Bella y Genial
Bella y Genial

20 Personas a las que no les quedó de otra que respirar profundo y seguir

Estás por salir y en el apuro queda encendida la planchita, o se te rompe una uña antes de una cita, o la llave se cae por el hueco del ascensor. Estos son solo algunos ejemplos de las cosas que nos pueden ocurrir a las mujeres en los momentos menos esperados, y aprender a lidiar con esa frustración es importante para no mandar todo a volar.

En Bella y Genial aceptamos que el destino se pone chistoso en los momentos más inoportunos, y para ver que estas escenas les ocurren también a otras personas, armamos la siguiente lista.

1. “El perro de mi compañero de casa se metió en mi pollo a la manteca de 6 horas. No cenaré esta noche”

2. “Cerré la puerta y salí corriendo de mi apartamento a toda prisa. La llave quedó adentro”

3. “Acabo de enterarme de que ese no soy yo. Mis padres tomaron una foto de un banco de imágenes y la dejaron enmarcada durante 10 años”

4. “El gabinete decidió que era hora de romperse y colapsar exactamente cuando instalé una cocina de vidrio nueva”

5. “Solo sucede cuando ya estoy enojado”

6. “Regresé a mi asiento después de ir al baño”

7. “Limpié las baldosas con una hidrolavadora”

8. “La tarea para mañana: solo un ejercicio”

9. “Mi cuchillo se rompió cuando traté de cortar la sandía que acababa de comprar, solo para descubrir que estaba estropeada”

10. “Hoy salí, quería ir a trabajar y alguien me robó las ruedas... ¡Feliz Navidad!”

11. “El niño abrió boca abajo la caja con las cuentas perfectamente ordenadas”

12. “Debería regresar a la cama, de aquí en más solo puede empeorar”

13. “Pero la entrega fue gratuita”

14. “El pintor pasó por encima del timbre de mi casa y ahora está atascado”

15. “Remodelaron mi baño e instalaron la ducha a la altura de mis rodillas”

16. “Vergüenza para aquel que me envolvió este burrito”

17. “Mi esposa me dijo que midiera la entrada, pero yo le respondí que todas las puertas son del mismo tamaño”

18. “Me desperté después de una noche de mucho viento y me encontré con todas estas plantas rodadoras en mi entrada”

19. “La cena que mi esposo cocinó durante 3 horas”

20. “Traté de lavar las almohadas y explotaron, y ahora mi lavadora está llena de una sustancia pegajosa de color azul verdoso”

Bono: Historias de usuarios

  • Se decidió realizar la primera reunión de excompañeros de clase en un restaurante bastante caro. Cuando el reloj marcaba las 7 de la tarde, 17 jóvenes ya estaban sentados a la mesa. Todos elegían los platos más sabrosos y las bebidas más baratas. En un momento, la chica que me había gustado desde el quinto grado se volvió hacia mí y me preguntó: “¿Puedes pedirle al cocinero que no le agregue semillas de sésamo a esta ensalada?”. Sí, en esa maravillosa noche yo estaba de turno como camarero y mis excompañeros de clase se sentaron en una mesa de mi zona. © wotislov / Pikabu
  • Ayer fuimos con mi esposa y mi suegra a la casa de campo a regar las plantas porque “la temperatura es de 30 ºC”. Intenté mostrarles el pronóstico del tiempo con tormenta y aguacero, pero no funcionó. Bueno, está bien, encendí la bomba, llené los barriles y durante 2 horas escuché lo inútil que era porque no corría con ellas con una regadera en la mano. Exactamente a las 9 de la noche, empezó una tormenta eléctrica que continuó durante una hora, el jardín se llenó de corrientes de agua y charcos. Mi esposa y mi suegra estaban insultando el mal tiempo, pero me ofende profundamente que me hubieran llamado inútil. Porque se lo advertí con un pronóstico en la mano. © Zavlab100 / Pikabu
  • Los abuelos le regalaron a nuestro hijo de 3 años un jeep controlado por radio. El coche volaba por todo el departamento, chocando contra todas las esquinas y las patas de los muebles. Cuando algunas partes del jeep se cayeron, le sugerí a mi esposo que guardáramos el auto por el momento y se lo devolviéramos cuando creciera un poco. Mi marido respondió con bastante brusquedad: “No lo toques, déjalo jugar”. Y luego me contó su historia. Su tío trabajaba en una planta de fabricación de autos. Y tenían una tienda que vendía productos de recuerdo: modelos de pequeños autitos. Copias exactas de camiones pesados ​​reales. El tío le regaló a mi marido el primer modelo cuando él tenía 7 años. Y se los regaló para cada uno de sus cumpleaños de allí en más. Y cuando el tío se iba, la madre le quitaba el auto y lo ponía en el aparador: “No lo toques, lo romperás. Te lo daré cuando crezcas”. Y así se quedaron, en el aparador, unos 7 camiones de juguete. Mi marido regresó del ejército y los autos ya no estaban. “Madre, ¿dónde están los camiones?”. Y ella: “Se los di a mi sobrino, igual no jugabas con ellos”. © guzel77 / Pikabu

¿Qué haces cuando algo que esperabas hace mucho no sucede como lo imaginabas?

Bella y Genial/Humor/20 Personas a las que no les quedó de otra que respirar profundo y seguir
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos