Bella y Genial
Bella y Genial

“¡Y luego te pedirá un iPhone y un coche!”, una historia sobre cómo consentir a los hijos podría tener resultados inesperados

Criar a un niño no es una tarea fácil; a veces no sabemos si lo mejor es complacer sus caprichos o negárselos y enseñarle el valor del dinero. Ksenia, autora del blog Cola de gato y madre de tres hijos, cree que consentir a sus niños ha sido la mejor decisión.

Con el permiso de Ksenia, en Bella y Genial quisimos compartirte una historia en la que la escritora explica sus principios de crianza.

“¡Y luego te pedirá un iPhone y un coche!”. Las personas me asustan con estas palabras cuando se enteran de que les compro a mis hijos todo lo que quieren. De hecho, tengo un problema con tanta generosidad, pero no son los deseos exorbitantes de los niños. Al contrario, no sé qué regalarles.

En realidad, no veo cuál es el problema de comprarle a un niño un coche centenario, si es que existe esa posibilidad, que tiene un aspecto tan miserable que no está claro por qué lo fabricaron en primer lugar.

Mi hijo mayor cumplirá 15 años en dos semanas. Cuando era pequeño e iba al jardín de infantes, todos los días, cuando lo recogía, íbamos a la tienda. Allí le compraba todo lo que pedía. Normalmente era un coche pequeño. Tenía muchos, pero seguía pidiendo uno nuevo cada vez. Él pedía, yo compraba.

Recuerdo que un día le compré un enorme Lamborghini verde con mandos de radio, porque alguien llevó uno al jardín y presumió de él. Luego le compré una consola de juegos que le llevé al hospital. Solo quería alegrar sus días allí.

Una vez, en una fiesta de Navidad, mi hijo recibió un regalo. Los parientes de mi marido estaban allí con nosotros. Él les preguntó si querían caramelos.

—Sí, queremos —respondieron los parientes.

—Entonces vayan a pedirle a Santa Claus —respondió mi hijo, y luego escondió el regalo.

Y ahora mi hijo tiene casi 15 años. Pero desde los 10 años escucho frecuentemente esta frase de él: “Oh, mamá, no quiero eso, es demasiado caro. Sí, lo quiero, pero también veo los precios”. Recuerdo que me reprendió por comprarle un cinturón demasiado caro. Uno corriente, ni siquiera miré el precio cuando lo compré. Solo me interesaba que tuviera agujeros en ciertos lugares para poder abrocharlo en un niño flaco.

Pero eso no es todo. Desde los 10 años, cuando le pregunto qué le gustaría de regalo por su cumpleaños, mi hijo me contesta: “No necesito nada, lo tengo todo”. Y ese es el problema.

El chico está a punto de cumplir 15 años y no sé qué regalarle. No tengo nada de imaginación, y si me dicen que no quieren nada, regalaré “nada”. Todo el mundo lo sabe desde hace tiempo y no espera sorpresas de mí. En fin, mi hijo lleva 2 semanas pensando en lo que le gustaría recibir como regalo. Y no se le ha ocurrido nada.

De alguna manera, resultó que no necesitaba un iPhone en absoluto. Tampoco quería un coche: veía cuántos problemas me traía el mío, que siempre perdía anticongelante. Él dijo: “¿Para qué necesito un auto? Puedo viajar en el transporte público”.

Lo único que quiere este chico ahora es aprender japonés. Estoy dispuesta a pagar el curso, pero no es un regalo de cumpleaños, ¿verdad?

—¿Por qué no guardas el dinero entonces? —a mi hijo se le ocurrió ayer. —En caso de que mi teléfono se rompa, podrás comprarme uno nuevo.

—¿Por qué? ¿Se te está por romper el teléfono? —pregunté.

—No, por ahora no. Pero ¿y si se rompe algún día?

—Hijo, si tu teléfono se rompe, te compraré uno nuevo. Guardar dinero no es un gran regalo.

—Entonces no necesito nada —suspiró él. —Lo tengo todo.

En fin, algo me salió mal. En lugar de exigirme siempre cosas excesivas, mi hijo, que de pequeño fue mimado con regalos, intenta ahorrar. Y regalarle “nada” por tercer año consecutivo es vergonzoso, incluso para mí, que soy una gran ahorrista.

¿Crees que es mejor consentir a tus hijos o ser más estricto? ¿Qué le regalarías a un niño que no quiere nada por su cumpleaños?

Bella y Genial/Familia/“¡Y luego te pedirá un iPhone y un coche!”, una historia sobre cómo consentir a los hijos podría tener resultados inesperados
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos