no estaba enfermo, jugaba afuera. ¡Amo a mi mamá! © Oídoporahí / VK
  • Mi mamá pasó por muchas cosas sobre las que la gente normal solo ha leído. Hay tantas cosas en ella que merecen admiración, pero es difícil de expresar con palabras. Por ejemplo, una vez, después de un pícnic, nos encontramos en una parada al borde de la carretera. Le pregunté por qué estaba limpiando la basura que habían dejado otras personas. Y ella dijo: “Siempre trato de dejar el lugar en el que estuve mejor que antes de mi llegada”. Y eso fue todo, sin más explicaciones ni excusas. Ella simplemente vive así. Ahora mi madre tiene una edad avanzada, pero todavía hace lo mismo. Y yo también. © Thereminista / Reddit
  • Hace 10 años, la hija de una amiga comenzó a ir al kínder. Y un día la maestra llamó a los padres para tener una “conversación seria”. Les dijo que su hija tenía retraso mental y que era hora de buscar un especialista para ella. ¿Y sabes en qué se basó? La niña había pintado un techo de casa redondo en un dibujo. Mi amiga, por supuesto, estaba confundida y triste. Pero en casa recordó que hacía un tiempo habían estado en China y fue allí donde habían visto techos así. Al día siguiente, fue al kínder con un álbum de fotos familiar y le mostró a la maestra fotografías con techos de casas redondos. ¿La moraleja de esta microhistoria? Siempre hay que dudar de la idoneidad de las personas que te rodean, aunque sean especialistas en su área. © GlamourWitch / Pikabu
  • Cuando estaba en la escuela, una vez respondí a los ataques de una maestra: “Cuanto más conozco a la gente, tanto más me gustan los perros”. Llamaron a mi madre a la escuela, y la maestra citó lo que había dicho, a lo que mi madre respondió: “Desde pequeña, le hemos enseñado a decir solo la verdad”. © Oídoporahí / VK
  • Este verano, mi hija decidió que sería un gato y adquirió el hábito de lamerse el talón. Creo que unos viejos conocidos del patio de juegos ahora piensan que estoy loca, porque en respuesta a su “¡Se lamió el talón!” y el horror en sus ojos, dije con calma que sabía que mi hija era un gato y que no era bueno envidiar, aunque ellos mismos ya no fueran tan flexibles. Por cierto, después de un par de semanas, sin ningún escándalo ni conmoción, el juego de ser gato terminó. © iratyshna / Pikabu
  • Mi hermano tenía unos 10 años y estaba cenando puré de papas con albóndigas. Durante mucho tiempo estuvo buscando algo en el plato, hurgando, escarbando, y luego le preguntó a mi madre: “¿Me puedo caer boca abajo en el plato, como en las películas?”. Mamá dijo algo como “Si quieres...”. Mi hermano cayó de cara en el puré de papas, se quedó unos segundos sentado así, y luego se levantó y fue a lavarse. Después terminó de comer todo y dijo que el puré estaba un poco caliente. © fromtundra / Pikabu
  • Hace dos días, mi mamá me dijo algo que casi me hizo llorar. Hablábamos sobre ser inteligente y ella dijo: “Eres inteligente y muy bonita. Tienes todas las cartas, pero tienes que confiar más en tu mente, porque la gente pensará que eres tonta por tu belleza”. Aquella semana había sido muy difícil, pero las palabras de mi madre realmente me ayudaron a animarme un poco. © Eva Ramirez / Quora
  • Cuando me teñí el pelo de negro, llamaron a mi madre a la escuela. El consejo pedagógico le preguntó cómo me permitía hacer eso. Mi mamá respondió: “Ella es una futura mujer”, a lo que las señoras pusieron los ojos en blanco y dijeron: “Está claro a quién salió”. El mismo día, nos llevamos mis documentos de ese lugar y me trasladaron a una escuela normal. © Oídoporahí / VK
  • Mamá me defendió siempre que tuve problemas en mi matrimonio. Me casé dos veces con hombres que no me trataron muy bien, y en ambas ocasiones mi madre vino al rescate. Convocó a mi primer cónyuge a una conversación franca y recibí suficiente información como para comprender que no debía quedarme con él. Cuando se enteró de que tenía problemas en mi segundo matrimonio, vino de otra ciudad, habló con mi esposo y luego me llevó al viaje más maravilloso a su pequeña tierra natal. Fue una madre magnífica y la extraño. © Anne Harwood / Quora
  • Durante mi juventud rebelde, cuando era gótica, mi madre me tiñó el pelo de rosa intenso. La abuela, al ver eso, casi se desmaya. Y mi madre le dijo: “¡Basta! No le hace daño a nadie, con el tiempo la tintura se irá lavando, y además, creo que se ve genial”. Siempre hizo que yo supiera que era importante para ella y que me amaba. © Ms_ChokelyCarmichael / Reddit
  • Me estaba yendo por seis meses. Antes de salir, mi madre me abrazó con fuerza y ​​me dijo que yo era su pequeño. Mi altura es de 185 cm, peso 135 kg, soy dos veces más grande que ella. Es tan conmovedora... la adoro. © Oídoporahí / VK
  • Tenía 20 años cuando me enteré de que estaba embarazada de un hombre casado. Salí del despacho del ginecólogo, me senté junto a la silla de ruedas de mi madre y, ardiendo de vergüenza, le conté todo. Ella me escuchó y me tranquilizó: “No eres la primera en dar a luz a un hijo ilegítimo, ni serás la última. Te amo y amaré a tu bebé. ¿De qué otra forma podría ser? Eres parte de mí. Así que ve a lavarte la cara y almorcemos. Ahora ya sabes que tienes que comer por dos”. Y cumplió su palabra. Mamá fue una abuela maravillosa. © Helen Robare / Quora
  • Anteayer vi la siguiente escena en un enorme centro comercial: un niño de unos 7 años yacía como una estrella en el suelo de baldosas y miraba hacia el techo, como si fuera un cielo nocturno. La gente lo rodeaba, pero él no se movía. Y su mamá estaba de pie y leía algo en un paquete de kétchup. Y no lo regañaba. © BritanskyKot / Pikabu
  • A la edad de 30 años, descubrí que mi esposo me engañaba. No lo detuvieron ni dos hijos, ni 10 años de matrimonio, ni los planes para el futuro. Mientras yo me ahogaba en pañales y sopas, él llevaba a su Ana a restaurantes, y yo lo sabía y no decía nada. No tenía adónde ir: no podía permitirme alquilar un departamento, a mi hijo más pequeño aún le faltaba un año para empezar el kínder. Me daba vergüenza contarle mi situación incluso a mi mejor amiga. Pero un día no aguanté y lloré frente a mi madre. Pensé que diría que todo el mundo vive así, que tenía que tener paciencia y todo eso, pero mi madre de repente dijo: “En 3 meses me retiro, yo cuidaré a mis nietos, y tú irás a trabajar. Múdate a mi casa mañana mismo. Tienes toda la vida por delante y tienes que vivirla con placer”. Han pasado 5 años, estoy casada nuevamente, amo y soy amada. ¡Gracias por tu apoyo, mamá!
  • Mi mamá hizo todo lo posible durante 30 años para brindarnos a sus cuatro hijos una vida mejor. Nos llevaba a diferentes escuelas a través de toda la ciudad para que podamos estudiar donde queríamos. Nos acompañó en excursiones, conciertos, competencias y entregas de premios. Al mismo tiempo, se las arreglaba para hacerlo todo con una sonrisa, manteniendo una actitud positiva hacia lo que estaba sucediendo. Mi madre es una verdadera santa y muchas veces le digo “gracias” por todo. Pero, por supuesto, no es suficiente para pagarle todo lo que ha hecho por nosotros. © mkestrada / Reddit
Imagen de portada Helen Robare / Quora
Bella y Genial/Familia/16 Mamás que pusieron el bienestar de sus hijos por encima de todo
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos