Bella y Genial
Bella y Genial

11 Prendas que nos hacen lucir fabulosas, pero en realidad arruinan nuestra salud

Por mucho tiempo, las mujeres hemos creído que para estar bellas debemos sacrificarnos. Históricamente, nos hemos sometido a tratamientos de belleza y uso de prendas que implicaban dolor o daños en la salud, pero entonces, eran prácticas aceptadas culturalmente. No obstante, actualmente, los valores han cambiado y existe una tendencia hacia la comodidad y el autocuidado.

1. Ropa íntima inadecuada

Aunque la ropa íntima no es visible en nuestro look, a veces podemos cometer errores en su elección, que pueden alterar la salud, al punto de generar molestias por usar prendas que no son de nuestra talla, estilos que se marcan a través de la ropa o que dejan marcas en nuestra piel.

Evita elegir tipos de telas y colores que pueden irritar la piel en esa delicada zona o usar detergentes o suavizantes muy perfumados que pueden alterar el pH de nuestra zona vaginal. Utiliza preferiblemente ropa 100 % de algodón para tu uso diario y limita la elección de materiales sintéticos y colores para ocasiones especiales.

2. Zapatos 1-2 tallas más grandes

A menudo, las celebridades usan calzado un par de tallas más grandes de lo necesario para los eventos. Lo hacen para evitar callosidades e hinchazón: los zapatos no quedan apretados, no interfieren con la circulación sanguínea y no raspan los pies. Pero una cosa es ponerse ese calzado una o dos veces y otra muy distinta usarlo todo el tiempo.

Los zapatos que son más grandes de lo necesario nos obligan a cambiar el andar. Por miedo a que simplemente salgan volando, involuntariamente apretamos los dedos al caminar, y esto nos lleva a problemas en los pies, bursitis, y al final puede afectar las rodillas, la espalda y el cuello. El uso frecuente de zapatos de tamaño grande también puede provocar callosidades, especialmente en el talón.

3. Joyas pesadas

Los aretes grandes y pesados se ven impresionantes, por supuesto, pero tienen un inconveniente: siempre existe el riesgo de engancharlos accidentalmente con algo y rasgarse el lóbulo de la oreja. Además, debido a su peso, lo jalan, lo que puede provocar estiramientos y envejecimiento prematuro de la piel.

4. Zapatos planos

Los zapatos planos tampoco son el mejor calzado para un uso frecuente. Este modelo no proporciona el soporte necesario para el arco del pie, lo que lleva a tener problemas en las rodillas y la espalda. Además, este tipo de zapatos tienen una suela fina que hace que los pies sientan cada guijarro sobre el que caminas. Y si pisas accidentalmente algo afilado, existe el riesgo de que el calzado se rompa por completo.

5. Pantalón de cintura alta

IPA / MEGA / East News, Richard Shotwell / Invision / AP / East News

Los pantalones y los jeans ajustados, especialmente los de cintura alta, pueden crear problemas. Debido a la presión que ejercen sobre el estómago, puede producirse reflujo ácido. Cuando una persona se sienta con esa ropa, la zona del cinturón comienza a presionar los intestinos. Además, la espalda y los músculos estarán sostenidos por el constante soporte de tales pantalones, por lo que se volverán menos activos. El cuerpo dejará de usarlos y esto provocará dolor de espalda.

6. Zapatos de PVC

Las mujeres de moda llevan varios años usando zapatos de plástico transparente. Por supuesto, lucen impresionantes, pero es mejor no dejarse llevar. Debido al hecho de que el PVC no permite el paso del aire, se crea un entorno favorable para el crecimiento de hongos y bacterias dentro de los zapatos de este material. Los pies con calzado de plástico sudan de forma instantánea y rápidamente se forman callos en ellos.

7. Ropa ajustada

La ropa extremadamente ajustada también es peligrosa si se usa con demasiada frecuencia y durante mucho tiempo. Puede irritar la piel, lo que a su vez puede dar lugar a infecciones. Al igual que las fajas, un atuendo ajustado interrumpe la circulación sanguínea normal y causa malestar gastrointestinal.

8. Zapatos puntiagudos

BORDE-MOREAU / BESTIMAGE / East News

Los zapatos puntiagudos pueden ser tan peligrosos como los de tacón. En estos hay poco espacio para los dedos, los cuales quedan atrapados en una posición antinatural. Debido a que se transfiere todo tu peso a la parte delantera del pie, con el tiempo, su uso puede causar ampollas y dañar los nervios entre los dedos.

9. Ropa interior correctiva

PacificCoastNews.com / East News, PacificCoastNews.com / East News

Con la ayuda de la ropa interior correctiva no solo puedes hacer que la silueta sea más cincelada, sino también adelgazar en tamaño. Pero debes tener cuidado: usar este tipo de prenda, especialmente si se selecciona incorrectamente, es peligroso para la salud. El problema más común que causa es la irritación de la piel. Las fajas demasiado ajustadas pueden comprimir los nervios y provocar hormigueo o entumecimiento. Si tienes mala circulación, puedes empeorar la afección o provocar un aumento de la hinchazón de las piernas.

10. Jeans demasiado ajustados

Los jeans ajustados han cumplido su ciclo en la historia de la moda, al menos por ahora. Y las razones no son menores, entre la incomodidad y el riesgo de graves perjuicios a la salud, como daños musculares y nerviosos. No obstante, los problemas más comunes tienen que ver con la salud íntima, al elevar el riesgo de sufrir de vaginosis bacteriana, irritación vaginal o infecciones por hongos.

11. Bolsos enormes

Aunque son muy lindos y puedes guardar muchas cosas, lo cierto es que no les hacen nada bien a nuestra salud. Al ser tan voluminosos y llenarlos de objetos, el peso incrementa, logrando que provoque dolor de cuello y hombro o el síndrome del túnel carpiano. Todo esto debido a que desequilibra el balanceo y curva la columna.

¿Qué molestias has tenido por usar una prenda de vestir que te haya motivado a dejar de utilizarla? ¿Cómo la reemplazaste?

Imagen de portada Dana Tentis / Pexels
Bella y Genial/Bienestar/11 Prendas que nos hacen lucir fabulosas, pero en realidad arruinan nuestra salud
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos