Bella y Genial
Bella y Genial

11 Veces en las que los creadores de películas modificaron los hechos reales con fines dramáticos

No cabe duda de que, cuando que se habla de películas basadas en hechos reales, es normal que exista un interés instantáneo por parte del espectador, ya que muchas veces se habla de seres importantes que admiramos o simplemente nos llama la atención conocer más sobre la historia de vida de los mismos. Sin embargo, no podemos dejar de lado que las cosas puede que no hayan pasado tal cual se cuentan y la ficción puede superar a la realidad. Es normal que los creadores de las cintas se sientan obligados a dramatizar los hechos para crear una trama mucho más entretenida, lo cual hace que la misma se aleje bastante de los hechos verdaderos.

En Bella y Genial, encontramos estos ejemplos en donde se alteraron los hechos reales para crear películas exitosas.

1. En Gladiador hubo varios errores y hechos históricos alterados

La obra maestra del 2000 que emocionó a miles de espectadores tuvo varios descuidos. En una de las escenas, se reparten folletos de papel impresos entre los espectadores del Coliseo, algo impensable para la época. Otro error es que, durante el Imperio romano, el Coliseo era conocido como Anfiteatro Flavio, y su actual nombre se popularizó a partir de la Edad Media.

Pero la inexactitud más grande fue el deceso del emperador Marco Aurelio y su complicada relación con su hijo Cómodo, interpretado por Joaquín Phoenix. En la vida real, el emperador romano falleció de una enfermedad natural, acompañado por su hijo hasta el último día. Al contrario de lo que muestra la película, Cómodo tenía una relación muy cercana con su padre y gobernaba el imperio junto a él.

2. En La teoría del todo modificaron la historia de amor de Stephen Hawking

Esta película relata la historia de amor del físico Stephen Hawking y su esposa Jane, así como los duros desafíos que enfrentaron durante 30 años debido a la enfermedad degenerativa de Stephen. En la cinta, Stephen y Jane se conocen en la universidad británica de Cambridge; sin embargo, este dato no es correcto.

La misma Jane se encargó de revelar que, en realidad, ambos cruzaron sus caminos en St. Albans, cuando ella estaba en la preparatoria, y a partir de ahí su romance evolucionó. También afirmó que la película no repara en los constantes y agotadores viajes al extranjero y en lo difícil que era para ella encargarse de prepararlo todo.

3. La rivalidad de los pilotos en Rush: pasión y gloria fue llevada al límite

La película se encarga de describirnos la vida de los pilotos Niki Lauda y James Hunt, quienes se disputaron los campeonatos de Fórmula 1 durante la década de los 70. En la cinta, la rivalidad y el desagrado mutuo son llevados a situaciones exageradas, mientras que, en la vida real, los pilotos formaron una sólida y duradera amistad, e incluso llegaron a compartir vivienda.

4. William Wallace no fue el verdadero Corazón Valiente

Aunque William Wallace, el personaje icónico interpretado por Mel Gibson, sí existió en la vida real, su relevancia histórica fue exagerada, y la pérdida de su esposa fue inventada para darle un giro dramático. El apodo de “Corazón Valiente” en la vida real le fue otorgado al rey Roberto I de Escocia, personaje interpretado en la película por el actor Angus Macfadyen, y no a Wallace.

5. En El código Enigma, cambiaron el nombre de la máquina

La película relata la fascinante vida de Alan Turing, el científico británico que logró inventar una máquina que descifraba los códigos alemanes y así pudo ponerle fin a la guerra. En la película, la máquina fue llamada “Christopher”, supuestamente inspirada en el amor adolescente de Turing por su compañero Christopher Morcom, pero esto no podría estar más lejos de la realidad. El nombre de la máquina en la vida real fue “La Bomba”.

En cuanto a Christopher, no hay evidencia de que correspondiera al amor de Turing, aunque sí compartieron una amistad muy cercana y su deceso afectó profundamente al científico. Otro dato que tampoco se menciona en la cinta es que Turing no construyó la máquina solo, sino que contó con la ayuda del matemático Gordon Welchman.

6. Django sin cadenas se adelantó por mucho a su época

Jamie Foxx sin duda dejó huella en el cine interpretando a Django, y una de las cosas que jamás podremos olvidar es su inigualable estilo. Durante prácticamente toda la película, el personaje utiliza lentes de sol, algo que en realidad no podría haber ocurrido, ya que este accesorio comenzó a usarse popularmente a partir de la década de 1920, al menos 60 años después de la época en la cual está ambientada la cinta.

7. Piratas del Caribe tuvo varios descuidos de vestuario y locación

Aunque gracias a su toque cómico y aventurero la cinta fue un éxito mundial, en realidad hubo muchos descuidos de logística y vestuario. La película describe la ciudad de Port Royal como una urbe próspera y uno de los principales puertos británicos en 1720. Pero lo cierto es que la ciudad fue destruida por un fatal terremoto en 1692 y, a pesar de los intentos, no fue posible reconstruirla.

Por otro lado, los uniformes que utilizan los oficiales de la Marina real no existían en la época en la que se desarrolla la película. Las primeras regulaciones comenzaron a partir de 1748, impuestas por el almirante George Anson.

8. El amor no fue lo que inspiró a Shakespeare a escribir Romeo y Julieta

En realidad, se sabe muy poco de la vida personal de William Shakespeare, así que es completamente natural que el romance descrito en Shakespeare apasionado fuera ficticio. Lo que es bastante inexacto es que le sirviera de inspiración para crear su obra maestra Romeo y Julieta. En realidad, Shakespeare se basó en una obra popular que ya existía cuyo autor era Luigi Da Porto, un escritor italiano.

Tampoco sería posible para la época que la reina se desplazara para ver una obra de teatro. Las compañías de teatro eran las que viajaban para presentarse ante la corte.

9. La reina María de Escocia y su extraño gusto por los piercings en Las dos reinas

Durante muchas escenas podemos observar a la reina María Estuardo con múltiples aretespiercings en la oreja, unos accesorios muy modernos que no sabemos si existían en el siglo XVI, época en la cual está ambientada la película.

Además, en ningún retrato o libro se puede observar a la reina María I de Escocia llevar los piercings que nos muestran en la cinta. Lo que no podemos negar es que en la ficción le aportan un toque de fuerza y personalidad inigualable.

10. En busca de la felicidad alteró la cantidad real del salario de Chris

En la película que relata la historia de lucha y superación de Chris Gardner, el protagonista accede a entrar a las prácticas en una empresa de corredores de bolsa sin ningún tipo de remuneración. Eso fue completamente exagerado para aumentar el dramatismo de la cinta.

Chris en realidad llegó a cobrar mil dólares, lo cual, a pesar de que no era una gran cantidad para un padre que se hacía cargo de su hijo en San Francisco, está muy lejos de lo que la película nos hizo creer.

11. Apolo 13 y el héroe olvidado que nadie menciona

La película nos muestra bastantes confrontaciones y discusiones entre los astronautas y los demás colaboradores de la NASA, pero en realidad eso nunca ocurrió. Además, las soluciones a los problemas que se presentaban en la cinta fueron bastante improvisadas con tal de mantener la tensión, pero en la vida real existían planes de contingencia y de crisis para cualquier imprevisto.

La cinta también olvidó mencionar a un héroe muy importante, gracias al cual los tripulantes del Apolo 13 lograron sobrevivir: Glynn Lunney, el ingeniero y director de vuelos. Sus decisiones acertadas y rápidas fueron una de las claves para que los astronautas pudieran regresar sanos y salvos a casa.

Aunque los hechos en estas películas fueron alterados para lograr mejoras en la trama y captar la atención de los fans de manera sencilla, no les impidió convertirse en grandes éxitos y dejar huella.

¿Qué películas basadas en hechos reales han dejado huella en ti? Cuéntanos por qué lo hicieron en los comentarios.

Bella y Genial/Famosos/11 Veces en las que los creadores de películas modificaron los hechos reales con fines dramáticos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos