Bella y Genial
Bella y Genial

10 Maestros que fueron la peor pesadilla de sus alumnos

La escuela nos ha marcado de alguna forma, por los amigos que todavía conservamos, las aventuras que vivimos en los recreos o salones, o hasta el impacto que algún maestro tuvo en nuestro futuro. Algunas personas quizá descubrieron su vocación gracias a algún profesor, pero otras no tuvieron tanta suerte y se toparon con una verdadera pesadilla al frente de su clase.

  • En el décimo grado, la profesora de matemáticas nos prohibió llevar calculadoras a la escuela. Decía que nos volvían estúpidos y que en el futuro no las necesitaríamos en absoluto. Sí, claro, cómo no, sigo usando la calculadora hasta el día de hoy. © penciltoppertroll / Reddit
  • Soy zurda y es complicado para otras personas entender lo difícil que era la escuela para los niños así. Trataban de “corregirnos”, como lo llamaban. Entre otras cosas, me avergonzaban frente a toda la clase en la pizarra si tomaba la tiza con la mano izquierda. © Lana-Nichol / Quora
  • Tengo vitíligo, también en los párpados. En la escuela, todas las mañanas, los maestros junto con la directora, me llevaban a lavarme la cara. Mi pregunta: “¿Me he pintado con sombras el cuello, los codos y las rodillas también?”, nunca era respondida. Te pintaste los ojos y punto. Y siempre terminaban enfurecidos porque “el maquillaje” no salía. © Fekla634 / Pikabu
  • El peor maestro que he tenido era el profesor de química. Éramos como Snape y Harry Potter. No tengo ni idea de por qué no le agradaba. Él destruyó para siempre todo mi interés por las ciencias exactas. © John-S-Thomas / Quora
  • Fui al primer grado y no le agradé a la maestra. Encontraba fallas en cada pequeña cosa y, como castigo, me obligaba a sentarme en clase durante los descansos. Creo que me perdí la mitad de todos los recreos de ese año. También le dijo a mi madre que yo era mediocre. No es de extrañar que haya comenzado a odiar la escuela. © BocceBurger / Reddit
  • En la escuela primaria, tuve una maestra que maltrataba a toda la clase. Gritaba todo el día. ¿Un niño estornudó? Le gritaba que dejara de interrumpir las lecciones. ¿Un niño levantó la mano para ir al baño por primera vez en el día? Que espere otros 20 minutos. Y así con todo. © Alyssa-Ricca / Quora
  • El profesor de ciencias siempre me llamaba la atención por escribir en cursiva porque era anticuado, pero creo que la verdadera razón era que solo podía leer letra de imprenta. Fue la única persona que tuvo un problema con mi escritura, de hecho, la mayoría de los otros profesores elogiaron lo clara que era. Pues bien, la solución para él era fácil. A partir de ese momento debí escribir con letra de imprenta. Excepto que tenía un pequeño problema: soy disléxico. Si tengo que escribir rápido, al menos cinco o seis letras estarán al revés o en mayúscula. Las clases de inglés habían sido un infierno hasta que aprendí a escribir en cursiva. © somnessi / VK
  • Cuando era pequeña, tuve una profesora de matemáticas muy meticulosa. La mala nota más ofensiva que me puso fue cuando, en una prueba final, mi bolígrafo dejó de escribir y le pedí otro a un compañero. La prueba estaba escrita para un 10, pero como las soluciones se habían hecho con un bolígrafo diferente, me puso un 2. La lógica era: la pluma es diferente, lo que significa que fue mi compañero el que me escribió las respuestas. © Oídoporahí / VK
  • En la secundaria, tuve dos profesores a los que les encantaba mostrar su excelencia. Hacían preguntas realmente difíciles. Naturalmente, los niños que acababan de estudiar el material no podían responder. Pero los adultos avergonzaban al alumno durante 5 minutos frente a toda la clase. Imagínate: estás parado con la cara roja, el profesor te regaña y todos los compañeros te están mirando. Y esos maestros parecían disfrutarlo mucho. © Yejune Yoon / Quora
  • En nuestra escuela, la directora tiró a mi compañera de la blusa tan bruscamente que se la sacó de debajo de la falda, gritando: “¿Por qué te pones esto en la escuela si ni mi hija tiene una así?”. No había nada especial en la blusa: era blanca, con cuello redondo, con botones blancos. Solo que la chica era muy hermosa, una morena de ojos azules, y cada trenza suya era casi tan gruesa como un brazo. © Elizaveta Mochalkina / Genial.guru
Bella y Genial/Historias/10 Maestros que fueron la peor pesadilla de sus alumnos
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos